Información asombrosa sobre la comunidad judía de Irán

0
20
Tras la revolución de 1979, más del 90 % de los judíos del país se marcharon y los que se quedaron fueron coaccionados para que aceptaran la teocracia chií establecida por mandato musulmán

En Irán viven más judíos que en ningún otro país de Oriente Próximo, solo superados por Israel

Tras la revolución de 1979, más del 90 % de los judíos del país se marcharon y los que se quedaron fueron coaccionados para que aceptaran la teocracia chií establecida por mandato musulmán

(Noticias de Israel).-

Un sistema teocrático que promueve el extremismo religioso ha convertido a Irán en el mayor Estado musulmán chiíta del mundo. Sin embargo, la antigua cultura persa se basaba en los principios del pluralismo religioso y la tolerancia.
Las dinastías iraníes más importantes anteriores al Islam hicieron del zoroastrismo la religión oficial del Estado. Los judíos son una de las minorías religiosas más antiguas de la actual Irán, antes conocida como Persia hasta 1935, y su presencia allí es anterior a la llegada del Islam en más de mil años (los judíos han tenido una presencia continua allí durante 2.700 años). Con la destrucción del Primer Templo en 586 a.C. a manos del rey babilonio Nabucodonosor, los primeros judíos que se asentaron en lo que hoy es Irak llegaron como prisioneros.

EN EL MUNDO ANTIGUO, CIRO EL GRANDE ERA SIONISTA

Cuando derrotó a los babilonios en 539 a.C., Ciro el Grande se sintió obligado por Dios a permitir que su pueblo judío regresara a Jerusalén y construyera allí el Segundo Templo. Ciro fue ordenado divinamente, según el libro de Isaías, y las siguientes son las palabras que dijo cuando emitió el edicto para construir el Segundo Templo, según consta en el libro de Esdras:
El Señor, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos del mundo, y me ha ordenado que le construya un templo en la ciudad de Jerusalén, en la provincia de Judá.
Entre los regalos que Ciro trajo al pueblo judío que regresaba se encontraban objetos sagrados del Primer Templo (que había sido destruido décadas antes) y una considerable cantidad de dinero. Algunas tradiciones judías antiguas se refieren a Ciro, fundador del Imperio persa, por poner fin al Primer Exilio y permitir que los judíos regresaran a Jerusalén.
La orden de Ciro de que se permitiera a todos los exiliados y esclavos regresar a sus hogares se menciona en el Cilindro de Ciro, un antiguo cilindro de arcilla considerado a menudo como la primera proclamación documentada de los derechos humanos.
Tras su muerte en batalla en 529 a.C., el hijo de Ciro, Cambises II, que era menos tolerante con los judíos, detuvo las obras del Segundo Templo. Sin embargo, se reanudaron bajo el reinado de Darío, que un día se casaría con su singular nuera, la reina Ester.

LA ACTUAL REPÚBLICA ISLÁMICA DE IRÁN ES EL ÚLTIMO LUGAR DE DESCANSO DE ESTER Y MORDEJAI

El hijo de Darío, el rey Jerjes (o Asuero en el Rollo de Ester), estaba casado con la adorada reina Ester. Algunos judíos iraníes peregrinan anualmente a la ciudad de Hamadán, en el norte de Irán, donde creen que se encuentra la tumba de Ester y Mordejai.
Mujeres de todos los credos en Irán, incluidos judíos, musulmanes y cristianos, han visitado la tumba a lo largo de los años con la esperanza de concebir un hijo. Al igual que en el Muro de las Lamentaciones de Jerusalén, los fieles judíos dejaban mensajes para los difuntos junto a las tumbas.
Los antisemitas han atacado repetidamente la estructura en los últimos años, incluido un intento de incendio provocado en 2020 que, afortunadamente, evitó las tumbas.
Los judíos iraníes estaban obligados a llevar brazaletes amarillos como forma de identificación.
La existencia judía en la antigua Persia se vio irrevocablemente transformada por la expansión del Islam. Los musulmanes conquistaron Persia en el siglo VII, culminando en una batalla en 642, conocida como la “victoria de las victorias” en árabe, que acabó con la relativa seguridad y tolerancia de que habían disfrutado los judíos bajo la mayoría de los gobernantes persas (la batalla también puso fin a 2.000 años de independencia persa).
Los líderes de las comunidades musulmanas tuvieron que averiguar cómo interactuar con los no musulmanes, especialmente con las grandes poblaciones judías que constituían la mayoría en varios lugares a medida que el islam se expandía. El Pacto de Umar hizo la vida mucho más difícil a los judíos, a quienes se prohibió ocupar cargos en el gobierno, participar en el ejército e incluso montar en burros blancos, a medida que se endurecían las restricciones y las humillaciones (símbolo de pureza). Los cristianos llevaban brazaletes azules, mientras que los judíos de Persia los llevaban amarillos.

EL PUEBLO JUDÍO ERA VISTO COMO RITUALMENTE IMPURO

La población suní de Irán fue convertida a la fuerza al chiísmo por los safávidas, que llegaron al poder a principios del siglo XVI e instituyeron algunas de las peores políticas hacia los no musulmanes. Las falsas acusaciones de ser “najes”, o ritualmente impuros, fueron la base de duras persecuciones contra los judíos y otros no musulmanes durante la autoridad safávida (lo que suponía una amenaza de contaminación física y ritual para los musulmanes). Debido a su supuesta impureza, se prohibía a los judíos salir al exterior cuando llovía o nevaba, para evitar que el viento y el agua arrastraran sus contaminantes; también se les prohibía tocar alimentos en los bazares, construir portales más altos que los de los musulmanes y que se les ofreciera algo de comer, beber o fumar en casa de un musulmán.
Los judíos que huyeron de Irán en el siglo XX tras la revolución de 1979 dijeron que se les prohibía tocar alimentos en los mercados al aire libre porque podían contagiar enfermedades, o que se les acusaba falsamente de tocar alimentos y se les obligaba a pagar por ello.

LOS JUDÍOS IRANÍES AGRADECEN A LOS DONANTES JUDÍOS FRANCESES

Hace siglo y medio, los filántropos judíos franceses prestaron una ayuda extraordinaria a las comunidades judías de Oriente Próximo a través de la conocida Alliance Israélite Universelle, que puede ser la razón por la que usted se ha beneficiado de los servicios de un médico, abogado, empresario, profesor, autor o filántropo judío persa. La organización judía mundial, creada en 1860 y con sede en París, sostenía que la educación y la formación profesional eran fundamentales para la autosuficiencia y la autodefensa judías.
La Alianza, como suelen llamarla las comunidades judías de la región, fundó escuelas de lengua francesa que introdujeron por primera vez a los judíos de naciones como Irán, Marruecos, Irak, Turquía, Túnez y Siria en cursos laicos, además de los estudios judíos. Se construyeron casi 60 escuelas de la Alianza en Persia, el norte de África y Oriente Próximo, entonces bajo control otomano, incluida la Palestina obligatoria, años antes de la creación del actual Estado de Israel, y tuvieron un profundo impacto en las vidas de los niños judíos de hogares empobrecidos.
Las escuelas de la Alianza en Irán fueron decisivas para sacar a los judíos persas empobrecidos de su atraso y llevarlos a la clase media, donde podían aprovechar las florecientes perspectivas económicas y profesionales del país. Por eso muchos de nuestros mayores (padres, abuelos y bisabuelos) eran bilingües en francés.

VARIOS JUDÍOS DE PERSIA FUERON SALVADOS POR EL “SCHINDLER IRANÍ” DURANTE EL HOLOCAUSTO

Hoy en día, el Líder Supremo de Irán desacredita el Holocausto a través de Twitter. Sin embargo, a principios de la década de 1940, un embajador iraní musulmán llamado Abdol Hossein Sardari, que representaba al gobierno del Shah (rey) laico de Irán, expidió pasaportes y otras credenciales de viaje a miles de judíos en Europa, salvándoles la vida. Negociando cuidadosamente con los mandos nazis, Sardari pudo proteger de las infamemente fatales leyes raciales nazis a casi 2.000 judíos iraníes que vivían entonces en Francia, alegando que eran persas y no tenían vínculos de sangre con la judería europea.
Se le revocó la condición de diplomático y cónsul. Sardari perdió su residencia en Teherán y su pensión de embajador cuando se produjo la revolución islámica en Irán en 1979. Salvó muchas vidas durante el Holocausto y falleció en Londres en 1981 sin buscar nunca elogios por sus esfuerzos. Tras su muerte, Sardari fue homenajeado por su desinteresado servicio a la humanidad en una ceremonia celebrada por el Centro Simon Wiesenthal de Los Ángeles en 2004. En el libro de Fariborz Mokhtari de 2011, In the Lion’s Shadow: The Iranian Schindler and His Country in World War II (A la sombra del león: el Schindler iraní y su país en la Segunda Guerra Mundial), se relatan detalles asombrosos de los esfuerzos de Sardari.
Unos 1.000 judíos, principalmente niños, huyeron a Irán desde Polonia durante la Segunda Guerra Mundial, a pesar de la proximidad de las fuerzas de Hitler y de las emisiones radiofónicas diarias de propaganda nazi (en persa) que penetraban en Irán. A causa de las enfermedades y el hambre, muchos niños y adultos polacos no sobrevivieron el viaje a Irán, razón por la cual aún existe una sección polaca en un cementerio judío de Teherán. En los terrenos del antiguo cuartel de las Fuerzas Aéreas iraníes se instalaron tiendas para alojar a los refugiados, que llegaron a conocerse como el “Hogar de Teherán para Niños Judíos”. El campamento fue financiado por la comunidad judía de Teherán, la Organización Sionista Femenina Hadassah y el Comité Judío Estadounidense de Distribución Conjunta, y los campistas pasaron a ser conocidos como los “Niños de Teherán”. Unos 860 niños se vieron obligados a realizar el largo y agotador viaje desde Irán a Palestina obligatoria antes de que la Agencia Judía pudiera trasladarlos a moshavim (comunidades agrícolas cooperativas) y kibbutzim (granjas colectivas). Al cabo de unos años, varios de los “Niños de Teherán” participaron en la Guerra de Independencia de Israel, en la que murieron 35 de ellos.

HUBO UN “PERÍODO DORADO” DE 54 AÑOS PARA LOS JUDÍOS EN EL IRÁN MODERNO

La comunidad judía de Irán floreció académica, profesional, cultural y socialmente durante los reinados del sha Reza Pahlavi (1925-1941) y de su hijo, Mohammad Reza Pahlavi (1941-1979). Ambos se esforzaron por hacer de Irán una de las democracias más liberales de la región. La población judía en Irán superaba los 100.000 habitantes antes de la revolución islámica de 1979, que derrocó al sha Mohammad Pahlavi e instauró una teocracia chií fanática encabezada por un clérigo radical llamado Ayatolá Ruhollah Jomeini.
Sin embargo, tras la revolución de 1979, más del 90 % de los judíos del país se marcharon. Los judíos que aún vivían en Irán, ya fuera en Teherán, Isfahán, Shiraz, Hamedan o cualquier otro lugar, fueron coaccionados para que aceptaran la teocracia chií establecida por mandato musulmán.
El hiyab, velo islámico que cubre la cabeza, es obligatorio en Irán desde principios de la década de 1980 y sigue siéndolo hoy en día; a los niños judíos se les hace corear “¡Muerte a Estados Unidos!” y “¡Muerte a Israel!” en las escuelas de todo el país, incluidas las fundadas por judíos antes de la revolución de 1979, y el sionismo es ahora un delito capital castigado con la pena de muerte. Debido a la naturaleza teocrática del país, es habitual que las instituciones y escuelas judías exhiban fotografías del ayatolá Jomeini (y tras su muerte, del ayatolá Alí Jamenei, actual líder supremo de Irán) y representaciones artísticas del profeta chií Alí.

GONDI: EL MAYOR SECRETO DE LA COMUNIDAD JUDÍA DE IRÁN

En Shabat, los judíos iraníes disfrutan del gondi, albóndigas hechas con pollo o cordero y harina de garbanzos, que suelen servirse en un rico caldo relleno de carne y cúrcuma llamado ab-ghoost. Este plato es popular no solo en Irán, sino también entre los judíos iraníes que viven en ciudades como Los Ángeles, Great Neck, Toronto y Milán.
Se atribuye a la población judía de Teherán la creación del gondi; el plato se reservaba originalmente para Shabat, ya que la carne era cara. Aunque a algunos grupos judíos les gusta incluir comino u otras especias, la receta más popular de gondi lleva pollo picado, cebolla picada, harina de garbanzos y una generosa cantidad de cardamomo machacado. Fuera de Irán, la gente suele referirse al gondi como “sopa persa de albóndigas de matzá”, aunque los dos platos son bastante diferentes, a excepción de la forma redonda de las albóndigas. El gondi suele servirse solo, sin caldo, como entrante.
Y aunque el Hamantaschen sea el dulce más conocido de Purim, los judíos iraníes lo celebran con su propia galleta especial: Koolocheh, un dulce clásico persa. En todo Irán, los musulmanes celebran el Nowruz (Año Nuevo persa) y los cristianos la Pascua elaborando esta galleta. Nueces, dátiles, cardamomo y agua de rosas son ingredientes habituales del koloocheh.

EN IRÁN VIVEN MÁS JUDÍOS QUE EN NINGÚN OTRO PAÍS DE ORIENTE PRÓXIMO, SOLO SUPERADOS POR ISRAEL

Tras una población de más de 100.000 personas antes de la revolución islámica de 1979, las principales comunidades judías de Irán se encuentran en Teherán y Shiraz, con un total de unos 8.500 judíos viviendo actualmente en el país. En la zona abundan sinagogas, carnicerías y restaurantes kosher, mikvahs e instituciones educativas. Los judíos del Irán moderno son extremadamente cautos a la hora de presentarse en público, ya que mostrar simpatía por Israel conlleva la pena de muerte. Debido a sus donaciones humanitarias a organizaciones israelíes, el empresario y filántropo judío Habib Elghanian fue acusado falsamente de ser un espía sionista y asesinado en mayo de 1979. Tras su terrible muerte, decenas de miles de judíos se vieron obligados a abandonar Irán. Varios judíos iraníes más han sido condenados injustamente por espionaje para Israel en las últimas cuatro décadas, y algunos han cumplido penas de cárcel antes de ser puestos en libertad.
En la actualidad, unos 250.000 israelíes tienen antepasados entre los judíos iraníes que huyeron del país a principios de la década de 1950 y el grupo más pequeño que huyó de Irán tras la revolución de 1979. En ciudades como Tel Aviv, donde se han asentado muchos judíos iraníes, se pueden degustar algunos de los mejores platos persas. Si se encuentra en Israel cerca de un restaurante o cafetería persa, no deje de pedir una galleta koloocheh de Purim (para acompañar sus hamantaschen). Que tenga un buen Purim.◄

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí