Home / Opinion / La pascua

La pascua

(Fernando Araujo – Articulista).-

La pascua simboliza a Cristo; la redención, la libertad por pago, es salvación. Es el fundamento de todo. La pascua es la primera de las celebraciones religiosas, comienza en el primer mes del calendario Judío, es decir ABID o NISAN (marzo o abril). Se encuentra en Levítico 23:4-5, el día 14 se celebra la santa convocatoria. Hay que recordar que el día comenzaba a las 6:00 pm hasta las 6:00 pm del día siguiente.
La pascua y los panes sin levadura conmemoran la sálida de Israel de Egipto (Éxodo 12:1-11) hasta la tierra prometida, sin embargo, Faraón se opuso en varias oportunidades, Dios envió nueve plagas y por último ordenó la muerte de los primogénitos, salvo en las casas donde se derramó la sangre del cordero.
En Deuteronomio 16:1-7 vemos en qué consiste la pascua de Jehová, el cordero debía ser perfecto sin mancha y guardado durante 4 días, fue un estatuto perpetuo, se diferencia de la expiación porque en la pascua se come carne, se celebraba en un sitio escogido por Jehová, a partir de las 6:00 pm del día 15 de Nisán comenzaba la fiesta de los panes sin levadura.
En el Nuevo Testamento vemos que Jesús celebró la pascua (Lucas 22:14-20) y se constituyó la santa cena, esta fue la última pascua celebrada como lo establecía Éxodo, Levítico y Deuteronomio.
Jesús fue el Cordero sin mancha y sin defecto, (1ª Pedro 1:19. 2ª Pedro 2:22 y Hebreos 9:11-15); este Jesús fue ese Cordero con cuya sangre no se rocía los dinteles de las puertas de las casas, Él con su sangre nos limpia de todo pecado y nos da la salvación eterna (1ª Juan 1:7).
Jesús asistió a las tres grandes fiestas que le era obligatorio asistir a todo varón mayor de 12 años (Deuteronomio 16:16-17); la pascua y los panes sin levadura (Lucas 22:1); la fiesta de las semanas, ofrenda mecida o Pentecostés (Juan 5:1) y la fiesta de los Tabernáculos (Juan 7:1-3).
¡Dios te bendiga!
[email protected]

About redaccion

Check Also

La Iglesia, ¡la voz de Cristo en la tierra!, Manuel M. Noriega

Somos la boca de Dios en la tierra, para proclamar su verdad, voluntad, promesas, bendiciones …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.