Yo conozco a uno, Juan Carlos Calderón

0
4
/ Freepik

José volvió a hacer lo correcto y no fue recompensado, pero en Dios nada queda al azar, fue ahí donde el copero dijo al Faraón: YO CONOZCO A UNO

Mucho se ha dicho sobre José el tan conocido soñador del que nos habla la Biblia, y que relata las peripecias de un joven que fue de una cisterna al palacio, mediante una palabra dada por Dios a través de sueños.
Parece irrelevante, pero mi atención se centra, cuando leo la historia, en un aspecto que marca un antes y un después en el proceso de transición de la vida del joven hebreo -pues era un joven cuando le fue revelado su propósito y ya era un adulto cuando lo alcanzó-, y es la escena en la cual está en la cárcel, por no haber querido acostarse con la esposa de su jefe Potifar. Ella al verse rechazada inventó toda una tramoya bufa e hizo que José fuera puesto preso con delincuentes sin él ser uno de ellos.
Por un segundo me puse a pensar ¿qué pasaría por la mente de ese joven a quien por hacer lo correcto, le fue impuesto semejante castigo? Dadas las circunstancias ¿qué era más fácil: acostarse con aquella mujer o recibir el castigo?
Impacta el hecho de que ante aquella propuesta sus palabras fueron:
“No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?” (Génesis 39:9, RVR1960).
Estando preso -por hacer lo correcto- entra en una etapa que yo denomino: “el tiempo de la resistencia en Dios”, pues es aquí donde el copero del rey y el panadero, tienen un sueño y José lo interpreta y se cumplen textualmente (véase Génesis 40:1-23).
El copero del rey al ser restituido en su cargo le prometió a José ayudarle, pero “el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó” (Génesis 40:23, RVR1960).
José volvió a hacer lo correcto y no fue recompensado, pero en Dios nada queda al azar, Él no se guarda nada y cuando el Faraón tuvo aquel sueño de las vacas gordas y las vacas flacas, fue tal el tormento que llamó a sus magos para que se lo interpretaran y estos fueron incapaces de hacerlo y fue ahí donde el copero dijo al Faraón: YO CONOZCO A UNO.
Ese fue el día de su promoción, su gran oportunidad. José es sacado de prisión, bañado, afeitado y puesto delante del Faraón. Él pudo haber dicho: “yo sé que tengo que hacer, tengo todo para salir airoso, puedo defenderme, hablo bien, esta no es la primera vez que interpreto sueños”; sin embargo, dijo: “(…) No está en mí; Dios será el que dé respuesta propicia a Faraón” (Génesis 41:16, RVR1960).
Sigue haciendo lo correcto delante de Dios, sé íntegro, obediente, no negocies tus principios, sujétate a tus autoridades, no seas de doble ánimo, témele a Dios y te aseguro que alguien previo al día de tu promoción va a decir: YO CONOZCO A UNO y ahí estarás listo para ver el sueño de Dios cumplirse en tu vida.

Juan Carlos Calderón
Presidente Escuela de Liderazgo de Alto Impacto (ELAI)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí