Apologista habla sobre la realidad bíblica del infierno. ¿Enseñó Jesús sobre un infierno literal?

0
13
el apologista Jason Jiménez de Stand Strong Ministries

El infierno es un tema que muchos tienden a evitar, sin embargo, es esencial preguntar, responder y reflexionar sobre las preguntas que rodean su existencia, lo que proclama la Biblia y lo que implica la otra vida

el apologista Jason Jiménez de Stand Strong Ministries

(BibliaTodo).-

Es un tema que el apologista Jason Jiménez de Stand Strong Ministries abordó recientemente en su “Challenging Conversations Podcast”, explicando los entresijos de la “realidad del infierno” y detallando por qué muchas personas encuentran la noción de estar separados de Dios por la eternidad “muy inquietante”.
“Esta idea de ser atormentado en una agonía eterna no es algo en lo que a la gente le guste pensar, y mucho menos hablar”, dijo Jiménez. “Por eso, la mayoría de las veces, no mencionamos el tema. La mayoría de las veces queremos descartarlo por completo”.
Por supuesto, el cielo (la idea de un lugar libre de dolor donde las personas pasan la eternidad con el Señor) es mucho más aceptado, celebrado y comentado. De hecho, una encuesta reciente de Gallup encontró que el 67 % de los estadounidenses cree en el cielo, y un porcentaje menor (59 %) abraza la idea de un infierno literal.
Pero, ¿qué nos dice realmente la Biblia sobre el concepto menos aceptable de la condenación eterna?
“El infierno… si miras la totalidad de las Escrituras, es un lugar que durará para siempre”, dijo Jiménez, señalando que es un lugar desprovisto de Dios y lleno de personas que han rechazado a Jesús. “Creo que Jesús creía en un infierno literal y lo enseñó enfáticamente”.
Sin embargo, otros grupos adoptan una posición diferente sobre el infierno. Jiménez señaló que algunos creen en el aniquilacionismo, rechazan el infierno y optan en cambio por un escenario en el que las personas que rechazan a Cristo simplemente se “extinguen” después de la muerte.
Otro grupo que acepta el concepto de infierno cree que podría no persistir en un sentido eterno y que, en algún momento, podría llegar a su fin.
Jiménez exploró estas diferentes perspectivas en “Conversaciones desafiantes”, ofreciendo un análisis detallado de las creencias.
Pero después de explorar estas ideas, miró las Escrituras para explicar su posición. Una de las áreas que exploró fue Génesis 5:24, cuando Enoc no muere y es “arrebatado”. La versión NVI del versículo dice: “Enoc caminó fielmente con Dios; luego ya no existía, porque Dios se lo llevó”.
Jiménez señaló que el pensamiento judío estaba claramente arraigado en la creencia en una vida futura, incluido el infierno. Luego hizo la transición al pensamiento del Nuevo Testamento, explorando las ideas y enseñanzas de Jesús. Señaló que la Biblia enseña claramente que “Jesús existía antes de venir al mundo”.
«¿De dónde vino él?», preguntó Jiménez. “Él vino de la morada de Dios. Él vino de la morada de lo alto. Entonces él vino del cielo”.
Luego, el apologista preguntó por qué algunos creen que Jesús descartó la noción del infierno, específicamente para aquellos que lo rechazan, reflexionando: «¿Por qué asumiríamos o concluiríamos que Jesús no creía en un infierno literal que es eterno para aquellos que lo rechazan si él ¿creía en un cielo literal?
A la luz de las enseñanzas del Nuevo Testamento y las palabras de Jesús, Jiménez naturalmente reflexionó sobre dónde creería Cristo que iría la gente si escogieran rechazar al Señor y no se les permitiera entrar al cielo.
“Si Jesús creía en un cielo literal, pero no creía en un infierno literal, ¿a dónde va la gente que lo rechaza si él nos dijera a dónde va la gente que lo recibe?”, preguntó. “Y sabiendo que no todos lo recibirán”.
Jiménez continuó: “Toda la humanidad necesita ser salvada. Bueno, la Biblia dice que Dios desea que todos los hombres sean salvos y lleguen al conocimiento de la verdad. Pero nacimos en pecado y tenemos libre albedrío para elegir si queremos o no recibir su perdón”.
Bajo este paradigma, las personas elegirían si quieren creer en el Señor y abrazarlo. Por lo tanto, habría que considerar el castigo por no elegirlo.
“Jesús, en muchas ocasiones, habló de la vida eterna post-mortem con él en el cielo, a donde ascendió”, añadió Jiménez, señalando que Cristo también fue claro acerca del infierno. “Si escuchas ahora lo que Jesús realmente dice sobre el infierno, mira Mateo 5:22”.
Ese versículo dice: “Pero yo os digo que cualquiera que se enoje con su hermano o hermana, será sujeto de juicio. Además, cualquiera que diga a un hermano o hermana: ‘Raca’, será responsable ante el tribunal. Y cualquiera que diga: ‘¡Necio!’ correrá peligro del fuego del infierno” (NVI).
Jiménez enfatizó la mención de Cristo del “infierno de fuego”, señalando que esta idea se reitera y refuerza en otros lugares de las Escrituras. El apologista explicó por qué cree que esto es mucho más que una referencia terrenal: una que advierte sobre la “condenación eterna” para quienes rechazan a Jesús.
Otro lugar de las Escrituras que Jiménez miró es Mateo 10:28, que dice: “No temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Temed más bien a Aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno” (NVI).
Esto también, argumentó, está demostrando que existe una vida futura peligrosa para aquellos que niegan al Señor.
“Si amamos a la gente, les advertiremos de la condenación eterna si rechazan a Jesús”, concluyó Jiménez.◄

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí