¿Cómo pueden ser nuestras naciones transformadas? Candy de Maa

0
65
/ Freepik

¡La manifestación del Reino produce
la transformación de una nación!

Dios creó este mundo y cuando lo hizo, dijo que era bueno. Él deseaba que fuera de bendición para el hombre. Por eso, creó todo el universo y cuando estaba todo listo, creó al hombre para que lo disfrutara.
Sabemos que cuando el hombre pecó, permitió la entrada de pecado en el mundo, como dice en Romanos 5, y muchas cosas cambiaron. Satanás comenzó a distorsionar el diseño de bendición que tenía para el hombre.
Dios desea que cada nación experimente el diseño de bendición que tiene para cada una de ellas. ¡Dios ama las naciones!
“Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra” (Salmo 2:8).
Dios desea que el hombre viva en bendición, bienestar, y armonía los unos con los otros, que hay paz en este mundo y buena voluntad en los hombres, como anunciaron los ángeles, cuando nació el Salvador del mundo. Porque, Jesús vino a producir ese cambio.
“El ladrón no viene, sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).
El deseo de Dios es que se haga su voluntad, para que la humanidad viva en bendición.
“Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (Mateo 6:10).
¡Nuestras naciones pueden ser transformadas! Dios desea que se alineen a su voluntad, para que vivan en bienestar.

¿CÓMO PUEDEN SER NUESTRAS NACIONES TRANSFORMADAS?

1. Primeramente, ¡creyendo que Dios desea la transformación de las naciones!
2. Cuando lo creemos, entraremos a su trono de gracia, en oración, con confianza y fe, y Dios contestará a nuestras oraciones, produciendo cambio en nuestras naciones.
3. Dios tocará el corazón de las personas. ¡Necesitamos un avivamiento! Este resulta en el arrepentimiento de las personas, en un cambio en su actitud y su deseo de hacer justicia.
4. La sociedad querrá una reforma, queriendo hacer lo que es bueno para todos, como nación. Por eso, necesitamos enseñar el Reino en cada ámbito de la sociedad, para que renueve su manera de pensar de acuerdo a los principios, valores y moral del Reino, los pueda seguir, y de esa manera, fluya la bendición.
¡La manifestación del REINO produce la TRANSFORMACIÓN de una nación!

Candy de Maa
Profeta, autora y conferencista

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí