“Cadáveres por todas partes”: Saqueo de iglesias y destrucción de infraestructuras en el caos que atraviesa Sudán

0
9
Imagen referencial del conflicto en Sudán

Según los informes, las iglesias se encuentran entre los lugares que están siendo saqueados y atacados, están invadiendo lugares de culto y bienes cristianos

Imagen referencial del conflicto en Sudán

(Faithwire).-

JARTUM.- Un misionero cristiano reveló recientemente algunas de las terribles condiciones sobre el terreno en el Sudán devastado por la guerra, compartiendo cómo las terribles circunstancias son insoportables y mortales.
Kafeel Amani, cuyo nombre ha sido modificado para su protección, declaró a Christian Headlines que “la vida es extremadamente terrible” para quienes se encuentran en una nación en guerra.
“No hay estabilidad, ya que los disparos y las explosiones están a la orden del día. La gente vive con miedo y sin esperanza. La vida carece de sentido, ya que el valor de los seres humanos se reduce a la nada”.
La gente ha estado huyendo de Sudán a medida que las batallas se recrudecían y la vida se hacía insostenible. La “catastrófica” situación sigue empeorando, y la energía, el agua y los alimentos se evaporan. La crisis actual en Sudán ha provocado lo que Reuters llamó un “colapso de la ley y el orden”.
Es el resultado de las batallas entre una fuerza paramilitar llamada Fuerzas de Apoyo Rápido y el ejército de Sudán, un enfrentamiento que comenzó el 15 de abril y ya ha entrado en su sexta semana.
Amami contó a Christian Headlines las trágicas y horribles historias que está escuchando.
“He estado escuchando historias de desplazamientos masivos, destrucción y violaciones de personas que no pueden abandonar la zona de guerra simplemente porque no hay medios de transporte o porque es imposible viajar”, afirmó.
El misionero afirmó que los combates han obligado a cientos de miles de personas a huir de Sudán y dirigirse a Sudán del Sur, Chad, Egipto y Etiopía con la esperanza de escapar del caos, según Christian Headlines.
Algunas estimaciones sitúan la cifra total de desplazados muy por encima del millón.
“Se ven cadáveres por todas partes, incluso en las calles. Los hospitales están fuera de servicio, y muchos de ellos se han convertido en bases militares”, dijo Amani. “El aeropuerto internacional de Jartum sigue fuera de servicio después de que fuera atacado durante los primeros días de la guerra”.
Según los informes, las iglesias se encuentran entre los lugares que están siendo saqueados y atacados. Al parecer, las Fuerzas de Apoyo Rápido están invadiendo lugares de culto y bienes cristianos.
Amani pidió oraciones para poder evacuar a su familia de Sudán, ya que tiene hermanos atrapados allí y también familiares que han huido a Kenia y necesitan ayuda.
Pero también pidió oraciones para poder llegar a los corazones y las mentes de muchas personas que están sufriendo.
“Oren por mí para que siga trabajando duro para ayudar a quienes son perseguidos por su fe”, dijo. “Oren para que muchas vidas sean transformadas y salvadas a través de este ministerio”.
Sudán es la décima nación más difícil para vivir para los cristianos, según la “Lista de Vigilancia Mundial” de Open Doors. Con sólo 2 millones de creyentes dentro de sus fronteras, los cristianos representan apenas el 4,3 % de la población.
Open Doors señaló que ha habido “avances positivos” hacia la libertad religiosa en los últimos años, pero que la persecución cristiana sigue siendo alta y la guerra en curso dentro del país, que ha aumentado desde 2021, podría alimentar aún más esa dinámica.
“La toma del poder se produjo tras una escalada de hostilidades entre los islamistas conservadores que quieren un gobierno militar y los que derrocaron a Omar al Bashir en abril de 2019”, explican desde Puertas Abiertas. “El derrocamiento de al Bashir dio lugar a un gobierno de transición, con el poder compartido entre los líderes militares y civiles”.
Ante la incertidumbre, algunos temen que pueda volver la pena de muerte por abandonar el islam -vencida en 2020-, entre otros horrores.
Según Reuters, la crisis actual comenzó por disputas sobre los planes para integrar las Fuerzas de Apoyo Rápido en el Ejército sudanés, y la cadena de mando que seguiría.
El general Abdel-Fattah Burhan, que dirige el ejército sudanés, y el general Mohammed Hamdan Dagalo, de las Fuerzas de Apoyo Rápido, buscan lo que AP denominó “legitimidad internacional”. Tras unirse para tomar el poder en 2021 después de la destitución del exlíder sudanés al-Bashir, sus actuales desavenencias están poniendo en entredicho las esperanzas de una transición democrática en Sudán.
La AP informó el mes pasado que los EE. UU. y otras naciones evacuaron a diplomáticos y personal a medida que se intensificaba el caos. Ora por Sudán, los refugiados y los países vecinos que se enfrentan al caos.◄

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí