Home / Opinion / ¡Sácame de la cárcel, mamá!, Harold Paredes Olivo

¡Sácame de la cárcel, mamá!, Harold Paredes Olivo

Debemos concientizarnos que la familia es una comunidad de paz que debe estar constituida y fundamentada en DIOS

/ Freepik

Permítanme escribir sobre un hecho que conocí de primera mano, hace unos meses atrás Sarah una mujer trabajadora nos hacía unas arepas en leña, la mañana estaba muy fresca, el olor de la leña y el aroma del café un poema único al amanecer; compartíamos la Palabra de DIOS, y al instante llegó el testimonio de su hijo en la cárcel, ella decía: “yo sé que mi SEÑOR le dará la libertad”. Sarah contenta salió de prisa y nos dijo: “ya les muestro la carta que mi amado hijo me escribió”. La carta llegó a mis manos como el tesoro más preciado de Sarah, una madre luchadora. Por favor, les pido que la lean con un corazón abierto.
La carta inicia con la fecha en la parte superior derecha de la hoja blanca, después se observa una expresión contundente: SIEMPRE SERÁS ÚNICA MADRE (y le siguen tres puntos suspensivos). En la parte superior izquierda un corazón dibujado entre dos palabras “Te y Mamá”, posteriormente dice: “Para Mi Madre Con Mucho Amor, De Su Hijo Joseph”.
Aquí el corazón de un hijo que grita por amor.
¡Hola Mamá! ¿Cómo estás? DIOS te bendiga. ¿Bendición? Mamá, cómo extraño estar con mis hermanos en la casa, te quiero Mamá. En este lugar me doy cuenta que estar sin ti es lo peor que me pudo haber pasado; Mamá, tú me haces mucha falta, Mamá en estas pocas palabras aprovecho para pedirte PERDÓN, por no haber escuchado tus consejos, Mamá de corazón te pido PERDÓN, y siempre te pediré que me perdones, y le ruego a mi DIOS que me ayude a cambiar mi manera de ser, que saque lo que no le agrade de mi mente y mi corazón. ¿Sabes? Yo a usted la quiero mucho, sabes que el amor de Madre es UNO SOLO, y el tuyo es ÚNICO MAMÁ. ¿Sabes? También estoy en este lugar por palabra de DIOS, en Jeremías 2.19, dice:
“Tu maldad te castigará, y tus rebeldías te condenarán; sabe, pues, y ve cuán malo y amargo es el haber dejado tú a Jehová tu Dios, y faltar mi temor en ti, dice el Señor, Jehová de los ejércitos”. Mamá esto me lo dice, y me lo dijo DIOS, que por mi rebeldía es que yo estoy aquí, en este lugar, pagando un cuadrante. ¿Sabes? “Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de DIOS que tiene misericordia” (Romanos 9:16). Siempre le pido a DIOS que nunca aparte su misericordia de mí, esto te lo escribo hoy jueves; por cierto, en la vigilia, estaba predicando una hermana, leyó esta palabra y me quebrantó mucho, y más cuando compartió el mensaje que DIOS puso en ella. ¡Ah! Nos predicó que nos faltaban nuestras Madres por no escuchar sus consejos.
Por mi desobediencia y mi rebeldía estoy pasando por algo que jamás me pasó por mi mente; pero, espero que esto sea como una enseñanza. Te amo Madre.

Esa mañana de diciembre pude leer esta carta, confieso que me conmovió, fue como un tsunami que aumenta la fe a cualquiera y motiva a no desmayar en la predicación de la Verdad. “Nuestro SEÑOR JESUCRISTO es el camino, la realidad y la vida”. Así lo dijo Wathcman Nee en una de sus enseñanzas.
En el libro La Fe Cristiana Normal, se recoge lo que enseñó Nee, él dijo: “Ningún otro fundador de alguna religión es lo suficientemente grandioso para sostener estas tres cosas: el camino, la realidad y la vida. Todas las experiencias del hombre están incluidas en estas tres cosas. Cuando uno hace algo, siempre tiene que decidir si vale la pena o no hacerlo. Esta consideración equivale a la realidad. Después de tomar la decisión, tiene que hallar un camino. Y después del camino, debe tener el poder. Cuando se decida llevar a cabo algo, siempre tiene que pasar por estos tres pasos: EL CAMINO, LA VERDAD (REALIDAD) y LA VIDA.
Sarah y Joseph son inseparables. Ella relató que meses antes tuvo un sueño donde se le daba una advertencia para que su hijo no terminara en la cárcel; sin embargo, Joseph no escuchó, en sí, no visualizó la realidad, y, por ende, tomó el camino equivocado y la vida que ahora vive no es nada agradable. Joseph tuvo la gran oportunidad al recibir un mensaje del ESPÍRITU SANTO, pero usó el poder (su vida) para unirse a las personas que Satanás manipuló para su desgracia. Existe un dicho popular que dice: “Dime con quien andas, y te dire quién eres”. Muchas veces debemos pasar por situaciones fuertes para recapacitar, qué bueno que Joseph lo vivió, se observa en la carta.
En el Salmo 119:71-72 podemos leer una extraordinaria reflexión del rey David, él dijo: “Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos. Mejor me es la ley de tu boca que millares de oro y plata”. Es necesario ser humillado para comprender que las cosas no son como las estás pensando o haciendo.
Por favor, ten cuidado papá, mamá, hijo e hija. DIOS nos está hablando a través de Sarah y Joseph. No podemos olvidar lo que nos enseña Joseph en su manifestación de amor hacia su madre: “Yo a usted la quiero mucho, … amor de Madre es UNO SOLO, y el tuyo es ÚNICO MAMÁ. ¿Sabes? También estoy en este lugar por palabra de DIOS, en Jeremías 2:19, dice: “Tu maldad te castigará, y tus rebeldías te condenarán; sabe, pues, y ve cuán malo y amargo es el haber dejado tú a Jehová tu Dios, y faltar mi temor en ti, dice el Señor, Jehová de los ejércitos”.
Una noticia del año 2016 hizo que me formulara varias interrogantes, la nota describe que en Venezuela morían asesinados dos menores de edad por día; el total de homicidios llegó a 28.479, siendo el 76 % menores de 35 años (Fuente OVV). La primera pregunta es, ¿quién falló en casa? En La Biblia existen principios que jamás debemos romper porque las consecuencias serán terroríficas. La Verdad dice: “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (Efesios 6:1-4).
Otras interrogantes, ¿con quién pasan más tiempo tus hijos? ¿A qué le dedican más tiempo? ¿Tienes buenas y largas conversaciones con tus hijos? ¿Hablas con tu esposa de su educación y de la disciplina? Con su permiso hago estas dos últimas preguntas: ¿Gritas frecuentemente o hablas con voz agradable a tus hijos? ¿Normalmente visitas la escuela, el liceo o te informas de cómo va en la universidad? Mi esposa siempre comenta: “Harold, me gustaría ver por un huequito a…”.
A mi también me gustaría ver a los padres en sus casas, a los docentes de sus hijos, a los abuelos consentidores y pare usted de contar. Lo que sí es cierto, es que los ojos de DIOS sí nos ven todo el tiempo. Muchos decimos me voy a comer esta luz roja porque nadie me está viendo, pero DIOS sí nos ve. Y no por un huequito.
Es mejor una exhortación a tiempo, que un dolor intenso por no actuar en el momento oportuno. En los talleres que dictamos mi esposa y yo sobre comunicación asertiva familiar, de padres emocionales a hijos objetivos y una familia sin gritos, hemos escuchado frases como: “mi papá dice que no sirvo para nada, que soy homosexual, mis padres no hablan conmigo, entre otras que no puedo mencionar”. Los padres y los hijos necesitan mejorar su comunicación, por allí, se puede empezar para evitar fatalidades.
Indiscutiblemente, Sarah y Joseph es una de las tantas historias que se repiten cada semana en mi país, y quizás en el suyo también. Estoy convencido que esto puede cambiar, ¿qué se puede transformar? Se preguntaría usted; yo estoy convencido que juntos podríamos cambiar para mejor la historia de las familias de Venezuela y de otras naciones. Mientras las naciones se alejan de nuestro ABBA PADRE, abrazando culturas erradas y paganas, se leerán de tristes hechos en los diarios de los países.
La familia es la célula fundamental de la sociedad, para mí una definición simple.  Es necesario corregir conceptos que suenan bonitos; pero no están en el principio eterno, el fundamento de los pueblos, ciudades o naciones es DIOS. Por ello, debemos concientizarnos que la familia es una comunidad de paz que debe estar constituida y fundamentada en DIOS, centrada en practicar justicia y obedecer La Verdad. Una verdadera comunidad de paz tendrá un objetivo firme: sembrar justicia, tener misericordia de su prójimo y vivir en plena humildad ante su PADRE ETERNO.
Lo extraordinario es que Joseph como hijo restaurado escribió desde lo más profundo de su corazón, sus palabras son genuinas, salieron del amor de un hijo por su madre. Por cierto, en la carta usted puede contar cuántas veces se refiere a su madre Sarah, para mí fue como escuchar: “¡Sácame de la cárcel, mamá!, ¡quiero estar contigo!”.
Concluyo con lo expresado por Joseph. Cada letra lleva un mensaje para los hijos e hijas. Él escribió “Mamá como extraño estar con mis hermanos en la casa, te quiero mamá. En este lugar me doy cuenta que estar sin ti es lo peor que me pudo haber pasado; mamá, tú me haces mucha falta, mamá en estas pocas palabras aprovecho para pedirte PERDÓN, por no haber escuchado tus consejos…”.
Hecho está: “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige” (Proverbios 13:24).

Pensamiento Final: Un hijo instruido a tiempo jamás será enamorado por los sedientos de maldad.

Harold Paredes Olivo
Pastor, comunicador y autor
[email protected]

About Verdad y Vida

Check Also

“Cree más y preocúpate menos”, Julio Reyes

La preocupación en nada ayuda, solo agrava más la situación. Debes preocuparte, sino ir al …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.