Home / Opinion / Plata pura, Eduardo Padrón

Plata pura, Eduardo Padrón

La palabra del justo es plata pura: depurada, sin escoria y sin doblez. Esa es la que vale

“La lengua del justo es plata pura, pero el corazón del malvado nada vale” (Proverbios 10:20).
Llama mi atención en todo este capítulo 10 de Proverbios, las frecuentes menciones de términos alusivos al habla. Son recurrentes expresiones como labios, hablar, lengua, palabras; junto con sus respectivas fuentes, efectos y consecuencias.
No queda tácito para el escritor inspirado la constante presencia de dos elementos básicos en la vida: el bien y el mal. Es el esquema simple (no simplista), binario (si queremos llamarlo así), que muestra que el lado complejo de las cosas es el nuestro. Dios no es tan complejo en su revelación como suponemos.
Por ejemplo, son dos los grupos en cuanto a la fe, los que creen y los que no creen.  Solo hay justos y pecadores. Dos son los caminos, dos son las puertas, dos son los estilos de vida y finalmente solo hay dos destinos eternos. Es igual en Proverbios 10 en relación a la lengua: una es la del justo la otra del impío.
Considero que el autor no intentaba resaltar los efectos (directos o indirectos) de la boca perversa. Sino exponer los quilates de la del justo. ¿Qué dice al respecto? Enseña que la boca del justo es fuente de vida (11). Que el hablar del sabio revela sabiduría (13, 31). Que el sabio sabe cuándo callar (13, 14, 19). Que las palabras del justo tienen un gran valor (20); y que el justo demuestra simpatía y buena voluntad al hablar (32).
¿Habrá duda de esto? Dos fuentes, dos resultados. Solo dos efectos. Lo que decimos y cómo lo decimos tarde o temprano revelará lo que somos. Pero la palabra del justo es plata pura: depurada, sin escoria y sin doblez. Esa es la que vale. ¿La tienes?

Eduardo Padrón
Pastor, comunicador y escritor
edupadron@gmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

¿Preocupado(a)?, Ramón Tovar

 Gota: “Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *