Visión de “los tres golpes”

1
27
Gráfica tomada del libro “Memorias de una nación en guerra”, de José Ángel Hernández
Gráfica tomada del libro “Memorias de una nación en guerra”, de José Ángel Hernández

“Dios me puso en un púlpito, en un lugar que se encontraba lleno de ministros, aquel lugar era de platabanda muy bien hecha.
Estando parado en ese lugar, comencé a decir: ‘Siervos de Dios, ministros del Altar, Jehová ha dicho que nos ha pesado y nos ha hallado faltos; y que volvamos a Él en arrepentimiento y conversión de nuevo’…
Mientras hablaba estas cosas, los ministros conversaban los unos con los otros, sin prestar atención a mis palabras; además de esto, vi que se encontraban bien vestidos, bien trajeados y yo les decía: ¡Busquemos a Jehová, porque las cosas que vienen sobre este país, son muy terribles y Él nos está entregando en nuestras manos a Venezuela!, pero ellos no me escuchaban… Yo hablaba y hablaba hasta gritar, llegando a angustiarme porque ellos ni siquiera volteaban hacía donde me encontraba; no había interés en escucharme.
De repente sobre aquel techo, se escuchó un gran estruendo, semejante al de una bola de hierro impactando el techo del recinto donde estaban reunidos, causando este impacto una grieta mínima en la platabanda que iba de extremo a extremo. Ocurrido esto, levanté mi mano derecha y les dije: ¡Miren la primera señal de Jehová! Si ustedes no escuchan la voz de Dios, ¿cuántas cosas más podrán ver? Pero si oyen la voz de Dios, entonces, sabrán que Dios está hablando
Entiendan que no es el hombre, es Jehová quien está hablando; pero la condición de ellos seguía igual. Con mucho quebranto les preguntaba: ‘¿Por qué no me escuchan? ¿Por qué no creen? ¿Qué es lo que pasa? ¿Por qué no creen? ¿Qué es lo que pasa? La garganta me duele ya de tanto gritarles. Quiero decirles, que Jehová ha dicho que le busquemos porque sobre esta nación vienen cosas terribles’.
De nuevo aquel techo es golpeado por esa bola invisible, como de hierro, haciéndose mucho más grande la grieta, y levantando una vez más mi mano les dije: ¡Miren que Jehová está mostrando su gloria; si ustedes no hacen caso a la voz de Dios! ¡Ay de este país!, ¡Ay de nosotros!, ¡Ay de nuestros hijos!, ¡Ay de nuestras esposas!, ¡Ay de nuestras iglesias!
Pero, aun así, tampoco me prestaron atención, porque los ministros continuaban conversando los unos con los otros como si no estuviesen oyendo a nadie. Yo continué haciendo mi llamado, al punto de gritar hasta que no dio más mi garganta; cuando pensaba pronunciar mi último grito, se oyó otro grito distinto al mío; era un grito de mujer que retumbaba en aquel salón: ‘¡Ay!’. Era semejante al de la mujer cuando está dando a luz.
Y después de ese grito, se oye un tercer estruendo, que cayó sobre el techo haciéndolo desplomarse todo, cayendo sobre los ministros que estaban en el auditorio, y allí se despertaron todos y todos salían corriendo, unos se tiraban al piso, otros buscaban meterse en las habitaciones de aquel lugar y uno de ellos salió corriendo y se paró en el centro de aquel lugar y comenzó a señalar y a decir no puede ser que este techo se esté cayendo, estaba bien construido, no puede ser”. (Fin de la cita).

Debo decirles que después de mucha oración y una investigación profunda en internet, logré encontrar el audio original donde el Rvdo. Ángel Ramón Hernández, quien pastoreó la Iglesia Misionera Evangélica de La Sierra, ubicada en el municipio Petit, Cabure, estado Falcón, el Señor le dio la revelación de “Los tres golpes” en 1988.
Es increíble como ha transcurrido el tiempo, ya han pasado 36 años y todavía hay mucho pueblo del Señor esperando el cumplimiento del tercer golpe; y en mi opinión la razón es muy sencilla, y es porque la gran mayoría de todos los escritos y opiniones han interpretado que los tres golpe se refiere al sistema político que gobierna Venezuela en la actualidad; y se considera que el primer y el segundo golpe sobre la platabanda, se relacionan específicamente con el 4 de febrero y al 27 de noviembre del año 1992, respectivamente; sin embargo, luego hubo un cambio en la interpretación que se le dio para situarlo entre el 11 y 14 abril de 2002.
En esta oportunidad, quiero dejar constancia en este artículo, con temor delante del Señor, que respeto profundamente la larga trayectoria ministerial nacional e internacional del Rvdo. Hernández y de todos aquellos ministros y hermanos que han escrito sosteniendo esta misma interpretación.
Mi único propósito es que después de años investigando las muy variadas y múltiples profecías sobre Venezuela y en el entendido que este es un año en el cual algunos analistas políticos han dado variados calificativos tales como:
** “El año 2024 es un año decisivo.
** “El año 2024 es un año incierto.
** “El año 2024 es un año de muchas incógnitas.
** “El año 2024 es el año en que se define el futuro de Venezuela.
** “Aquí se está moviendo algo profundo en el pueblo de Venezuela.
Me vi motivado a investigar de forma más profunda esta revelación que tuvo el Rvdo. Ángel Ramón Hernández, y que fue detallada por él mismo y grabada mediante un video en un clamor nacional que se hizo por Venezuela, en la “Iglesia Retorno de Cristo” pastoreada por el Rvdo. Benito Castellano, en la ciudad de San Cristóbal, estado Táchira, celebrado en el mes de Octubre de 1993, siendo coordinado por el pastor Juan Manzanillo.
Adicionalmente revisé con profundidad el folleto de Realidad Profética de Venezuela 1963-1992 y la profecía de febrero de 2018 recibida por un pastor en la ciudad Coro y llegué a la conclusión que la revelación de “Los tres golpes”, en mi opinión no está relacionada con el sistema político venezolano de la actualidad.

Cuál es el argumento en el que me baso para afirmar esto, analicemos paso a paso la revelación:
1.- Dios me puso en un púlpito, en un lugar que se encontraba lleno de ministros, la experiencia tiene ver con ministros de cualquier denominación, organización e iglesias independientes, en otras palabras, con la Iglesia Evangélica venezolana.
2.- Jehová ha dicho que nos ha pesado y nos ha hallado faltos; y que volvamos a Él en arrepentimiento y conversión de nuevo. En Daniel 5:27, Jehová pesó en balanza al rey Belsasar y fue hallado falto y le dio una sentencia lapidaria: “Tú reino ha sido roto, y dado a los medos y persas”.
3.- Los ministros conversaban los unos con los otros, sin prestar atención a mis palabras, no había interés en escucharme ¿Por qué no me escuchan? ¿Por qué no creen? ¿Qué es lo que pasa? ¿Por qué no creen? ¿Qué es lo que pasa? Los ministros continuaban conversando los unos con los otros como si no estuviesen oyendo a nadie.
4.- De repente sobre aquel techo, se escuchó un gran estruendo, semejante al de una bola de hierro impactando el techo del recinto donde estaban reunidos. De nuevo aquel techo es golpeado por esa bola invisible, como de hierro, haciéndose mucho más grande la grieta, se oye un tercer estruendo, que cayó sobre el techo haciéndolo desplomarse todo, cayendo sobre los ministros que estaban en el auditorio, y allí se despertaron todos y todos salían corriendo, unos se tiraban al piso, otros buscaban meterse en las habitaciones de aquel lugar y uno de ellos salió corriendo y se paró en el centro de aquel lugar y comenzó a señalar y a decir no puede ser que este techo se esté cayendo, estaba bien construido, no puede ser.
Como podemos evidenciar en esa revelación no hay ninguna mención sobre líderes o el sistema político venezolano. La revelación que entiendo tiene que ver directamente con el cuerpo ministerial de la Iglesia del Señor Jesucristo en Venezuela, el mensaje es muy claro y determinante, todos los ministros estaban conversando, distraídos, indiferentes, apáticos, sordos y desobedientes a la voz del pastor Ángel Ramón Hernández quien les hablaba de parte del Señor.
Pero todo el esfuerzo fue inútil hasta que vino el tercer golpe sobre la platabanda y cayó sobre todos los ministros que estaban allí reunidos, ya no hubo oportunidad para el remordimiento ni para el arrepentimiento, es decir Jehová dio el pago y la plataforma se desplomó sobre todos los ministros.
Han pasado 31 años de esa revelación (1988) y nos toca a nosotros mismos, examinarnos y evaluar la condición de la iglesia de Venezuela hasta nuestros días y determinar si se ha cumplido o está por cumplirse ese estado en que se encontraban todos los ministros cuando fue dada esa revelación, en opinión de quien suscribe, esto tiene que ver claramente y sin lugar a dudas, con la tibieza del cuerpo ministerial de la iglesia y no del pueblo o el rebaño (Apocalipsis 3:14-16).
Espero en el Señor que cada ministro o hermano en la fe que tenga la oportunidad de leer y analizar este artículo, pueda valorar que la situación política de Venezuela, está determinada por las revelaciones relacionadas con el “Futuro político de Venezuela”, “Ay, ay, ay pobrecita Venezuela”, “Se avecinan tiempos difíciles para Venezuela”, “El llanto de la danta” y “Un examen histórico para Venezuela”.

Orlando Anzola
Ministro del Evangelio

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí