Pastor y esposa detrás de la película ‘Sound of Hope’ comparten cómo la obediencia al Espíritu Santo condujo a la adopción de 77 niños adoptivos

0
3
“Pudimos tener éxito porque Dios estaba con nosotros” aseveraron la familia Martin

(The Christian Post).-

El pastor de la vida real y su esposa detrás de ‘Sound of Hope: The Story of Possum Trot’ (‘El sonido de la esperanza: la historia de Possum Trot’), compartieron cómo el Espíritu Santo los impulsó a iniciar un movimiento de compasión en su pequeño pueblo de Texas, lo que eventualmente condujo a la adopción de 77 niños difíciles de ubicar fuera del sistema de cuidado temporal.
‘Sound of Hope’, de Angel Studios y dirigida por Joshua Weigel, cuenta la historia de cómo, en la década de 1990, el reverendo Wilbert Martin (Demetrius Grosse) y su esposa, la primera dama Donna Martin (Nika King), quienes dirigían la Iglesia Bautista Misionera Bennett Chapel, adoptaron niños a través de hogares de acogida, inspirando a 22 familias de su iglesia a seguir sus pasos.
En una entrevista con The Christian Post, los Martin, quienes finalmente acogieron a cuatro niños además de sus dos hijos biológicos (incluido uno con necesidades especiales), reflexionaron sobre su viaje de respuesta al llamado de Dios de cuidar a “los más pequeños de estos”, incluso cuando no fue fácil.
“No se obtiene un testimonio hasta que se pasa por ciertas cosas”, dijo el reverendo Martin. “Hay que pasar por la prueba para tener un testimonio, y muchas veces no la superamos, pero soy una de esas personas que creen que, si Dios nos llamó a hacerlo, podemos hacerlo”.
“Pudimos tener éxito porque Dios estaba con nosotros”, declaró. “Se puede ver la evidencia; tenemos hijos que están en la universidad y obteniendo títulos. Esa es la evidencia de todas esas luchas. No fue fácil… pero la vida está llena de altibajos y reveses y problemas y todo. Pero tenemos que tener esa fuerza dentro de nosotros, tenemos que tener esa unción que nos permita decir: “No me rendiré. Voy a continuar porque el Señor está con nosotros”.
‘Sound of Hope’, clasificada como PG-13, destaca algunos de los desafíos que los Martin y otras familias enfrentaron mientras criaban a sus hijos fuera del sistema de hogares de acogida, muchos de ellos víctimas de abuso y negligencia (una niña está tan traumatizada por su pasado que finge ser un gato la mayor parte del tiempo). La película muestra cómo, en ocasiones, los Martin y otros padres adoptivos lucharon contra la desesperación, esperando que se satisficieran sus propias necesidades básicas, tanto económicas como emocionales.
“Al criar a mis hijos, no me concentré en lo que estábamos atravesando. No me concentré en el desafío, me concentré en satisfacer la necesidad. Y entonces, ver eso en la pantalla grande me hace recordar cada momento y me preguntó: ‘Oh, Dios mío, ¿realmente logré superar esto?’”, reflexiona Donna Martin.
A pesar de los desafíos, Donna Martin dijo que acoger a niños que necesitaban amor y compasión “tenía sentido”. Fue su propia madre, dijo, quien le inculcó el deseo de cuidar y amar incondicionalmente a los demás, sin importar lo difícil que fuera, y a pesar de todo, Dios fue fiel.
“Tenía todo el sentido del mundo traer a los niños”, dijo. “Después de que el Espíritu Santo habló, inmediatamente lo entendí. No lo cuestioné en absoluto… aumentó mi fe; se convirtió en un camino de fe diario porque era totalmente diferente de la forma en que fui criada. No fui criada en un trauma; no fui criada en el abandono. No fui criada en el abuso; fui criada con gentileza y bondad. Así que definitivamente fue necesario que el Espíritu Santo me ayudara a superar todas esas emociones”.
“Enseñas a tus hijos a hacer lo correcto y luego te llaman loco, ‘esto está mal, no quiero aceptarlo y me estás tratando mal y no me amas’ y todo ese tipo de cosas”, agregó. “Se necesitó fe en Dios, saber que cuando Él te llama, Él te capacitará”.
King, quien interpreta a Donna Martin en “Sound of Hope”, dijo que la película le dio la oportunidad de “hablar de Dios”, algo que, según ella, suele ser “tabú” en Hollywood.
“Esto nunca había sucedido”, dijo. “He estado en Hollywood durante 20 años. Es tabú mencionar el nombre de Cristo. Es tabú hablar de tu fe. Y aquí estoy en una película, una historia real sobre personas reales, hablando del amor de Dios, y de tener a Cristo en ti, y de hacer las cosas que no quieres hacer y de ser obediente y confiar en Dios y sacrificarte… Esta es la vez más feliz que he estado en mi vida, en mi carrera, porque ahora sé por qué tengo este don que Dios me dio, y es para glorificarlo”.
Para Grosse, interpretar al obispo Martin fue una experiencia profunda. “He adquirido una comprensión diferente del poder de la fe y la importancia del legado”, dijo, y agregó que la película, aunque se basa en la fe, “trasciende” la comunidad religiosa y “tiene el potencial de cambiar las mentes y ganar corazones, incluso en el mundo secular”.
Los Martin, que hoy defienden a los niños en hogares de acogida en todo el país, dijeron que quieren que la Iglesia moderna sepa que la fe, cuando se combina con la determinación y la confianza en la guía divina, puede conducir a logros profundos y al cumplimiento de la voluntad de Dios.
“El desafío que quiero plantearle a todo el mundo es que ‘de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna’”, dijo Donna Martin. “Mi desafío es que Cristo Jesús nos dio vida; démosle a alguien más una vida con propósito”.
El reverendo Martin reiteró que cuando Dios llama a alguien a una tarea, está intrínsecamente preparado para cumplirla, incluso si el camino no está inmediatamente claro. La Iglesia, enfatizó, no debe dar marcha atrás ni desanimarse a la hora de llevar a cabo la voluntad de Dios.
“Simplemente le diré a la Iglesia hoy que ustedes pueden hacer esto con todo lo que Dios les da”, afirmó.
“Dios no permitió que el diablo lo hiciera pasar por mentiroso. Cuando Dios te llama a hacer algo, eres capaz de hacerlo, aunque no veas todos los detalles de cómo Dios quiere guiarte. Pero si te mantienes en el proceso, seguirás adelante.
“Los animo a no retroceder y a no permitir que nada los desanime a la hora de llevar a cabo la voluntad de Dios”, añadió. “Si vamos a ser las manos y los pies de Jesús, entonces sabemos que incluso el mismo Jesús pasó por algunos problemas. Tuvo que lidiar con algunas cosas; tenía el peso del mundo sobre sus hombros. Pero, aun así, dijo: “No se haga mi voluntad, sino la tuya”. Tenemos que simplemente hablar la Palabra de Dios… la Palabra de Dios los llevará. Dios dijo que velaría por Su Palabra, y cualquier cosa que Su Palabra se proponga hacer, la cumplirá. Hemos podido cumplir la voluntad de Dios porque la Palabra fue pronunciada y pudimos hacerla
‘Sound of Hope’ llegó a los cines ayer 4 de julio.◄

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí