¿Por qué necesitamos un avivamiento en nuestros países? Candy de Maa

0
4
Dios te da la capacidad sobrenatural de poder escuchar su voz / Freepik

En esos tipos de visitaciones, la gente desea arrepentirse y experimentan encuentros con Dios, que les cambia la vida

Habrás escuchado y seguro orado, por un avivamiento en tu país. Y, es porque, ¡lo necesitamos!
Cuando hablamos de avivamiento, nos referimos a un mover del Espíritu Santo muy especial que ocurre a nivel corporativo. Por supuesto, creemos que el poder de Dios se manifiesta por la fe con salvación, sanidad, milagros y maravillas; como aseguró Jesús que ocurriría.
“Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; 18 tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán” (Marcos 16:17-18).
Señales que, gracias a Dios, muchos vemos regularmente operar por la manifestación del Espíritu Santo en nuestro medio. Pero, también he experimentado avivamientos cuando el mover de Dios es visible en muchas más personas a la vez, en las multitudes, podemos decir.
En esos tipos de visitaciones, la gente desea arrepentirse y experimentan encuentros con Dios, que les cambia la vida. Los ya cristianos sienten a Dios y ven obrar a Dios a otro nivel, con una manifestación visible y tangible en sus vidas y a su alrededor, produciendo un refrigerio espiritual.
Se levanta la expectación corporativa de lo que Dios va a hacer y hay una consagración a otro nivel para servir a Dios, con el deseo que más gente experimente también la presencia y poder divino en sus vidas.
Eso fue lo que pasó con Jesús, cuando las multitudes tenían hambre de Dios y le seguían. Lo mismo ocurrió con sus discípulos después de Pentecostés.
¿Qué transformación vemos como fruto de un avivamiento?
1. La gente se arrepiente, decide servir al Dios verdadero, y cambian sus vidas.
“Y muchos de los que habían creído venían, confesando y dando cuenta de sus hechos” (Hechos 19:18).

2. La gente deja de servir a otros dioses y de operar en el mundo de lo oculto.
“Asimismo muchos de los que habían practicado la magia trajeron los libros y los quemaron delante de todos; y hecha la cuenta de su precio, hallaron que era cincuenta mil piezas de plata” (Hechos 19:18-19).

3. La gente cambia su manera de obrar, para hacerlo con amor y justicia.
“Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado” (Lucas 19:8).
Dios transforma a las personas en árboles de justicia, que comienzan a dar fruto de justicia.

4. Las familias son transformadas.
Cambian sus relaciones. 

  5. La gente cambia de dentro para afuera y la sociedad es transformada.
¡Un avivamiento, con mentalidad de Reino, transformará nuestras naciones!

Candy de Maa
Profeta, autora y conferencista

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí