Home / Internacionales / Estudio israelí: pacientes recuperados de COVID tienen mejores anticuerpos

Estudio israelí: pacientes recuperados de COVID tienen mejores anticuerpos

Las personas recuperadas pueden estar mejor protegidas contra la reinfección, pero se necesitan más pruebas, dice la Dra. Cohen

Un médico revisa a un paciente en una unidad de cuidados subintensivos de COVID-19 del Hospital Tor Vergata, en Roma, el lunes 7 de febrero de 2022 / AP

(CBN News).-

Una nueva investigación de científicos israelíes sugiere que la cantidad de anticuerpos contra el COVID-19 disminuye con el tiempo tanto en las personas vacunadas como en las recuperadas, pero el rendimiento de los anticuerpos mejora gradualmente solo en aquellos que se recuperaron del virus.
El estudio fue realizado por la Dra. Carmit Cohen del Centro Médico Sheba en Ramat Gan y se presentará el próximo mes de abril en la conferencia del Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas.
En el análisis, la Dra. Cohen y su equipo documentaron las respuestas inmunitarias de 130 pacientes que contrajeron COVID-19 y las compararon con 402 pacientes que nunca se habían infectado pero que recibieron dos dosis de la vacuna de Pfizer. Probaron específicamente el índice de avidez (calidad del rendimiento de los anticuerpos) en 16 individuos recuperados y 22 vacunados.
Descubrieron que después de un mes, la cantidad de anticuerpos en las personas vacunadas es mayor que en los pacientes recuperados, pero disminuyó más rápidamente. Además, el índice de avidez fue mayor en los pacientes recuperados, lo que significa que sus anticuerpos funcionaron mejor con el tiempo.
“Si bien la cantidad de anticuerpos disminuye con el tiempo tanto en pacientes recuperados de COVID-19 como en individuos vacunados, la calidad de los anticuerpos aumenta después de la infección, pero no después de la vacunación”, dijeron los investigadores.
Esto sugiere que las personas recuperadas pueden estar mejor protegidas contra la reinfección, pero se necesitan más pruebas, dice la Dra. Cohen.
La Dra. Cohen le dijo a CBN News que estos resultados se aplican específicamente a las personas infectadas con la variante original de COVID, y su equipo aún está estudiando el rendimiento de los anticuerpos en las personas infectadas con las variantes Delta y Ómicron.
Los investigadores también documentaron un fenómeno en pacientes recuperados que las personas vacunadas no experimentaron: efectos secundarios a largo plazo conocidos como “COVID prolongado”.
De todos los pacientes recuperados, el 36 % de las personas sufrieron problemas mentales, neurológicos, cardiovasculares y respiratorios después de sobrevivir a una infección.
Esta realidad es la razón por la cual la Dra. Cohen dice que las vacunas son superiores a la infección natural.
Los efectos secundarios de las vacunas son “muy, muy leves, especialmente después de la tercera vacunación”, agregó. “Nada que sea tan pronunciado como el COVID prolongado que vemos incluso después de casos leves”.
Ella continúa: “No recomendaría no vacunarse. Especialmente por esta larga manifestación de COVID, que para muchas personas es muy angustiante y realmente cambia la vida”.
Su equipo también hizo un descubrimiento inesperado en su investigación: “los pacientes con obesidad previamente infectados tenían una respuesta y protección inmunitarias más altas y más sostenidas que los pacientes con sobrepeso y rango de peso normal”.
Ella dice que este hallazgo necesita más investigación, pero podría hablar del gran número de víctimas que tiene el virus en las personas obesas.
Los pacientes obesos tienden a sufrir casos de COVID más graves que otros, por lo que “su sistema inmunológico tiene que trabajar más”, explica el Dr. Cohen.
“Debido a que comenzaron con anticuerpos más altos que las personas con un IMC inferior a 30… mantienen una respuesta inmunitaria más alta durante más tiempo”, agregó. “Creemos que esto se debe a que inicialmente tienen una respuesta más alta porque la enfermedad es más dura”.
Ella actualmente está realizando más investigaciones sobre personas infectadas y vacunadas y espera publicar los resultados pronto.
“Con suerte, tenemos datos sólidos que podremos agregar al conocimiento que ya hemos obtenido de COVID-19 y, con suerte, ayudar a las predicciones, el desarrollo de vacunas y la formulación de políticas”, expresó la investigadora.◄

About Verdad y Vida

Check Also

Atletismo./ Nuevo récord mundial de Sídney McLaughlin ‘para la gloria de Dios’

La velocista cristiana de 400 vallas afirma que “No merezco nada; pero por gracia y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.