Ex pastora ahora gana 100.000 dólares al mes como stripper

0
6
Que tristeza que Nikole Mitchell afirme: “ahora gano 100.000 dólares al mes, más de lo que ganaba en un año como pastora”, en una absurda comparación de la prostitución con el ministerio pastoral

Nikole Mitchell, ex pastora cristiana y madre de tres hijos, fue célibe durante seis años y ahora gana fortunas como desnudista, sin importarle el destino eterno de su alma

Que tristeza que Nikole Mitchell afirme: “ahora gano 100.000 dólares al mes, más de lo que ganaba en un año como pastora”, en una absurda comparación de la prostitución con el ministerio pastoral

(El Clarín)
(Intercalados por Verdad y Vida).-

Nikole Mitchell tiene 37 años, es una ex pastora cristiana, tiene tres hijos y durante seis años no tuvo ni una relación sexual. Pero abandonó la iglesia, asistió a un evento y tras descubrir que le gustan por igual hombres y mujeres, entró en la industria del sexo.
Por lo impactante de esta información consideramos necesario aclarar, a la luz de la Biblia, lo que esta mujer totalmente errada y apartada de los caminos del Señor está asegurando, y lo haremos de manera intercalada y resaltada en azul.
Ella dice que siempre quiso ser stripper, pero le hicieron creer que era un camino del pecado: “Me enseñaron que a las mujeres no se les permite liderar y que deben estar en la cocina y con los niños”.
Mostrar su desnudes sí es pecado, no se lo hicieron creer, Dios lo establece en su Palabra: “No descubrirás la desnudez de…” y la lista es larga (Levítico 18:6-17). Muchas mujeres sirvieron al lado del Señor, apenas resucitó se le apareció a varias mujeres y les encomendó anunciar su resurrección, y a lo largo del Nuevo Testamento vemos a mujeres sirviendo en la obra de Dios; además de cumplir sus deberes del hogar.
En 2011, la joven junto con su ahora ex marido, se unieron a la Iglesia Woodland Hills en Minnesota, y ella se convirtió en pastora por sus dotes oratorias.
Ahí está el error, nadie se convierte en pastor(a) por “sus dotes de oratoria”, sino que es un llamado directo del Señor, es Cristo mismo quien elige a quien quiere y le constituye en algunos de los 5 ministerios: “Y él mismo [Jesús] constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros” (Efesios 4:11). La predicación es una de las muchas responsabilidades de un pastor(a).
A finales 2016 asistió a una función de teatro LGBT. “Yo estaba como, ‘Oh, Dios mío, no creo que sea heterosexual’ y sacudió mi mundo… Sabía que si revelaba mi rareza lo perdería todo porque la iglesia no da la bienvenida a las personas queer”.
Haber asistido a un lugar no apto para un cristiano abre puertas espirituales al pecado, eso, sumado a una debilidad que confiesa tenía hacia el lesbianismo, activó el deseo carnal en ella que la terminó de hundir en el mundo de la perversión sexual. El problema no es la iglesia, a ella pueden entrar y son bienvenidas cualquier tipo de personas; es Dios quien abomina la homosexualidad, todo tipo de desviación sexual y sexo fuera del matrimonio (Levítico 18:22, 20:13; Deuteronomio 23:17-18; Romanos 1:24-27; 1ª Corintios 6:9; 1ª Timoteo 1:8-10; 2ª Pedro 2:6; Judas 1:7; entre muchos otros).
Y Nicole empezó a desnudarse…
Su concupiscencia o bajas pasiones la terminó arrastrando hasta cauterizar su mente y hacerla cometer actos abominables al Señor.
Nicole dejó la iglesia y se mudó de Ohio a California (EE.UU.). Se conectó con un fotógrafo para hacer su primera sesión de fotos desnuda, momento en que se sintió sexy y liberada.
Lo que sucedió con ella es que Satanás la engañó y la llevó a autopercibirse como una mujer sexy y deseada por hombres y mujeres. Lo que ella llama “liberada”, significa que le dio la espalda al Señor que murió por ella en la cruz para liberarla del pecado y la condenación y se hizo amiga del mundo y del pecado nuevamente; a eso la Biblia llama apostasía (abandonar o renegar de la fe).
De allí en más se convirtió en stripper y modelo erótica, y lanzó una cuenta de OnlyFans donde publica fotos y videos explícitos a cambio de dinero. Cada seguidor paga 25 dólares por contenido.
A aquellas mujeres que venden su cuerpo por dinero se les conoce como prostitutas, Cristo liberta a las mujeres libertinas que vienen a Él; pero en el caso de esta mujer, ella, voluntariamente, abandonó a Jesucristo por los placeres de la vida y por el dinero vergonzoso y fácil. Jesús le pregunta a ella y a nosotros: “¿De qué les sirve ganarse el mundo entero y perder la vida eterna? ¿Habrá algún valor terrenal que compense la pérdida del alma? Yo, el Hijo del hombre, vendré con los ángeles en la gloria de mi Padre y juzgaré a cada persona según sus obras” (Mateo 16:26-27).
“Comencé muy tímida solo fotos en topless, pero ahora estoy en el punto en el que tomo solicitudes personales y hago videos muy adaptados a los deseos específicos de las personas. Llegué al punto en que en marzo pasado me iban a pagar varios miles de dólares por tener sexo con alguien, y estaba OK con eso, pero luego llegó el Covid y eso se canceló”.
La persona incursiona en el pecado de manera progresiva. Adán y Eva pecaron con un solo mordisco del fruto prohibido; los alcohólicos comienzan con un primer trago y los drogadictos con una primera dosis y luego no pueden parar hasta que destruyen su vida; y así con todos los demás pecados. Esta mujer confiesa que comenzó con fotos semidesnuda y luego aceptando tener sexo por dinero. Ya de por sí el mostrarse desnuda induce a otros débiles como ella a pecar. Qué tristeza que una mujer no se valore, se degrade a lo sumo y termine teniendo más miedo al Covid que a Dios, después de haberlo conocido, predicado y servido.
En junio del 2021 se divorció de su esposo y se identifica como bisexual y pansexual. Y no oculta su nueva felicidad: “Ahora gano 100.000 dólares al mes, más de lo que ganaba en un año como pastora”.
Ahora vemos otro agravante en la conducta de esta mujer, que ella se vendía como mercancía sin estar divorciada; es decir, estaba también cometiendo adulterio, lo cual agrava la sentencia divina sobre ella. Está tan mal espiritualmente que le causa “felicidad” el que ahora gana muchísimo más dinero mensual como prostituta que cuando era “pastora”; pero ¿a qué precio?, al precio de su alma, pues de no arrepentirse y volver a los caminos de Cristo, su fin será la condenación eterna.
Como pastora, aunque no ganara tanto dinero, guiaba la gente hacia la salvación del Señor; ahora como nudista y prostituta más bien los aleja, pues se ha convertido en un tropiezo para ellos; y Cristo dice acerca de gente como ella:
“A cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le colgaran al cuello una piedra de molino, y que lo hundieran en el fondo del mar. ¡Ay del mundo por los tropiezos! Es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquél por quien viene el tropiezo! Por tanto, si tu mano o tu pie te llevan a pecar, córtatelos y deséchalos. Es mejor que entres en la vida cojo o manco, y no que tengas las dos manos o los dos pies y seas echado en el fuego eterno. Y si tu ojo te hace pecar, sácatelo y deséchalo. Es mejor que entres en la vida con un solo ojo, y no que tengas los dos ojos y seas echado en el infierno de fuego” (Mateo 18:6-9).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí