Home / Palabras del Director / ‘El Koki’ como objeto de idolatría

‘El Koki’ como objeto de idolatría

En recientes días, la ‘Corte malandra’ venezolana recibió en su seno al criminal Carlos Luis Revete, apodado “el koki”

Este ex delincuente cuenta con una estampita con su fotografía y en el reverso la oración al “Chamo Koki”, como una deidad más de la ‘Corte malandra’

La cultura afroamericana sumado al sincretismo religioso romano han dado pie a una serie de ritos y prácticas espiritistas idolátricas a lo largo y ancho de Latinoamérica, y poco les ha importado si es abominación a Dios y lo prohíbe la Palabra del Señor contenida en la Biblia.
El movimiento religioso espiritista y santero ha creado sus propias ‘cortes’, conformadas por deidades y personas fallecidas a quienes adoran y honran en sus ritos y prácticas; les elaboran fetiches, estampas con oraciones personalizadas en torno a un ritualismo cargado de misticismo, alcohol y desenfreno.
En Venezuela, por ejemplo, existen decenas de cortes espiritistas, siendo las más conocidas: – La Corte Celestial: compuesta por la Santísima Trinidad y las advocaciones de la Virgen María y Jesucristo, arcángeles, ángeles y santos católicos. – La Corte India Venezolana: compuesta por Caciques e indias. – La Corte Negra: compuesta por negros esclavos, brujos y brujas de color. – La Corte Libertadora: compuesta por quienes lucharon contra la corona española. – La Corte Africana: compuesta por los dioses de la religión Yoruba. – La Corte Calé o Malandra: compuesta por malandros y criminales fallecidos; entre muchas otras.
Sabemos que en cada nación latinoamericana también existen sus cortes nacionales dentro de las prácticas espiritistas y del sincretismo con la religión romana; religión que al igual que los cultos afroamericanos adoran imágenes en abierta rebelión contra Dios que lo prohíbe a lo largo de todas las Sagradas Escrituras.
En recientes días, la ‘Corte malandra’ venezolana recibió en su seno al criminal Carlos Luis Revete, apodado “el koki”, quien fuera ultimado hace pocas semanas durante un enfrentamiento con las autoridades policiales. Este ex delincuente con amplio prontuario ya cuenta con una estampita con su fotografía y en el reverso la oración al «Chamo Koki», en clara muestra de que ha sido elevado a los altares de la santería y brujería venezolana como una deidad más de la ‘Corte malandra’.
La Corte malandra es un supuesto grupo espiritual de delincuentes venezolanos que durante los años 60 y 80 robaron a personas adineradas para entregarles recursos a los pobres. Desde entonces, los integrantes de la banda se transformaron en sinónimo de altruismo y se ganaron la admiración de algunos venezolanos con creencias espiritistas; la misma es representada por los ex criminales Luis Enrique Cerrada Molina e Ismael Sánchez, entre muchos otros, a los que ahora le suman ‘el Koki’.
Las imágenes de las estampitas de “el koki” se hicieron virales en las redes sociales, las cuales traen impresas una plegaria que invoca el espíritu de “el koki” para que ayude a quien le ore con los obstáculos de la vida.
La Biblia enseña que la idolatría y el invocar a los muertos es abominación contra el Señor y trae maldición sobre la nación y sobre quien la practique, haciéndole reo de condenación eterna, mucho más cuando las personas u objetos idolatrados son invocados en sesiones de espiritismo.
Por lo que ‘el Koki’ es un nuevo motivo que acarrea maldiciones sobre Venezuela, como si esta nación no tuviera suficientes objetos de idolatría, tanto en la religión romana como en el espiritismo.
Dios sentencia claramente en la Biblia: «No tendrás otros dioses delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo ni abajo en la tierra ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás ante ellas ni les rendirás culto, porque yo soy el SEÑOR tu Dios, un Dios celoso que castigo la maldad de los padres sobre los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación de los que me aborrecen» (Éxodo 20:3-5).
Los ritos del espiritismo y la santería están conformados principalmente por prácticas idolátricas e invocación a los demonios y a los muertos, y eso acarrea ruina, miseria y destrucción a las naciones que lo practican; para muestra tenemos a Cuba, Haití y Venezuela; tres naciones sumidas en la ruina por sus pactos e invocaciones a deidades de las tinieblas.
El apóstol Juan escribió en su revelación del Apocalipsis algo que ningún ser humano, cualquiera sea la religión que profese, debería pasar por alto: «Yo, Juan, soy el que he oído y visto estas cosas. Cuando las oí y las vi, me postré para adorar ante los pies del ángel que me las mostraba. Y él me dijo: “¡Mira, no lo hagas! Pues yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos los profetas y de los que guardan las palabras de este libro. ¡Adora a Dios!”» (Apocalipsis 22:8-9).
Hay una sola manera de salir de la idolatría y escapar del juicio eterno: a través de un arrepentimiento genuino, renunciando a las prácticas espiritistas y de religiosidad idolátrica, y recibiendo a Cristo como su único Señor y Salvador.

Georges Doumat B.

About Verdad y Vida

Check Also

Pastores “matando tigres”

La mayor desconsideración que podemos tener para con nuestro pastor es permitir que “mate un …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.