Home / Opinion / El engaño de Betesda, Fernando Regnault

El engaño de Betesda, Fernando Regnault

“Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese” (Juan 5:4).
El estanque de Betesda, muy contrario a lo que muchos predican, es una obra del diablo, se que es impactante, pero veamos el contexto. Durante siglos Dios estuvo preparando la venida del Mesías, era el momento estelar del Hijo de Dios, el cumplimiento de las más importantes profecías. No iba Dios a mandar una competencia al ministerio de Cristo, Juan el bautista tuvo su ministerio al principio, pero sólo para entregarle las riendas a Jesús. Juan expresó: “Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe” (Juan 3:30).  Juan era un hombre joven, con muchos años de vida, pero fue sacado de la escena, porque todo el protagonismo tenía que estar en Jesús.
Los que estaban en este estanque, aunque Jesús tenía ya algún tiempo de ministerio, ninguno había oído de Jesús, mientras que multitudes estaban siendo bendecidas por el ministerio de Jesús. Además, la manera como operaba, no era la manera de Dios, era una competencia despiadada para llegar al agua de primero. Los más fuertes pasaban por encima de los débiles, no había compasión, la única persona que sanó Jesús ahí, tenía 38 años postrado allí y nadie se compadeció de él.
Hasta el simbolismo es muy claro, dice: “Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos” (Juan 5:2). Estaba cerca de la entrada de las ovejas, pero no era la entrada de las ovejas, sino una trampa para que las ovejas confundidas entraran a otro lado. También tenía cinco pórticos, que trata de confundir más al asemejarse a los cinco ministerios de la iglesia. Ese ángel que descendía en ese estanque, no era de Dios, era de los caídos. Tenemos que discernir las Escrituras, y escudriñarlas para no ser como loros repitiendo las enseñanzas de los demás, que la aprendieron en algún libro.

Fernando Regnault
Maestro de la Palabra
www.abcdelabiblia.com

About Verdad y Vida

Check Also

La Biblia no contiene la Palabra de Dios, sino que es la Palabra de Dios, Fernando Regnault

Líderes que se han dejado contaminar por el diablo, dicen que la Biblia contiene la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *