Home / Destacadas / La ley de inmigración afecta a los ministerios de las iglesias, según los pastores

La ley de inmigración afecta a los ministerios de las iglesias, según los pastores

El proyecto de ley 1718 del Senado, acusaría a las iglesias de un delito grave de clase tres de contrabando si proporcionan transporte y ayuda a inmigrantes indocumentados

Líderes cristianos durante el seminario web organizado por la Mesa Evangélica de Inmigración y World Relief

(Diana Chandler – Baptist Press).-

TALLAHASSEE.- Un proyecto de ley sobre inmigración que avanza en la asamblea legislativa de Florida atentaría contra la libertad religiosa de las iglesias para atender a los inmigrantes en ese estado, afirman pastores y otros líderes evangélicos.
El proyecto de ley 1718 del Senado, presentado por el senador republicano Blaise Ingoglia, acusaría a las iglesias de un delito grave de clase tres de contrabando si proporcionan transporte a inmigrantes indocumentados, ya sea a sabiendas o no de la situación de los inmigrantes.
En un seminario web organizado el 30 de marzo por la Mesa Evangélica de Inmigración y World Relief, Gary Shultz Jr, pastor principal de la First Baptist Church de Tallahassee; Jody Ray, pastor de misiones de la Chets Creek Church en Jacksonville; y José Vega, ministro de Chets Creek para los internacionales, todos dijeron que el proyecto de ley afectaría negativamente sus ministerios a los inmigrantes, incluidos los alcances benignos como llevar a los miembros de la comunidad a un servicio de culto o comidas.
El proyecto de ley afecta negativamente al corazón mismo de la identidad de Chets Creek como iglesia, dijo Ray.
“Justo dentro de un mes vamos a poner la primera piedra de un edificio multimillonario cuyo único propósito es el ministerio de compasión hacia los refugiados y la población inmigrante aquí en Jacksonville”, dijo. “Así que el ministerio a los inmigrantes es realmente el núcleo de lo que es la Chets Creek Church.
“Y cualquier ley que obstaculice nuestra capacidad de atender a los necesitados sería una violación de nuestra libertad religiosa, la capacidad de llevar a cabo nuestra llamada misional. Así que el proyecto de ley del Senado 1718 tiene el potencial de obstaculizar eso y como una iglesia aquí en Jacksonville, obstaculizar la pieza central de lo que hacemos”.
Además de su culto dominical en inglés, Chets Creek celebra cultos dominicales en español, birmano, la lengua jemer de Camboya, portugués y la lengua africana kinyarwanda, explica Ray. La iglesia imparte clases de ciudadanía y de inglés como segunda lengua.
Los participantes en el seminario web pidieron al gobernador de Florida, Ron DeSantis y a la Legislatura de Florida que se opongan al proyecto de ley o lo modifiquen para proteger los ministerios eclesiásticos de la responsabilidad. Su petición es pastoral y no partidista, dijeron los líderes, y expresaron su esperanza de que la violación del proyecto de ley de la libertad religiosa sea un descuido.
El proyecto de ley 1718 del Senado tipifica como delito, en virtud del artículo 787. 07 de los Estatutos de Florida para incluir a cualquiera que “transporte a o dentro de este estado a un individuo que la persona sabe, o razonablemente debería saber, que ha entrado a los Estados Unidos violando la ley y no ha sido inspeccionado por el Gobierno Federal desde su entrada ilegal desde otro país; y oculta, alberga o protege de la detección, o intenta ocultar, albergar o proteger de la detección, en cualquier lugar dentro de este estado, incluida cualquier estructura temporal o permanente o a través de cualquier medio de transporte, a una persona que la persona sabe, o razonablemente debería saber, que ha entrado a los Estados Unidos violando la ley y no ha sido inspeccionada por el Gobierno Federal desde su entrada ilegal desde otro país”.
Schultz mencionó los ministerios de First Tallahassee para las personas sin hogar, los refugiados, los embarazos en crisis, los supervivientes del tráfico sexual y las personas que pueden recibir clases de inglés como segunda lengua.
“En todo eso estamos tratando de hacer lo que Jesús nos manda hacer, que es hacer discípulos de todas las naciones, para ministrar a las personas que necesitan escuchar el Evangelio, que Dios ha traído a nuestra puerta y a nuestra comunidad. También estamos tratando de hacer lo que Jesús nos mandó hacer y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos”, dijo Schultz. “Este proyecto de ley en particular plantea algunas implicaciones preocupantes de lo que podríamos tener que hacer y no ser capaces de hacer en el cumplimiento de esos mandamientos bíblicos”.
“Y de ninguna manera yo, como pastor, querría tener que decir a mi personal pastoral, o a nuestros diáconos o a los miembros de nuestra iglesia que podría haber ramificaciones legales por ministrar, por transportar a personas necesitadas. Y estamos llamados a amar a la gente no sólo con el Evangelio, espiritualmente, sino también físicamente, y a ayudar con cuestiones como el transporte, la asistencia sanitaria, la ayuda financiera y otras cosas que podrían ser cuestionadas por este proyecto de ley.
Además de pastores bautistas del sur, participaron en el seminario Dale Schaeffer, superintendente del distrito de Florida de la Iglesia del Nazareno; Steve Gregg, pastor asociado de Creekside Community Church, una congregación de la Evangelical Free Church of America (Iglesia Evangélica Libre de EE.UU.) en Gainesville; Gabriel Salguero, pastor de The Gathering Place, una congregación de las Asambleas de Dios en Orlando, y presidente de la Coalición Nacional Evangélica Latina.
El presidente y director General de World Relief, Myal Greene, moderó la mesa redonda, destacando entre los muchos socios de World Relief a la Comisión de Libertad Religiosa y Ética de la Convención Bautista del Sur.
“Como organización guiada por los principios de las Escrituras”, dijo Greene, “estamos comprometidos tanto a servir como a acoger a los inmigrantes, incluidos los que no tienen estatus legal y que a menudo se encuentran entre los más vulnerables, respetando simultáneamente la ley y el papel de las autoridades gobernantes que las Escrituras nos dicen que Dios ha establecido para mantener el orden”.
Los pastores afirman que, si el proyecto se convierte en ley, seguirán ejerciendo su ministerio con ciertas salvaguardias, ninguna de las cuales los protegería de la ley.
“Ciertamente tendríamos que considerar y tendríamos que comunicar”, dijo Schultz, “las posibles ramificaciones legales de este proyecto de ley. Mi esperanza es que sigamos haciendo lo que estamos haciendo para atender a todas esas poblaciones”.
Salguero estuvo de acuerdo.
“Vamos a seguir haciendo lo que Cristo nos llamó a hacer”, dijo Salguero. “Somos la Iglesia, y nuestro compromiso moral y pastoral es ser Sus manos y Sus pies. Pero tendríamos que comunicar claramente las posibles ramificaciones legales a todos esos voluntarios y personas del ministerio”.
La oficina de DeSantis se ha hecho consciente de las objeciones al proyecto de ley, dijo Salguero, pero nadie en la llamada dijo que había hablado con el gobernador directamente sobre la legislación. El proyecto de ley se encuentra todavía en comisión, según el sitio web de la Legislatura.◄

About Verdad y Vida

Check Also

Haití está sumergido en un apocalipsis según la UNU

“Si la situación empeora y se propaga desde Puerto Príncipe hacia las zonas rurales, mucha …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *