Home / Análisis / El diablo echará a algunos de ustedes en la cárcel para que sean probados (Parte 1)

El diablo echará a algunos de ustedes en la cárcel para que sean probados (Parte 1)

Solo hay un modo de resistir las asechanzas, emboscadas y trampas del diablo y la única arma que tenemos para enfrentarlo con éxito, es vistiéndonos, equipándonos y protegiéndonos con toda la armadura de Dios

“Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta, que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete Iglesias que están en Asia: a Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea” (Apocalipsis 1:10-11). El Señor Jesucristo le envió un mensaje muy claro y contundente al Ángel de cada una de estas iglesias; sin embargo, me voy a referir en esta ocasión a la iglesia de Esmirna en cuyo mensaje se le advirtió que se prepara por lo que iba a padecer, ya que el diablo echaría a algunos de ellos en la cárcel para que fueran probados y tendrían tribulación por diez días, pero les pidió que no se rindieran ni desmayaran; sino todo lo contrario que fueran fieles hasta la muerte y el Señor los premiaría con la corona de la vida (Apocalipsis 2:10).
La Iglesia de Esmirna ya venía sufriendo de muchas tribulaciones y todo tipo de presiones económicas como lo señala el mensaje del Señor Jesucristo cuando les dice: “Yo conozco tu tribulación y pobreza (pero tú eres rico)”; pero ahora les profetiza sobre el futuro que se les acercaba y les habla claramente que el calumniador, acusador llamado el diablo enviaría a algunos de ellos a la cárcel y les advierte que deben estar preparados porque su fe iba a ser examinada, evaluada y probada por medio de la tribulación que duraría diez días y que no debían rendirse, desmayar, claudicar ni abandonar su fe; todo lo contrario, tenían que soportar cualquier tipo de presión que viniera sobre ellos, que fueran fieles hasta la muerte y recibirían como recompensa la corona de la vida.
Con relación a los diez días de tribulación mucho se ha dicho y finalmente se llegó al consenso que la Iglesia de Esmirna sufrió la más cruel y despiadada persecución por espacio de diez días; aunque otros consideran que estos diez días parecen indicar las diez grandes persecuciones imperiales, iniciadas por Nerón quien incendió la ciudad de Roma y culpó a los cristianos, siendo estos torturados y asesinados por millares; luego le siguieron Domiciano, Trajano, Marco Aurelio, Severo, Máximo, Decio, Valerio, Aureliano y Diocleciano, con sus terribles persecuciones; sin embargo, debemos tener presente que estos fueron incitados realmente por el diablo quien decidió provocar estas terribles persecuciones contra la Iglesia de Esmirna, y es justamente en este punto donde quiero enfocar mi enseñanza.
El mensaje recibido por los creyentes de parte del Señor, era que no abandonaran la fe, y que fueran fieles hasta la muerte. En ningún momento se les ordenó que reprendieran al diablo y mucho menos que hicieran guerra espiritual con todas las herramientas espirituales que ya conocemos, el mensaje para la iglesia fue certero, es decir, deben prepararse con relación a su fe, que muy pronto iba a ser probada o examinada y se cumpliría en ellos la palabra inspirada del apóstol Pedro que dice: “Para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego”. “Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa os aconteciese” (1ª Pedro 1:7; 4:12).
Teniendo esto en mente, vamos a revisar algunos pasajes de las Escrituras que muestran los diferentes nombres de ese querubín grande, protector que se rebeló contra Dios, y el cual de acuerdo al trabajo u operación maligna que realiza se le llama: Satanás, diablo, engañador, ladrón, homicida, padre de mentira, príncipe de este mundo, dios de este siglo, tentador, león rugiente, astuto, dragón y serpiente antigua. Veamos así en plena acción a este ser maligno, el cual aparte de generar las grandes y terribles persecuciones en la Iglesia de Esmirna, también lo observamos actuando en los siguientes momentos:

  • Jesús fue llevado por el Espíritu Santo al desierto para ser tentado por el diablo.
  • En la parábola del sembrador el diablo es quien quita del corazón la palabra para que la persona no crea y se salve.
  • En la parábola de la cizaña, el Señor enseña que el trigo son los hijos del reino y la cizaña los hijos del diablo.
  • Uno de los doce discípulos llamado Judas Iscariote era del diablo y luego tomo posesión completa de él.
  • Al igual que Caín que luego mató a su hermano Abel.
  • Satanás engañó al apóstol Pedro y le puso tropiezo al Señor Jesús para que tuviera compasión de él y no fuera a Jerusalén a padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas.
  • Jesús anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo.
  • El no descansa y todo el tiempo trastorna los caminos rectos del Señor y pone todo tipo de tropiezos para que no se realice la obra del Señor en cualquier lugar del mundo.

Como podemos apreciar son estos y otros muchos casos de las Escrituras en los cuales el diablo ata y tiende lazos al ser humano, lo seduce con astucia y esclaviza de muchas formas. Por eso estimado lector tómese un tiempo y revise con mucho cuidado los pasajes de los evangelios y las epístolas y quedará sorprendido con la intensa actividad que este ser angelical realizó y realiza en la actualidad en la iglesia del Señor Jesucristo y en el mundo entero; y que por razones de espacio, no puedo ser más exhaustivo en la enseñanza.
Sin embargo, quiero resaltar lo que la Palabra de Dios establece con relación a sus maquinaciones y cómo hacerle frente y salir victoriosos ante los ataques de este ser maligno y malvado. Lo primero que debemos hacer es una buena exégesis de Efesios 6:10-20. De igual manera debemos aprender a fortalecernos en el Señor y en el poder de su fuerza y no darle lugar al diablo. Se nos ordena además que tenemos que resistir y no dejarnos vencer por la tentación cualquiera que esta sea, y cuando el diablo nos ataca directamente de las mil maneras que sabe hacerlo, tenemos que resistirlo sin claudicar, soportar la prueba y esperar conforme a las Escrituras que huya o se retire.
Solo hay un modo de resistir las asechanzas, emboscadas y trampas del diablo y la única arma que tenemos para enfrentar con éxito a los principados, potestades, gobernadores de las tinieblas y las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes, es vistiéndonos, equipándonos y protegiéndonos con toda la armadura de Dios, la cual está compuesta por: el cinturón de la verdad, la coraza de justicia, el apresto del evangelio de la paz para calzarse los pies, el escudo de la fe, el yelmo de la salvación (casco para proteger la cabeza, cuello y rostro) y la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios, para poder resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.
Teniendo siempre presente el recurso de la genuina oración y súplica en el Espíritu, lo que no puede faltar. Que nada tiene que ver con la bien conocida Guerra Espiritual… “que surgió hace ya un poco más de 25 años dentro del movimiento evangélico, como parte de una estrategia evangelística y misionera que comenzó a partir de 1989, bajo el liderazgo de Peter Wagner, profesor del Seminario Teológico de Fuller. Este movimiento que, además de a Wagner, tiene entre sus ideólogos a Charles Kraft, Ed Murphy, John Dawson, Neil Anderson, Héctor Torres y a Cindy Jacobs, entre otros, además de activistas de alcance internacional y multitudinario como Omar Cabrera, Carlos Anacondia, Claudio Freidzon, Rony Chávez. Lamentablemente algunos han sobre enfatizado este tema, llevándolo a niveles descabellados. Muchos cristianos gastan sus energías identificando demonios, trazando rutas, diseñando cartografías espirituales o desarrollando estrategias para ataques espirituales espectaculares y resonantes. Resulta triste ver cómo muchos creyentes invierten su tiempo y esfuerzo innecesariamente, consagrando vidas enteras al estudio insano de la demonología, todo ello con el propósito de ubicar las estrategias de Satanás y sus huestes” (Fernando E. Alvarado. Noviembre 2018).
Toda esta información confirma que la Guerra Espiritual tuvo sus momentos gloriosos, pero poco a poco se fue distorsionando, generando en divisiones de todo tipo en la iglesia del Señor Jesucristo y gran cantidad de enseñanzas contrarias a la gloriosa Palabra de Dios.

Continuará la próxima semana…

About Verdad y Vida

Check Also

Secuestradores liberan a 2 de los 17 misioneros secuestrados en Haití

La organización Christian Aid Ministries emitió un comunicado el domingo diciendo que no podía dar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *