La conciencia universal…

0
5
/ Freepik

Hay creyentes carnales y espirituales eso lo sabemos, lo que marca la diferencia es una mente renovada

“Así que, ninguno se gloríe en los hombres; porque todo es vuestro: sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir, todo es vuestro” (1ª Corintios 3:21-22).
Cada creyente es llamado a tener un cambio de modo de pensar, nuestra mente tiene que ser renovada, es la única manera de entender la Verdad de la Palabra de Dios. Hay creyentes carnales y espirituales eso lo sabemos, lo que marca la diferencia es una mente renovada. El apóstol escribió: “Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo (1ª Corintios 2:16).
¿Por qué dice: “nosotros tenemos la mente de Cristo”? Porque se supone que seamos obedientes a la Palabra, que cada uno ha hecho su trabajo, de renovar su manera de pensar. Que al igual que pasó con los primeros discípulos, al cambiar la mentalidad, también cambió su manera de hablar, por eso sabían que habían estado con Jesús, porque hablaban como Él. Todo está en nuestra manera de pensar, de allí dependerá todo, las decisiones que tomemos y nuestra relación con el mundo y con Dios.
Primero, tenemos que entender que, somos extranjeros y peregrinos sobre esta tierra, que estamos de paso que no podemos apegarnos a nada, todo aquí es efímero y transitorio. “Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar” (1ª Timoteo 6:7).
Pero, por otro lado, todo es nuestro, porque todo es de Dios, y nosotros sus herederos con Cristo. Así lo escribió Pablo: “sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir, todo es vuestro”. Cuando entendemos esto, se acaban las luchas, se van los afanes, todo está bajo la soberanía de Dios, y entendemos que lo eterno es lo que no se ve, y es allí donde está nuestra verdadera herencia.
Todo se resume sobre esta tierra, en agradar a nuestro Padre y nuestro creador, siguiendo a Cristo que es el Camino, la Verdad, y la Vida.
¡Dios te bendiga!!! 

Artículo anteriorObediencia absoluta
Artículo siguienteAberración
Destacado autor con una trayectoria de más de 40 años dedicados al estudio de la Palabra de Dios, ha escrito más de 30 libros que abarcan una amplia gama de temas cristianos, proféticos y doctrinales. Su pasión por el crecimiento espiritual y la edificación se refleja en su extensa obra literaria. A través de sus escritos, ha impactado a lectores de diversas partes, guiándolos hacia una comprensión más profunda de la fe cristiana. Venezolano, radicado actualmente en República Dominicana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí