Home / Opinion / No cedas a las presiones, Harold y Mileidy Paredes

No cedas a las presiones, Harold y Mileidy Paredes

Cuídate de rociar tu cama con ácido sulfúrico, muchos que fornican y adulteran lo están haciendo, y peor aún, el ácido lo dan a beber a sus hijos

/ Freepik

1ª Corintios 6:20: “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”.
Cuídate de rociar tu cama con ácido sulfúrico, muchos que fornican y adulteran lo están haciendo, y peor aún, el ácido lo dan a beber a sus hijos. ¿Qué estás haciendo en la intimidad? Permítenos tocar tres puntos claves para no dejar de glorificar a nuestro Único y Todopoderoso Dios:

1. No cedas a las presiones de grupo, llega virgen al matrimonio, es un tema actual y vital para tu futuro matrimonio sea un éxito total. Si fornicas, pierdes, no solo la virginidad; sino la seguridad de agradar a Dios, sí, de agradarle con el cuerpo que nos dio para adorarle. Virginidad hoy, es prosperidad antes y durante el matrimonio. Eso de tener sexo primero y luego te casas, es un constructo social diabólico que lleva a la aniquilación automática; ¿ves cómo van las naciones? Quién desea disfrutar viviendo en hedonismo puro, debe saber que, lo que le vendrá será muy duro.

2. No cedas a la presión del engaño, el adulterio maldice también tu cuerpo, muchos están enfermos porque han adulterado desde el primer mes de casados. Glorifica a Dios y, apártate de todo hombre y mujer que en cada relación sexual impregna tu ser con ácido sulfúrico, recuerda también que tus hijos lo están bebiendo.
Tienes una responsabilidad con tus generaciones ¿qué le vas a dejar de herencia, maldiciones? Adulterar es agradable para la carne, pero cada vez que alguien practica el adulterio, esa persona se convierte en un caníbal, vive mordiendo a quienes le aman. Éstos no logran ver que al despertar de la relación sexual tienen los pedazos de carne de los hijos, esposa y familiares en su boca; pero, lo más terrible, es que en su boca también hay tajos de su propio cuerpo. Quien se aparta del adulterio sale de las cloacas de la ciudad espiritual que lo está asesinando lentamente y entra en la gloria de Papá Dios.

3. No cedas a las presiones de las fantasías en la cama, hablamos a quienes no han fornicado y ni han adulterado, pero constantemente con su pareja o solos desagradan a Dios en su cama.
Realizar actos de inmundicia sexual siempre mantendrá a los esposos con pensamientos cautivos, ya algunos tienen fortaleza porque no han buscado ayuda. Hombres y mujeres ya viejos que entran en una etapa de vagabundería debido a un demonio, personas que han dejado lo puro.
Cuando la pornografía entra como un motivador en la relación, ese matrimonio está en un gran incendio, necesita ayuda, necesitan ser ministrados en consejería y liberación. Si el hogar es un campo de masturbación y no de una relación sexual sana está cerca de la locura.
Recordamos a líderes que han abusado a niños y a jóvenes porque ya no le satisfacía su esposa o esposo; no te descuides. No abuses del cuerpo de tu amor y menos de tus empleados o hermanos, Dios está observando tus hechos y pensamientos.
En resumen, cada uno de nosotros debe recordar esta verdad: “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” (1ª Corintios 6:12,19). Nuestro cuerpo le pertenece a Dios, y fue formado para darle gloria en todo tiempo a Él.
Una gota de Su Perfume es suficiente para transformar nuestra atmosfera y naturaleza humana. Oremos juntos: Padre, todo se hace más fácil cuando nos aferramos a tu Palabra, tu bendita verdad. Dios y Padre nuestro; fornicar, adulterar y vivir fantasías es dar el cuerpo a los cerdos, gracias por abrirme los ojos. ¡En cuánta ignorancia vivía! Perdón, Papá, en el nombre de Jesucristo de Nazareth. Amén.
“Honroso sea en todo el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios”  (Hebreos 13:4).
¡Glorifiquemos a Dios con todo nuestro ser!
¡Nacimos para ser buenos y para hacer lo bueno!

Harold y Mileidy Paredes
Pastores
haroldwjparedes@gmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

Todos contra todos, Harold y Mileidy Paredes

En DIOS siempre hay solución, la esperanza está viva cuando confiamos en Él; el diablo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *