Las escaleras, Juan Carlos Calderón

0
0
/ Freepik

Cada escalón que subes, por lento que parezca fortalece algo en tu vida, en el propósito, en la visión

Todos los líderes quieren en algún momento llegar a la cima del propósito de Dios para su vida. Sin embargo, la cima debe ser conquistada en primer lugar en su corazón, para luego verla en lo externo de sus circunstancias.
A veces las personas creen que pueden subir la cima corriendo o quizás conquistar el edificio del éxito subiendo por el ascensor. ¡La verdad es que no se puede!
Cada escalón que subes, por lento que parezca fortalece algo en tu vida, en el propósito, en la visión. Cada vez que avanzas por dentro del edificio hay una sensación de que en cualquier momento luego del sacrificio puedas ver esa gran azotea con vista panorámica.
Que tal si te dijera que “El Señor dirige los caminos del hombre cuando se complace en su modo de vida. Si el hombre cae, no se queda en el suelo porque el Señor lo sostiene de la mano” (Salmo 37:23-24. RVC), pero tristemente las personas creen que Dios trae atajos o elevadores, no te dice es mejor por este nuevo camino, ¡NO! Lo que Él hace es ordenar el sendero que trazó para que llegues.
Líder: quieras o no el camino que Dios endereza y dirige para ti es mejor que cualquier esfuerzo humano que estés haciendo para llegar donde Él mismo prometió.

Juan Carlos Calderón
Presidente Escuela de Liderazgo de Alto Impacto (ELAI)
@jccalderonn

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí