Home / Opinion / El mayor motivo de celebración, Lisbet Borjas F.

El mayor motivo de celebración, Lisbet Borjas F.

Freepik

Jesucristo, es y será, el mejor y más auténtico comunicador de todos los tiempos, tanto es así, que después de más de dos mil años de su muerte y resurrección es quien cuenta con mayor número de seguidores. Qué bueno que existe internet, las redes sociales y ahora las modalidades de inteligencia artificial (IA) como el chatGPT, para poder difundir y dar a conocer su mensaje, primeramente, de salvación; como nos dice Romanos 1:16: Porque este evangelio es “poder de Dios para salvación a todo aquel que cree”.
Este mensaje, evangelio o buenas nuevas; además de ser el más grande y poderoso mensaje de amor, vida, perdón, paz, justicia, fe y esperanza; también nos reconcilia con nuestro Dios Padre creador, por “cuanto todos estamos destituidos de su gloria” (Romanos 3:23), debido a nuestra condición y naturaleza pecadora por la caída de Adán y Eva, mejor conocida como el pecado original (Génesis 2:6).
Mientras permanezcamos en esta condición y naturaleza humana pecaminosa, corremos el riesgo de perder la salvación de nuestra alma, porque “la paga del pecado es la muerte” (Romanos 6:23), y aquí se refiere a la muerte espiritual o la segunda muerte.
Es por eso que necesitamos reconocer que tenemos esta condición, para luego podernos arrepentir y en un acto decidido de fe en Jesucristo, pedir perdón a Dios. Pedirle que entre y se quede en nuestro corazón, que nos limpie de nuestros pecados y de todo el mal y maldad que nos impide estar en comunión y comunicación con Él, para poder abrazar y sentir su cercanía amorosa, porque “él es amor” (1ª Juan 4:8) en su más pura esencia.
Es por estas razones, que dar a conocer el evangelio de Jesucristo, es de extrema y fundamental urgencia y de gran motivación para agradecer y celebrar siempre que podemos convertirnos y ser mensajeros y comunicadores, ahora en sus múltiples y más variadas modalidades: Yotubers, influencers, creadores de contenidos, comunity managers, entre otras. Todas válidas, y más aún, si se trata de comunicar y difundir este mensaje de salvación cristocéntrico, que, además, también, nos “abre los ojos de nuestro entendimiento” (Efesios 1:8), porque solo por medio de Jesucristo es que podemos llegar al Padre (Juan 14:6). No hay otro nombre dado a los hombres (Hechos 4:12); no hay otro atajo, ni vereda, ni camino… “Yo soy el camino, la verdad y la vida”, nos dice el Señor Jesucristo (otra vez Juan 14:6).
Visto así, debemos entender, que lo más importante y trascendente es precisamente eso: El mensaje, porque podrán cambiar los mensajeros, los medios, canales, maneras de comunicar, y, sin embargo, el mensaje siempre es y será el mismo, porque “todo pasa y pasará, menos la Palabra de Dios” (Lucas 21:33). Palabra que es viva y eficaz, y más cortante que espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas, y los tuétanos; y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón (Hebreos 4:12).
Así que, si deseas aceptar a Jesucristo, reconciliarte con Dios y convertirte en un mensajero y comunicador de su evangelio de salvación, puedes repetir esta sencilla oración: Señor Jesucristo te acepto en mi corazón como mi único y suficiente Salvador, perdona mis pecados e inscribe mi nombre en el libro de la vida. Amén.

Lisbet Borjas F.
Periodista

About Verdad y Vida

Check Also

La Biblia no contiene la Palabra de Dios, sino que es la Palabra de Dios, Fernando Regnault

Líderes que se han dejado contaminar por el diablo, dicen que la Biblia contiene la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *