Home / Opinion / Dios siempre está presente, Julio Almedo

Dios siempre está presente, Julio Almedo

Busquemos su rostro mientras pueda ser hallado, con humildad y arrepentimiento genuino. Recordemos que Dios siempre está presente

/ Freepik

¿Cuántos días difíciles hemos vivido? ¿De cuántos hemos salido librados sin saber cómo?, ¿en cuántos hemos tenido que pedir ayuda? Jesús dijo que al final de los tiempos la maldad se multiplicaría (Mateo 24:12). Muchas aflicciones diarias por diversas razones llegan a nuestras vidas, aunque podamos estar caminando fielmente en el Señor, confía Dios siempre está presente.
Ahora, cuán grande es tu tormenta, nada es imposible para Dios (Lucas 1:37). Esta frase se escribe muy fácil en el sillón bajo el aire acondicionado del salón, pero ¿la has podido decir en una gran angustia? La Biblia nos enseña lo que debemos tener presente en esos precisos momentos, en muchísimos pasajes diciéndonos que debemos confiar, tener fe, perseverar; Su Palabra también nos enseña los derechos adquiridos como sus hijos, coherederos de Su Gracia. Dios es bueno, grande es el Señor.
Hay una gran promesa escrita y que al mismo tiempo nos otorga un poderoso derecho, y la encontramos en Mateo 8:23-27, NBV: “Jesús calma la tormenta”.
“Entonces subió a una barca con sus discípulos y zarparon de allí. Durante la travesía se quedó dormido.
Poco después se levantó una tormenta tan violenta que las olas inundaban la barca. Los discípulos corrieron a despertar a Jesús:
― ¡Señor, sálvanos! ¡Nos estamos hundiendo!
―Hombres de poca fe, ¿a qué viene tanto miedo? —les respondió.
Entonces, se puso de pie, reprendió al viento y a las olas, y la tormenta cesó y todo quedó en calma.
Pasmados, los discípulos se decían:
‘¿Quién es este, que aun los vientos y la mar lo obedecen?’”.
En el versículo 23 nos señala que Jesús va contigo y van a realizar algo juntos (en el mismo barco, un espacio pequeño donde no podamos salir de allí, porque está en medio del mar). Pero el vs. 24 dice: “Jesús se quedó dormido”, aunque obvio, Él sabía que la tempestad vendría, pero Dios siempre está presente, aunque creas que “está dormido”.
El vs. 25 nos enseña lo que no debemos hacer, salir corriendo angustiados a “perturbar” a Dios con actitudes incorrectas. Más bien debemos orar antes que llegue la tempestad, en todo tiempo (Efesios 6:18), creyendo que será hecho (Mateo 21:22) y pidiendo en el nombre de Jesús (Juan 14:13). Confiando que en su tiempo Él hará. Orar con fe, lo cual sin ella es imposible agradar a Dios.
Luego, el vs. 26 nos muestra lo que debemos hacer para que Jesús no se levante y nos diga “hombres de poca fe”. Debemos saber que Dios nos dio poder y autoridad (Lucas 9:1-2) para hacer su voluntad. Después de orar e interceder, el vs. 26 nos enseña el derecho dado por nuestro Señor, reprender toda malicia que venga en contra de lo encomendado por Dios en nuestras vidas, para que nada interfiera y todo “quede en calma”. Aunque continúen viniendo, sigamos reprendiendo.
¿Sabes qué nos enseña el vs. 27?, que a Dios no se le escapa nada. Nos quedaremos “pasmados” del poder de Su Palabra, porque incluso el viento y el mar en tempestad obedecen a Jesús. Pero, no seamos como hijos de Dios más atrevidos que el mar de fuerte oleaje, creyendo ser más sabios en nuestro propio entendimiento y sabiduría humana, ni como el viento que no sabe de dónde viene ni para dónde va, y desobedezcamos Su palabra y Su dirección, desviándonos del propósito, que ni siquiera Jesús reprendiéndonos nos quedemos “en calma” y seamos hallados lejos de su gracia. En ningún tiempo. Busquemos su rostro mientras pueda ser hallado, con humildad y arrepentimiento genuino. Recordemos que Dios siempre está presente. Entrégale tu vida al Señor y permite que Él calme tu tormenta.

Julio Almedo
Informático
lacolumnaveraz@gmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

Todos contra todos, Harold y Mileidy Paredes

En DIOS siempre hay solución, la esperanza está viva cuando confiamos en Él; el diablo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *