Home / Opinion / Primeros principios de la economía bíblica (5 y 6), Vladimir Martínez

Primeros principios de la economía bíblica (5 y 6), Vladimir Martínez

/ Freepik

5. Afirmamos que amor es el cumplimiento de la ley de Dios con relación a otros (Romanos 13:10); que siempre requiere obediencia a los Diez Mandamientos (Romanos 13:8-10); que amar al prójimo es la mejor manera de prevenir la injusticia; y que involucra tanto disciplina propia y la de otros, y la entrega voluntaria y sacrificial de uno mismo y de la propiedad de uno para el beneficio de otros (Juan 3:16; 1ª Juan 3:16; Gálatas 2:20).
Negamos que el amor permita alguna vez una violación de los Diez Mandamientos (1ª Corintios 13:6; Romanos 13:8-10); que el amor pueda ser forzado; y que los sacrificios hechos nada más por obligación, sin intención caritativa, demuestren amor (2ª Corintios 8:12; 9:7).

RIQUEZA Y POBREZA
6. Afirmamos que la Biblia hace referencia a tres categorías económicas de personas: el “rico” (plousios), quienes son capaces de sostener totalmente sus estilos de vida por razón de sus inversiones en bienes de capital y en el trabajo de otros; los “pobres” (ptochos), o “carentes” (endees – Hechos 4:24, la única vez que sucede la palabra en el Nuevo Testamento), a quien le faltan los bienes materiales necesarios para sustentar la vida (alimentos, vestido, y cualquiera que sea el albergue necesario para protegerse de los elementos – 1ª Timoteo 6:8; Proverbios 30:8, 9) independientemente de los dones de caridad, y quien también carece de los medios para producir esos bienes para sí mismo (los ptochos a menudo son también los débiles o vulnerables [asthenes]; y todos aquellos que se hallan entre ambas categorías, quienes deben trabajar para mantenerse a sí mismos (penes).
Negamos que aquellos que posean los medios para su propio sustento y la libertad de usarlos sean “pobres” en un sentido bíblico; que los materialmente ricos sean condenados en la Escritura meramente porque sean ricos; y que aquellos que deben trabajar para sostenerse a sí mismos sean materialmente “ricos” en el sentido bíblico.

Vladimir Martínez
Pastor, ingeniero estructural y politólogo

About Verdad y Vida

Check Also

Primeros principios de la economía bíblica (37 y 38), Vladimir Martínez

37.Afirmamos que los receptores apropiados del dar caritativo son aquellos que son incapaces de proveer …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *