¿Por qué Dios escogió a Israel para que fuera su pueblo elegido?

0
16
Cuando Dios llamó a Abraham en Génesis 12, tenía en mente Apocalipsis 12 / Freepik

Sin duda el propósito más importante para la nación de Israel, es que Dios estaba estableciendo el linaje por el cual Jesús vendría

Cuando Dios llamó a Abraham en Génesis 12, tenía en mente Apocalipsis 12 / Freepik

Al otro lado del océano, en el Medio Oriente, se encuentra la nación de Israel. La nación en sí es aproximadamente del tamaño de Nueva Jersey, pero esta nación ha jugado y seguirá jugando un papel importante en la historia del mundo. En toda la Biblia, se hace referencia a los israelitas como el pueblo elegido de Dios. Si eres nuevo en la fe o incluso si no lo eres, quizás te preguntes ¿por qué Dios eligió a Israel como su pueblo elegido? Quiero decir, ¿qué tiene de especial Israel que lo diferencia de cualquier otra nación? El término en sí podría hacer que parezca como si Dios examinara todas las naciones de la tierra y dijera: esa es la que elegiré. No es exactamente así como sucedió, pero el hecho de que se les llame el pueblo elegido de Dios te obliga a preguntarte ¿por qué Dios eligió a Israel como su pueblo elegido? Espero que estas razones que comparto contigo te ayuden a comprender esto un poco mejor.

 

1. DIOS NO ELIGIÓ UNA NACIÓN; ELIGIÓ UN HOMBRE.
Muy a menudo, cuando piensas en Israel, piensas en términos de una nación de personas, que es lo que son ahora, pero no es lo que siempre fueron. Cuando lees el libro de Génesis una cosa que notarás es que no existe la nación de Israel, eso es porque no existió. Por un momento quiero que consideréis no una nación sino un hombre. El comienzo de la promesa de Dios a esta nación no comenzó cuando se convirtieron en nación, sino que comenzó con un solo hombre, Abraham.
El Señor había dicho a Abram: Ve de tu tierra, de tu pueblo y de la casa de tu padre a la tierra que te mostraré.

“Haré de ti una nación grande y te bendeciré;
engrandeceré tu nombre
y serás una bendición.

Bendeciré a los que os bendigan,
y a quienes os maldigan, maldeciré;
y en ti serán benditos todos los pueblos de la tierra”. – Génesis 12:1-3.

De esta promesa se ve que Dios no escogió una nación, sino que escogió a un hombre y a partir de este hombre edificó una nación. La razón por la que señalo esto es porque no es que Dios simplemente haya elegido a Israel al azar, sino que hizo de Israel una gran nación y que Dios hiciera esto fue el cumplimiento de una promesa que le hizo a Abraham. Esto no hace que Israel sea más especial; hace a Dios más especial porque cumple sus promesas. Cuando pienses en la nación de Israel, incluso en la misma tierra donde se asienta Israel, que sea un recordatorio de que cuando Dios dice algo, lo hará. Los israelitas fueron el pueblo elegido de Dios porque representan la fidelidad de Dios hacia Abraham y que él cumple su palabra.
Después de que Lot se separó de él, el Señor le dijo a Abram: “Mira a tu alrededor desde donde estás, al norte y al sur, al este y al oeste.  Toda la tierra que ves te la daré a ti y a tu descendencia para siempre”. . – Génesis 13:14-15.

2. DIOS NECESITABA UN GRUPO QUE REPRESENTARA SU CARÁCTER EN LA TIERRA.
Una de las razones por las que Dios eligió a Israel como su pueblo escogido es porque necesitaba a alguien que sostuviera sus normas en la tierra.
Entonces Moisés subió a Dios, y el Señor lo llamó desde el monte y le dijo: “Esto es lo que dirás a los descendientes de Jacob y lo que dirás al pueblo de Israel: ‘Vosotros mismos habéis visto lo que  yo hice con Egipto, y cómo os llevé sobre alas de águila y os traje a mí.  Ahora bien, si me obedecéis plenamente y guardáis mi pacto, seréis mi posesión más preciada entre todas las naciones. Aunque toda la tierra sea mía, vosotros seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa’. Estas son las palabras que les dirás a los israelitas”. – Éxodo 19:3-6.
Uno de los propósitos de Dios para Israel era que fueran un pueblo que le obedecería y guardaría sus pactos. Al hacer esto serían los representantes de Dios en la tierra. Israel sería un modelo de la manera de vivir de Dios para las naciones que los rodean. Si nos fijamos en el pacto que se hizo, fue un pacto condicional. Si decidieran abandonar las leyes de Dios y caminar en desobediencia, lo que a menudo hacían, perderían muchas de las bendiciones y privilegios que Dios les ofrecía. Sin embargo, el objetivo seguía siendo que el deseo de Dios sería que esta nación fuera una nación santa y apartada para su propósito.

3. DIOS NECESITABA QUE CRISTO VINIERA A TRAVÉS DE UN LINAJE Y CUMPLIERA LA PROFECÍA DEL GÉNESIS.
El último punto, para responder a la pregunta de por qué Dios eligió a Israel, y sin duda el propósito más importante para la nación de Israel, es que Dios estaba estableciendo el linaje por el cual Jesús vendría. Este es realmente el quid de la razón por la que Dios eligió a Israel como su pueblo elegido. La venida de Jesús cumplió una importante promesa que Dios le hizo a Abraham y de la que todos los que viven, vivirán o han vivido en este planeta pueden beneficiarse.

“…y en ti serán benditos todos los pueblos de la tierra”. – Génesis 12:3.

¿Cómo es posible que una pequeña nación no mucho más grande que Nueva Jersey pueda bendecir a todos los pueblos de la Tierra? Esa razón es porque desde el linaje de Abraham llegamos al Mesías, Jesús. Es en Jesús que esta promesa se cumple. Es gracias a Jesús que la oferta de salvación fluye a cada persona y a todos los pueblos sobre la faz de la tierra.
Si avanzamos rápidamente hasta el libro de Apocalipsis, hay una escena en la que Juan ve a la gente reunida alrededor del trono. Note lo que dice Juan:
“Después de esto miré, y había delante de mí una gran multitud, que nadie podía contar, de toda nación, tribu, pueblo y lengua, de pie delante del trono y delante del Cordero. Llevaban túnicas blancas y sostenían ramas de palma en las manos”. – Apocalipsis 12:9
Cuando Dios llamó a Abraham en Génesis 12, tenía en mente Apocalipsis 12. No sólo tenía en mente una nación, tenía en mente todas las naciones del mundo. Eligió a Abraham, construyó una nación a partir de él, lo que cierra la brecha con Jesús. En Jesús, vemos el cumplimiento de esta promesa en Génesis y entendemos el resultado de esta promesa en el Apocalipsis. Note que personas de cada nación, cada tribu, cada idioma, cada pueblo un día se reunirán alrededor del trono y adorarán al cordero. Creo que es seguro decir que este es un ejemplo de cómo todas las personas en la tierra fueron bendecidas a través de la simiente de Abraham.

DE PROMESA EN PROMESA, DE PACTO EN PACTO.
Quiero tomarme un momento para hacer un paralelo entre la promesa que Dios le hizo a Israel y la promesa que Dios nos hace a usted y a mí como creyentes.
“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, posesión especial de Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.  En otro tiempo no erais pueblo, pero ahora sois pueblo de Dios; Antes no habíais recibido misericordia, pero ahora la habéis recibido”. – 1ª Pedro 2:9-10.
Dichosamente, la promesa de Dios no se limitó a la nación de Israel. Su fidelidad para guardar su Palabra no sólo es cierta para Israel, sino también para usted. Si has puesto tu confianza en Cristo como salvador, entonces ahora eres posesión especial de Dios. Has sido llamado a salir de las tinieblas y Dios te ha salvado para que puedas ser una luz que señale a la gente hacia Jesús. Al igual que Israel, alguna vez no éramos un pueblo, pero ahora somos el pueblo de Dios. Ahora es nuestra responsabilidad defender el estándar de Dios en la tierra. Lo hermoso es que esta promesa, como la que Dios le hizo a Abraham, perdurará para siempre. Que no sólo la nación de Israel sea un recordatorio, sino que la cruz del Calvario sea un recordatorio para siempre de que Dios es fiel y que cumple su Palabra. Lo que ha dicho lo hará.
¿Por qué Dios eligió a Israel como su pueblo escogido? En última instancia, la cruz del Calvario y Jesús muriendo en ella es la razón, y es por esa misma cruz, por la que Dios te eligió para ser su posesión especial.

Clarence L. Haynes Jr.
Orador, maestro de Biblia, escritor y cofundador de The Bible Study Club
www.christianheadlines.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí