¡El mundo se está hundiendo…!! ¿Por qué?

0
2
Generado por IA - Freepik

DIOS no va a venir personalmente a arreglarnos el presente caos, definitivamente no por ahora. Pero sí tiene a ciertas personas en cada rincón del planeta para que hagan lo que tengan que hacer

Escuchando a una joven oficial americana de las Fuerzas Espaciales (no de las especiales) quien expresaba preocupantes y tristes realidades, me motivó a escribir la siguiente reflexión.
Siempre me ha gustado la observación y el oír mucho, a quienes tenemos este gran privilegio del sentido de la vista y del oído debemos ejercitarlos al máximo cualesquiera sean los espacios en los que nos desenvolvamos.
Hace aproximadamente 2.740 años, se nos anunció a través de Isaías, el profeta, que vendría a nacer en este mundo EL PRÍNCIPE DE PAZ, dejándolo todo dicho por escrito, además de haberlo vociferado muchas veces. Se refería entonces al SEÑOR JESUCRISTO, confirmando el cumplimiento de esa profecía, el mismo PRÍNCIPE DE PAZ hace unos dos mil años aproximadamente nos advirtió sobre terribles hechos que nada tienen que ver con lo conocido como paz, que se mostrarían como señales para todos, y en especial para quienes quieran creerle. Todo lo por Él dicho ha ido sucediéndose con pasmosa precisión. ¿Y por qué ha de suceder todo esto? Sencillamente porque en la medida que más sacamos-excluimos a DIOS de nuestra vida, de nuestra sociedad, de nuestro país, del mundo, MÁS Y MÁS CAOS SUCEDERÁN.
Es una relación inversamente proporcional: al tomar menos en cuenta AL SEÑOR, más caos y destrucción habrá porque DIOS es el antídoto, la cura a todo mal; echándolo-excluyéndolo, por supuesto, cualquiera sea la situación es imposible remediarla. Por eso nuestro país y el mundo, está como está. No hay persona, ni partido político, ni gobierno, ni organización mundial que lo pueda remediar, a menos que cada uno de nosotros como individuos le llegue a conocer y tener una relación profunda con Él.
Dicho esto, vino a mi pensamiento la historia de la ciudad de Nínive, capital del reino asirio, cuya ciudad DIOS había decidido destruirla aproximadamente en los años 700 y tantos antes de Cristo por razones muy similares a las que hoy estamos viviendo-padeciendo: la mentira reemplazó a la verdad, crímenes, impiedad, idolatría, gente muy cruel, derramamiento de sangre, depravación sexual, deshonestidad, robo, etc.; pero gracias al llamado de Arrepentimiento y Conversión a DIOS que les llevó el profeta Jonás, EL SEÑOR les suspendió la sentencia de muerte y destrucción gracias a que le prestaron seriamente atención a Jonás.
DIOS es soberano y Él es el único que realmente conoce nuestro nivel de sinceridad y de compromiso con EL TODOPODEROSO. Aproximadamente 7 u 8 décadas después, los habitantes de Nínive regresaron a sus perversos caminos, fue entonces cuando el DIOS que es Amor, mostró su otra cualidad o característica de ser también Fuego Consumidor y permitió que esa malvada gente-ciudad fuera arrasada para siempre, ya “Nínive no tenía remedio, su mal era incurable” como lo escribió el profeta Nahum capítulo 3 verso 19.
¿Estaremos llegando a ese grado de incurabilidad? Sabemos que para DIOS nada es imposible, pero así lo decidió Él soberanamente. No me queda la menor duda que entre la primera decisión de Dios y la segunda contra Nínive hubo mucha gente que tuvo tiempo de arrepentirse, dejar sus malos caminos y aceptarlo como su Salvador, “nacieron de nuevo” por un pelito. Esto nos demuestra que nuestras decisiones PERSONALES tienen gran influencia e importancia en el destino final como COMUNIDAD, en el grupo, para mal y/o para bien, mirémonos en el espejo de Nínive. Por eso debemos cuidarnos mucho y tener en cuenta que entre las 7 cosas que más aborrece EL SEÑOR está LA LENGUA MENTIROSA, ocupando el segundo lugar, haciendo de enlace o bisagra entre Los Ojos Orgullosos y Las Manos que Matan Gente Inocente como el primer y tercero más aborrecibles, las otras cuatro características de las criaturas superiores que DIOS más detesta son subproductos nauseabundos de las primeras tres ya mencionadas, creo que esto tendrá algo o mucho de importancia en el orden dado porque nada en la Biblia está puesto al azar, al menos así lo creo yo.
DIOS no va a venir personalmente a arreglarnos el presente caos, definitivamente no por ahora.
Pero sí tiene a ciertas personas en cada rincón del planeta para que hagan lo que tengan que hacer, creyentes algunos, otros no tanto o nada, para que SU perfecto plan sea cumplido enteramente en el caos que estamos inmersos. Por ahora, sigamos diciendo y haciendo lo mejor por Él y para nuestro prójimo, así como nos ordenó en LAS ESCRITURAS.
Dios les continúe bendiciendo grandemente en todo con SABIDURÍA.

Douglas Colina
Médico, catedrático y escritor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí