Home / Opinion / El justo enojo, Ramón Tovar

El justo enojo, Ramón Tovar

Este tipo de enojo piadoso hace que el creyente deteste la injusticia, la inmoralidad, la corrupción, la impiedad y todas las demás manifestaciones pecaminosas

No podemos dejar que el enojo se convierta en pecado / Freepik

Gota: “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo” (Efesios 4:26).
El cristiano no se desprende de sus emociones al convertirse, pero si es necesario que sean purificadas. Hay ira que es pecado, y hay ira que no lo es (Salmo 4:4). Es posible que Pablo a los Efesios sanciona la indignación justa que es el enojo hacia la maldad. Este tipo de enojo piadoso hace que el creyente deteste la injusticia, la inmoralidad, la corrupción, la impiedad y todas las demás manifestaciones pecaminosas. Si ese enojo está libre de todo egoísmo y se basa en el amor a Dios y a los demás, no solo es permisible, sino ordenado. Jesús expresó este enojo justo (Mateo 21:12; Juan 2:15; Marcos 3:5).
No dejen que el sol se ponga. No nos debe quedar dentro ningún sentimiento de ira de un día para otro. Aun el enojo justo puede convertirse en amargura, por eso debe dejarse a un lado al final de cada día, si este se prolonga puede volverse hostil y transgredir la instrucción de Romanos 12:17-21.
Valor: El enojo egoísta, apasionado, indisciplinado y sin dominio es pecaminoso, inútil y dañino. Debe desterrarse de la vida cristiana. Pero el enojo disciplinado que busca la justicia de Dios es puro, desinteresado y dinámico. Debemos enojarnos por el pecado en el mundo y en la iglesia. Pero no podemos dejar que el enojo se convierta en pecado.
Dios les bendiga.

Ramón Tovar
Pastor y columnista
tramon63@gmail

About Verdad y Vida

Check Also

La Biblia no contiene la Palabra de Dios, sino que es la Palabra de Dios, Fernando Regnault

Líderes que se han dejado contaminar por el diablo, dicen que la Biblia contiene la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *