Home / Opinion / ¿Ha desechado Dios a Israel? Fernando Regnault

¿Ha desechado Dios a Israel? Fernando Regnault

Algunos enseñan erróneamente, que Israel fue desechado por Dios, y que la iglesia tomó su lugar, que somos el Israel de Dios

/ Freepik

“Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín” (Romanos 11:1).
Algunos enseñan erróneamente, que Israel fue desechado por Dios, y que la iglesia tomó su lugar, que somos el Israel de Dios. Pablo no dice que la iglesia sea el Israel de Dios, sino que manda “paz y misericordia” a los que andan con la correcta actitud y también “al Israel de Dios”. Esta referencia “al Israel de Dios”, no se refiere a la Iglesia, sino al remanente fiel, a aquel puñado de hombres y mujeres que sí, recibieron al Mesías. “Y a todos los que anden conforme a esta regla, paz y misericordia sea a ellos, y al Israel de Dios” (Gálatas 6:16).
Como Simeón y Ana ungidos por el Espíritu Santo, que fueron llevados por el Espíritu al encuentro con Jesús. El Señor siempre ha tenido un remanente fiel, y con ellos comenzó la Iglesia en Jerusalén, después fue abierta la puerta a los gentiles, cuando Pedro, quien tenía “la llave”, le llevó el evangelio a Cornelio y su casa. Israel tropezó con la piedra angular, al rechazar a Cristo, pero ese tropiezo no es para su perdición, sino para salvación de los gentiles, veamos: “Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos” (Romanos 11:11).
Somos fuertemente advertidos por Pablo, sobre la severidad de Dios, esto es la inflexibilidad a la hora de impartir justicia y hacer su Voluntad. El Señor no hará acepción de personas, ningún pecador escapará por buenas obras, nadie escapará por asistir regularmente a la iglesia. Pablo nos advierte lo siguiente: “Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado (Romanos 11:22).
Pablo nos está diciendo, en otras palabras, que así como los judíos fueron cortados del buen olivo de Dios, así lo será también cualquiera que no valore la gracia, y no ande conforme al llamado en Cristo Jesús.

Fernando Regnault
Maestro de la Palabra
www.abcdelabiblia.com

About Verdad y Vida

Check Also

La Biblia no contiene la Palabra de Dios, sino que es la Palabra de Dios, Fernando Regnault

Líderes que se han dejado contaminar por el diablo, dicen que la Biblia contiene la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *