El petróleo iraní financia el genocidio

0
17
Fotocomposición VyV

Puede que el mundo esté actualmente centrado en la ciudad de Gaza, pero es Teherán el corazón de las tinieblas

Fotocomposición VyV

(Lawrence Kadish – Israel Noticias).-

Que nadie se equivoque.
Hamás y Hezbolá reciben órdenes de los clérigos iraníes, que nunca se han disculpado por sus repetidos llamamientos a la destrucción total y completa de Israel. El hecho de que Oriente Próximo estuviera al borde de una paz de facto entre Israel y Arabia Saudí añadió urgencia a la luz verde de los mulás para que Hamás lanzara sus atrocidades. Sabían que la matanza resultante haría descarrilar el proceso de paz y recordaría al mundo que es Irán quien dicta lo que ocurre, cuándo, cómo y a quién en un Oriente Medio que pretenden dominar.
Aunque hay que dar las gracias al presidente estadounidense Joe Biden por enviar con tanta rapidez y decisión dos baterías Cúpula de Hierro a Israel y dos portaaviones a la región como advertencia a cualquier país que quisiera interferir, y a él y al secretario de Estado Antony Blinken por pedir la liberación de todos los rehenes en poder de Hamás y rechazar los llamamientos a un alto el fuego que solo ayudaría a Hamás a rearmarse y reagruparse, la idea de que Biden pudiera ser cómplice del papel de Irán como señor de la guerra sería absurda, incluso traicionera.
De todos modos, cabría preguntarse por la oportunidad de la decisión de Biden de liberar entre 60.000 y 80.000 millones de dólares en activos iraníes congelados justo antes del inicio de la matanza de Hamás, y la promesa de 100 millones de dólares a Gaza, es decir, al grupo terrorista Hamás, tras su repugnante masacre. Aunque finalmente se congelaron otros 6.000 millones de dólares en concepto de rescate por cinco rehenes, un observador tiene que preguntarse si Irán se tomó sus acciones iniciales como una señal de un presidente aturdido incapaz de apreciar las realidades de las sangrientas fuerzas geopolíticas en acción.
Es hora de que la Casa Blanca comprenda la auténtica naturaleza de la amenaza y las diversas relaciones entre las naciones que ven a Estados Unidos como una superpotencia envejecida y disminuida que ya no es capaz de actuar con vigor. Consideremos: La desesperada necesidad iraní de dinero contante y sonante se satisface a través de sus instalaciones portuarias, de donde salen regularmente petroleros con destino a China. Actualmente, China tiene una economía frágil y el petróleo iraní es tan vital para su recuperación como la propia sangre. Si Estados Unidos amenazara los puertos marítimos iraníes, al menos dos naciones hostiles a nuestros intereses tendrían que recalibrar de repente su actual creencia de que somos incapaces de una acción firme y afirmativa que proteja nuestros intereses estratégicos.
Este tipo de estrategia audaz y afirmativa que no deja lugar a dudas sobre nuestras intenciones es la que desplegó el presidente John F. Kennedy durante los días de la crisis de los misiles cubanos de 1962. Hizo saber al mundo, y a nuestros enemigos, que existía una línea que Estados Unidos no permitiría que se traspasara y que correspondía a la otra parte juzgar la firmeza de nuestro compromiso con esa declaración.
La desafortunada diferencia es que, unos 61 años después, Joe Biden no es JFK, y sus acciones hasta la fecha —desde su retirada de Kabul hasta su acuerdo sobre el dinero iraní— han perjudicado la capacidad de Estados Unidos para proteger la democracia aquí y la libertad en el extranjero. Al final, si hemos de ayudar a nuestros aliados y obligar al mal a retirarse, será por la fuerza inherente de nuestra nación, la unidad de sus ciudadanos y nuestros valores judeocristianos compartidos de libertad para todos.◄

Lawrence Kadish forma parte del Consejo de Gobernadores del Gatestone Institute.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí