Home / Opinion / La grandeza, Miguel Ángel León R.

La grandeza, Miguel Ángel León R.

La grandeza no tiene nada que ver con lo que tienes, sino con lo que eres

/ Freepik

“Tú talento te abrirá la puerta al éxito, tu carácter sostendrá el éxito que alcanzaste, pero solo la grandeza te hará trascender de la vida”.
La grandeza no se adquiere de ninguna forma en la vida, no es dinero, logros, talentos o educación. Tampoco es estatus, fama o popularidad. La grandeza no tiene nada que ver con lo que tienes, sino con lo que eres.
La grandeza es la expresión de algo que ya está dentro de ti, es parte de tu naturaleza original, es la materia prima con la que fuiste creado. La grandeza es señalada por Dios y reconocida por otros, todos podemos ser grandes, pero pocos logran expresarlo.
“Si no está en la materia prima jamás se expresará en el producto terminado”.
Dicho de otra forma: Nadie puede dar lo que no tiene. El que es grande engrandece la vida de otros. La arrogancia, la prepotencia, la altives, el orgullo y el egoísmo no es grandeza, es HINCHAZÓN, ese abultamiento refleja una sola cosa, estás enfermo. Esa hinchazón es un reflejo inequívoco de la pequeñez y pobreza espiritual en la que te han sumergido los caprichos de tu falso yo. Tu ego.
“Menospreciar a otros no te hace grande, solo muestra tu miseria”.
La grandeza es la expresión de la divinidad en tu experiencia de vida. Es aquello que te recuerda que: “No eres un ser humano experimentando eventualmente la espiritualidad, sino un ser espiritual experimentando temporalmente la humanidad”.
La grandeza se expresas a través de tu servicio a otros, es evidenciada por tu generosidad y es motivada en todos los casos por el amor incondicional. Jesús dijo: “El que quiera ser más grande debe ser el servidor de todos”.
La grandeza tiene su origen en Dios, es su ADN y el sello distintivo de todo lo que hace, la buena noticia es que está dentro de ti. A menos que reconozcas a Dios dentro de ti jamás podrás expresar la grandeza.
La fama no es grandeza, Dios no quiere que seas famoso, Dios quiere que seas útil a los demás, solo así serás importante para otros.
La grandeza no es ausencia de debilidades, todos tenemos debilidades y cometemos errores. La grandeza no procura la perfección, eso es algo que procura el ego. La grandeza es la expresión de Dios a través de tu vida, y no tiene nada que ver con hacer proezas, sino con hacer las pequeñas cosas de cada día de forma grandiosa; en otras palabras; “Es dar lo mejor de ti, actuando desde el amor a través de la mejor versión de ti siempre”.
“Todos los hombres caen, solo los grandes se levantan”.
La grandeza siempre te guiará a hacer lo correcto antes que lo conveniente en la vida, librándote de tentaciones y protegiendo tu integridad.
Para los grandes no existe un momento acertado en sus vidas para hacer algo que saben que está mal, para los grandes todo momento en sus vidas es acertado para hacer algo que saben que está bien.
La grandeza dentro de ti es la que te da el valor para enfrentar y superar a los grandes retos y desafíos en tu vida. Fue la grandeza dentro de David la que le dio la victoria ante el gigante Goliat.
Alguien consideró que el día más grandioso de la humanidad fue cuando el hombre caminó sobre la luna, pero yo creo que el día más grandioso de la humanidad fue cuando Dios se hizo hombre y caminó sobre la tierra. Pero nada será más grandioso que el día que tú reconozcas la grandeza de Dios en ti y la abraces por completo, para empezar a vivir a plenitud tu vida.
Tú eres una individualización de la divinidad. Eres uno con Dios y con todo lo creado, fuiste creado a partir de su esencia. Todo lo creado tiene el ADN del creador. Dicho de otra manera; la grandeza es tu ADN esencial.
Tú eres un ser abundante, con un poder ilimitado, viviendo en mundo abundante con un potencial ilimitado, que solo puede ser limitado por tu capacidad para crear y recrear tu realidad.
La abundancia no está fuera de ti, está dentro de ti, la carencia que experimentas fuera de ti es un reflejo de la falsa imagen interior que el ego programó en tu mente. (El arquitecto de tu realidad).
Todo lo que no puede ser calificado como grandioso, es una distorsión creada a partir del alejamiento del amor, la esencia o energía matriz de todo lo creado. Cuando te alejas del amor, no fluyes desde la mejor versión de ti, razón por la cual, lo que sale de ti es una degradación de la grandeza que hay en ti.
“Cuando fluyes en el río de la vida bajo la corriente del amor, todo lo que surge de ti es grandioso”.
Esta es la razón por la que Jesucristo resumió todo en una sola acción: “Ama a Dios con todo tu ser y a tu prójimo como a ti mismo”. Todo lo que surja de la acción del amor será grandioso y trascendente en tu vida. Todo lo demás, es solo eso, lo demás.
“Eres más de lo que piensas, puedes más de lo que crees, hay más de lo que imaginas y Dios es mucho más de lo que te han dicho”.
La grandeza será el sello distintivo en todo lo que harás en tu vida, a partir del día en que despiertes a la realidad de que eres uno con Dios.

Miguel Ángel León R.
Apóstol, psicólogo y escritor

About Verdad y Vida

Check Also

Siga siendo fiel, Ramón Tovar

Hay creyentes que cuando vienen las dificultades a sus vidas dejan de ser fieles Gota: …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *