CDC humillados: ¡Los amish rechazan las grandes farmacéuticas y emergen como las personas más saludables del mundo!

0
28
Los amish son un grupo étnico protestante anabaptista, conocidos principalmente por su estilo de vida sencilla, vestimenta modesta y tradicional, su resistencia a adoptar comodidades y tecnologías modernas, como son las relacionadas con la electricidad y enemigos de las farmacéuticas

Irónicamente, estas prácticas “retrógradas” las llevaron a convertirse en el pináculo de la salud en Estados Unidos hoy en día; eligiendo mantener su bienestar a través de métodos orgánicos, naturales y holísticos

Los amish son un grupo étnico protestante anabaptista, conocidos principalmente por su estilo de vida sencilla, vestimenta modesta y tradicional, su resistencia a adoptar comodidades y tecnologías modernas, como son las relacionadas con la electricidad y enemigos de las farmacéuticas

(Medeea Greere).-

¿Alguna vez has oído hablar de un grupo de personas que le dieron la espalda a la tecnología moderna, incluidos los medicamentos avanzados y aun así terminaron siendo las personas más saludables de la nación? Bienvenidos a la paradoja que es el estilo de vida Amish.
Una revelación fascinante acaba de ser revelada en un nuevo estudio innovador. Los Amish, conocidos por su estilo de vida modesto, el rechazo de los productos farmacéuticos modernos y la dedicación religiosa, son oficialmente las personas más aptas y saludables de Estados Unidos. A medida que el resto del país lidia con condiciones de salud crónicas, las comunidades Amish se mantienen fuertes, no afectadas y resueltas. ¿Pero por qué? ¿Cuál es el secreto aquí? Tan impactante como suena, profundicemos en el corazón de este misterio.

¿CÓMO SE CONVIRTIERON LOS AMISH EN LAS PERSONAS MÁS SALUDABLES DE ESTADOS UNIDOS?

Todo comenzó hace siglos. Los Amish, arraigados en un estilo de vida simple, ropa sencilla, comida tradicional y pacifismo cristiano, adoptaron prácticas que parecían primitivas para la sociedad moderna. Eligieron la vida rural, el trabajo físico, la humildad y el concepto de “Gelassenheit”, o sumisión a la voluntad de Dios, sobre la naturaleza acelerada y consumista de la sociedad contemporánea.
Priorizaron el tiempo en familia, disfrutaron de las conversaciones cara a cara y rechazaron casi todas las formas de tecnología moderna, incluido el encanto brillante de la medicina moderna y las drogas farmacéuticas.
Irónicamente, estas prácticas “retrógradas” las llevaron a convertirse en el pináculo de la salud en Estados Unidos hoy en día. Su secreto para el bienestar es un secreto a voces, uno que muchos han dejado de lado como una opción de estilo de vida anticuada. Parece que los Amish estuvieron en el camino correcto todo el tiempo, y nosotros, con todos nuestros llamados “avances”, nos estamos poniendo al día.

LOS AMISH Y LAS GRANDES FARMACÉUTICAS: UNA RELACIÓN REACIA

Nuestra sociedad está obsesionada con las píldoras. Tenemos pastillas para ayudarnos a dormir, para mantenernos despiertos, para hacernos felices, para calmarnos. Cada enfermedad, cada molestia, cada dolencia parece tener una solución farmacéutica. Big Pharma nos ha convencido de que sus brebajes sintéticos son el único remedio para nuestros problemas de salud, y nos hemos tragado esa píldora, literal y figurativamente.
Pero los Amish dijeron ‘No’. Rechazaron la cultura alimentada con cuchara de tomar píldoras, eligiendo mantener su bienestar a través de métodos orgánicos, naturales y holísticos.

¿POR QUÉ A LAS GRANDES FARMACÉUTICAS NO LES GUSTAN LOS AMISH?

Porque el rechazo de los Amish a las drogas farmacéuticas arroja una llave en el gran diseño de Big Pharma. El bienestar de los Amish socava la narrativa de que la medicina moderna es el único camino hacia la salud. ¿Podría ser que Big Pharma se sienta amenazada por el surgimiento de esta paradoja Amish?
Se podría argumentar que deberían serlo. Después de todo, expone las grietas en nuestro modelo médico actual, revelando que podemos haber estado mirando en la dirección equivocada para nuestras soluciones de salud.

EL PAPEL DE LA SIMPLICIDAD EN EL ESTILO DE VIDA AMISH

El estilo de vida Amish es sinónimo de simplicidad. Su vestido sencillo está libre de los tintes dañinos y materiales sintéticos que se encuentran en nuestra moda moderna. Su comida tradicional de cosecha propia carece de los azúcares procesados, aditivos artificiales y conservantes que plagan nuestras dietas.
Su pacifismo cristiano promueve la tranquilidad mental, libre del estrés crónico que domina la vida moderna. Su adherencia al trabajo manual asegura que permanezcan físicamente activos, a diferencia del estilo de vida sedentario al que nuestra sociedad se ha acostumbrado.
Y no nos olvidemos de Gelassenheit, que nutre su salud espiritual y proporciona un profundo sentido de propósito y dirección. ¿Podría el secreto de su extraordinaria salud ser tan simple como la simplicidad misma?

¿QUÉ PODEMOS APRENDER DE LOS AMISH?

Necesitamos repensar nuestro enfoque de la salud y el bienestar. Ya es hora de que nos alejemos de la excesiva dependencia de las soluciones farmacéuticas para nuestros problemas de salud. Es hora de que miremos hacia el estilo de vida simple pero efectivo de los Amish en busca de orientación. Necesitamos realinear nuestras vidas con la naturaleza, tal como lo han hecho los Amish.
No se trata de evitar por completo la medicina moderna. Más bien, se trata de cuestionar nuestra dependencia de ella. Se trata de incorporar prácticas más saludables en nuestras rutinas diarias, como consumir alimentos integrales, realizar actividad física regular y cultivar la paz mental. Se trata de volver a lo básico, algo que los Amish nunca olvidaron.
Así que ahí lo tienen, amigos: el gran secreto para la salud superior de los Amish. No es una conspiración, ninguna operación encubierta y ninguna ventaja genética. Es solo una simple elección de estilo de vida que hemos perdido en nuestra búsqueda de progreso y conveniencia.
A medida que el mundo que nos rodea se vuelve cada vez más complejo, tal vez podríamos aprender una o dos cosas de nuestros vecinos Amish. Han elegido un camino menos transitado, rechazando los avances de la medicina moderna, y al hacerlo, han desenterrado un tesoro de beneficios para la salud. ¿No es hora de que empecemos a cavar en el lugar correcto también?
Esto, Señorías, es la paradoja de los Amish. Una historia de una comunidad que se atrevió a alejarse de la norma, se atrevió a cuestionar los métodos “establecidos” y terminó como el epítome de la salud. Es un cuento que merece atención, un cuento que merece admiración y, sobre todo, un cuento que pide ser replicado. Entonces, ¿estás listo para tomar la ruta Amish hacia la salud?◄

www.amg-news.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí