Home / Internacionales / Los cristianos en Laos permanecen firmes y pagan el precio

Los cristianos en Laos permanecen firmes y pagan el precio

(Christian Aid Missions).-

Un funcionario del distrito en Laos recientemente convocó a todos los cristianos en una aldea y los reprendió por negarse a prestar atención a su advertencia previa de dejar de adorar a Cristo.
Acompañado por policías y soldados, dijo a los cristianos tribales Prai en la aldea (no revelados por razones de seguridad) que aquellos que se negaran a renunciar a Cristo serían encarcelados.
“El cristianismo es una religión occidental, no se puede practicar en nuestro país”, les dijo. “Te daré una oportunidad más de renunciar a Cristo. Si alguien todavía quiere creer en Dios, entonces simplemente levante la mano”.
Cada cristiano presente levantó la mano. El funcionario, los policías y los soldados se sorprendieron. El pueblo Prai sigue a los dioses tribales de la naturaleza, y menos del 1 por ciento son cristianos evangélicos. El funcionario preguntó quién era la primera persona en la aldea en contarles a los demás acerca de Dios.
“Los cristianos guardaron silencio”, dijo el líder de un ministerio local. “No se atrevieron a dar una respuesta. Entonces una viuda de 45 años llamada Rina* que era muy valiente les dijo: ‘Fui yo. Fui la primera persona que aceptó a Dios en el pueblo’”.
Ella les dijo que había oído hablar de Dios y había aceptado a Cristo a través de dos misioneros locales, ambos pastores de la iglesia. Cuando se le preguntó si venían a la aldea, dijo que los buscó y los visitó en su casa. Le preguntó cómo los había conocido.
“Rina les dijo que una vez que un grupo de oficiales de policía llegó a la aldea e hizo un anuncio por altavoz, prohibieron a los aldeanos creer en Dios y Jesús, y a partir de ese momento comenzó a tener interés en aprender sobre Jesús y los cristianos”, dijo el líder.
El funcionario le preguntó por qué había decidido aceptar a Cristo, y Rina respondió que había sufrido durante mucho tiempo una infección bacteriana que el tratamiento hospitalario no había podido aliviar, y que desde que aceptó a Cristo, había orado y había sido sanada. Pronto muchos otros aldeanos recibieron a Cristo después de que Dios los sanó de la enfermedad, dijo.
El funcionario, policías y soldados ordenaron a los cristianos que regresaran a sus hogares, pero le dijeron a Rina que se quedara. Los oficiales le dijeron que, si continuaba creyendo en Dios, destruirían sus pertenencias y su ganado y la pondrían en prisión.
Rina se mantuvo firme. Los oficiales no cumplieron con sus amenazas, pero le ordenaron que no saliera de su casa, dijo el líder del ministerio.
“Desde ese día, 2 de noviembre de 2021, hay un policía parado frente a su casa”, dijo. “El policía la vigila. Rina no puede ir a ninguna parte, no puede ir a trabajar”.

CRECIMIENTO IMPARABLE

Un decreto de 2016 sobre religión faculta al Ministerio del Interior para detener cualquier actividad religiosa contraria a las políticas, “costumbres tradicionales”, leyes o regulaciones, pero gran parte de la persecución de los cristianos en Laos es llevada a cabo por funcionarios locales que actúan fuera de la ley y la constitución, que garantiza la libertad religiosa.
Entre las iglesias cristianas, el gobierno reconoce oficialmente solo a la Iglesia Evangélica de Laos, la Iglesia Adventista del Séptimo Día y la Iglesia Católica, y el crecimiento explosivo de las iglesias domésticas independientes a menudo viene con la oposición de los aldeanos y funcionarios locales. Alrededor del 60 por ciento de la población de Laos es budista y el 32 por ciento animista, y el animismo también encuentra su camino en las creencias y prácticas budistas.
A pesar de la oposición cultural y oficial, los trabajadores del ministerio nativo plantaron 16 iglesias domésticas durante un período reciente de seis meses, ya que 1.213 personas pusieron su fe en Cristo. Muchas de estas personas llegaron a la fe en respuesta a mensajes evangélicos en vivo en Facebook, mensajes grabados en reproductores de MP3, seminarios ministeriales o alcances evangelísticos tanto en ciudades como en áreas rurales, dijo el líder.
“Se han plantado iglesias domésticas con líderes locales que hacen el evangelismo en su área o en aldeas cercanas”, dijo. “Una vez que dos o tres familias aceptan a Cristo, irán a adorar a la iglesia de la persona que los llevó a Cristo o eventualmente adorarán en su propia aldea, donde los líderes locales o el equipo ministerial los capacitarán en cómo dirigir la adoración y hacer la iglesia los domingos”.

EXPULSAR

Los misioneros locales recientemente proporcionaron ayuda y otra asistencia a los cristianos en casi 20 casos de persecución.
Una pareja entre los Bru vivía con sus dos hijos pequeños en la casa de los padres del esposo en un pueblo donde no había otros cristianos. Samyoung* y su esposa Pei* llegaron a la fe el otoño pasado después de que la oración en el nombre de Cristo lo sanara de una enfermedad que ni los médicos del hospital ni los brujos habían podido curar.
Los padres de Samyoung afirmaron que como ahora estaba sanado, ya no necesitaba continuar adorando a Cristo, dijo el líder.
“Todavía insistían en su fe, por lo que el padre de Samyoung no les permitió permanecer en la familia por más tiempo”, dijo. “Los padres expulsaron a la familia de Samyoung de la casa”.
Se mudaron a una casa ya abarrotada con familiares de Pei, dijo el líder del ministerio.
“Su situación de vida es muy difícil”, dijo. “La casa del pariente tiene tanta gente”.
Los misioneros locales están formando discípulos y ayudando a los perseguidos en todo el país.◄


(*) Nombres cambiados por razones de seguridad.

About Verdad y Vida

Check Also

Iglesia y escuela bíblica atacadas en Myanmar

Los cristianos de Myanmar, sobre todo en las zonas mayoritariamente cristianas, se encuentran en el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *