Home / Opinion / Reflexiones sociales acerca de la política, Miguel Ángel León R.

Reflexiones sociales acerca de la política, Miguel Ángel León R.

Nuestra forma de hacer política está viciada desde sus raíces, independientemente de que sean ideologías de derecha o izquierda

/ Freepik

Cuando tú te equivocas, pierdes tu dinero. Tú eres responsable de lo que pasó, pero cuando un político se equivoca pierden los contribuyentes, pero el político nunca asume la responsabilidad de lo que pasó.
Es igual a darle tu dinero al político para que juegue en el casino, si gana se lo roba y si pierde es mala suerte, el contribuyente pierde en todos los casos.
Los políticos se han convertido en una plaga social a nivel mundial, son el eslabón entre las élites y los ciudadanos, que hace posible que unos pocos ganen mucho, mientras que la mayoría lo pierde todo.
La política se ha convertido en una camisa de fuerza, que inmoviliza las mejores intenciones de los que incursionan en el mundo político, limitando por completo el potencial que tienen de hacer el bien a la sociedad que deberían servir, en vez de servirse de ella.
Esto es un problema sistémico, no de individuos. No puede ser reparado ni emparchado, debe ser reemplazado, de otra forma ocurrirá de manera recurrente lo que dijo Jesucristo:
“No le colocas un parche nuevo a un vestido viejo, ni echas vino nuevo en un odre viejo”, porque el resultado será el mismo en ambos casos; tanto el vestido viejo como el odre viejo se romperán y se perderá todo.
En ambos casos se requiere un reemplazo, un vestido nuevo y un odre nuevo. “El vino nuevo se echa en un odre nuevo”, y aunque estoy consciente de que esta escritura se refiere a los individuos, también aplica a los sistemas agotados que son como un odre viejo.
Nuestra forma de hacer política está viciada desde sus raíces, independientemente de que sean ideologías de derecha o izquierda, ambas nos llevan a los mismos resultados por caminos diferentes.
Una le abre la puerta a la otra en un círculo vicioso interminable, que atrapa a la sociedad en un bucle de tiempo, dónde solo una minoría se beneficia en detrimento del resto de la humanidad.
Veremos un cambio de protagonistas, pero no del sistema, que nos conducirá a repetir la historia con algunas variables de forma continua, a menos, claro, que reemplacemos el sistema político actual.
No tengo una respuesta concreta de cuál es el mejor sistema que debemos adoptar ahora, pero si sé cuál debe ser su punto de partida, para asegurar su éxito en el tiempo.
Debe surgir del amor y no del interés, cuando el amor es la fuerza motivante de la conducta humana en vez del dinero, el bien será una moneda de cambio común a todos, a la que todos accederán libremente.
“Cuándo el poder del amor sea mayor que el amor por el poder, empezaremos a disfrutar de una verdadera transformación social” en la que todos los sistemas que implementemos perseguirán el bien para las mayorías.

Miguel Ángel León R.
Apóstol, psicólogo y escritor

About Verdad y Vida

Check Also

¿Reaccionamos cómo hijos de Dios delante de la ofensa?, Julio Reyes

El Señor desea que pases por alto la ofensa, si alguien te insulta que no …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.