“Permíteme ayudarte”, Julio Reyes

0
12
/ Freepik

Los creyentes en Jesús pueden acompañar de una manera personal y profunda a los que sufren

/ Freepik

Gálatas 6:2, “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo”.
La gente hoy en día anda por la vida afanada y cansada.
Y dígame si está pendiente de la subida o baja del dólar. O está pendiente de todo lo que las redes sociales hablan y dicen.
Por todo esto y más, el hombre necesita a alguien que lo ayude. Y pueda llevar sus cargas día a día.
La Palabra de DIOS dice:
“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11:28).
Y en la cita bíblica que leímos al principio nos recuerda y exhorta que sobrellevemos las cargas unos a otros.
Cuando entendemos esto y lo ponemos en práctica somos de bendición en las manos de Dios para los demás.
Experiencias personales profundas. Como la pérdida de un padre, el dolor de un aniversario de bodas después del divorcio, el nacimiento de un hijo sordo, llevar corriendo a un hijo a una sala de emergencia de un hospital… todas estas experiencias son demasiado pesadas para enfrentarlas solos.
Como parte del cuerpo de Cristo que es la Iglesia, los creyentes en Jesús pueden acompañar de una manera personal y profunda a los que sufren. Los lazos que unen a los hermanos en Cristo no dependen del tiempo que hace que se conozcan o lo que tengan en común. Más bien, hacemos lo que Pablo llama «[sobrellevar] los unos las cargas de los otros» (Gálatas 6:2). Con la fortaleza de Dios, escuchamos, empatizamos, ayudamos donde podamos y oramos.
Podemos buscar formas de «[hacer] el bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe» (vs. 10). Así, cumplimos la ley de Cristo (vs. 2): amar a Dios y a nuestro prójimo.
Que tengas un hermoso y bendecido día.

Julio Reyes
Pastor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí