Home / Opinion / El retorno del Rey, Liliana González de Benítez

El retorno del Rey, Liliana González de Benítez

Procura que te halle despierto, con tu lámpara encendida, para que lo veas llegar sobre las nubes lleno de gloria y junto a sus ángeles asciendas al cielo

“¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro” (Apocalipsis 22:7).
Sabemos que Cristo viene pronto, porque sus profecías se están cumpliendo cabalmente. Los noticieros anuncian guerra entre naciones, hambre, pestes, terremotos en distintos lugares; y esto es el principio de dolores (Mateo 24:8). “En cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni aún los ángeles del cielo, ni el Hijo. Solamente lo sabe el Padre” (Mateo 24:36).
La orden de Cristo, es la misma que dio a sus discípulos en el Getsemaní el día en que iba a ser entregado para ser crucificado: “Velad y orad, para que no entréis en tentación” (Mateo 26:41).
Pedro, era uno de los discípulos que estaba con Jesús en aquella triste hora, cuando su alma se afligía por la terrible muerte que le acontecería, pero en lugar de orar, se quedó profundamente dormido. Su falta de oración le hizo cometer graves errores: Hirió con su espada al siervo del sumo sacerdote, huyó con los otros discípulos y negó tres veces a su Maestro. Por esa razón, Pedro predicó con insistencia la necesidad que tenemos los cristianos de mantenernos vigilantes en oración, esperando la gloriosa venida de nuestro Salvador, Jesucristo. En su primera carta, en el capítulo 4, verso 7, el apóstol declaró: “Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed pues, sobrios, y velad en oración”.
Probablemente, si Cristo viniera hoy, hallaría a la mayoría de las personas cargadas de obligaciones, sin tiempo ni disposición para orar, indiferentes a las necesidades ajenas, disfrutando de los placeres del mundo, comiendo, bebiendo, emborrachándose, fornicando, murmurando, envidiando… Y a los cristianos, nos encontraría ocupados construyendo templos, organizando multitudinarias conferencias, grabando discos y videos, aunque esto no esté mal, no es exactamente lo que el Señor nos pidió hacer, nos hemos olvidado de velar y orar con pasión por su regreso. Así como en los tiempos del diluvio, nadie le creyó a Noé, hoy tampoco creen que la venida de Cristo se aproxima, y los que sí creen, suelen pensar neciamente que se tardará en regresar.
Lo cierto es que estamos viviendo los últimos días. “El mismo Jesús que subió al cielo, vendrá otra vez de la misma manera como se fue” (Hechos 1:11). Procura que te halle despierto, con tu lámpara encendida, para que lo veas llegar sobre las nubes lleno de gloria y junto a sus ángeles asciendas al cielo para adorarle.

Liliana González de Benítez
Periodista y autora
lili15daymar@hotmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

¿Preocupado(a)?, Ramón Tovar

 Gota: “Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *