Home / Opinion / Jesucristo el incomparable, Evis Carballosa

Jesucristo el incomparable, Evis Carballosa

Si Cristo no resucitó de los muertos no habría evangelio, ni salvación, ni esperanza eterna. Por lo tanto, la resurrección de Cristo es la prueba más palpable de su deidad

Cristo es el único y suficiente Salvador de pecadores. Es único porque no hay otro, y suficiente porque no hace falta otro / Freepik

En nuestros días, la batalla teológica respecto a la cuestión de «¿quién es Jesucristo?» continúa con gran furor.
El expositor fiel y serio de las Sagradas Escrituras tiene la responsabilidad de confrontar con autoridad a quienes rechazan las enseñanzas de la Biblia. Los Evangelios y el libro de Hechos son documentos históricos, no son ni mitos ni fantasías. Son documentos confiables escritos por testigos fieles y honestos que registraron acontecimientos reales.
Los 27 libros del Nuevo Testamento atestiguan el hecho de que Jesucristo demostró ser el Mesías prometido en las Escrituras del Antiguo Testamento. El Mesías, como lo confirmó el sumo sacerdote Caifás (Mateo 26:62-65), tenía que ser el Hijo de Dios que equivalía a ser Dios. Fue debido a que Caifás y el Sanedrín rehusaron reconocer esa verdad que Jesucristo fue condenado a muerte.
El testimonio inequívoco del Nuevo Testamento apoya la afirmación de que Cristo es una persona divina que manifestó las características o atributos que sólo pertenecen a Dios. El Antiguo Testamento profetiza que el Mesías tiene que ser Dios manifestado en carne (véanse Isaías 7:14, 9:6-7; Miqueas 5:2; Zacarías 14:1-4). De igual manera, el Nuevo Testamento confirma las profecías del Antiguo Testamento (véanse Mateo 1:21-23; Marcos 2:5-11; Lucas 1:30-35, Juan 1:1-3; 5:16-18; 8:58; 10:30-33; 20:30-31). Cristo es el único y suficiente Salvador de pecadores. Es único porque no hay otro, y suficiente porque no hace falta otro.
Finalmente, debe mencionarse el hecho de la resurrección de Cristo. Ese acontecimiento, aunque debatido por muchos e igualmente negado por los incrédulos, es la demostración palpable de su deidad. Todas las veces que se menciona su muerte en los Evangelios también se menciona su resurrección (véanse Mateo 16:21, Marcos 8:31; Lucas 9:22; Mateo 17:22-23; Marcos 9:31; Mateo 20:18-19; Marcos 10:33-34; Lucas 18:32-33). Cuando los discípulos fueron a la tumba de Jesús la encontraron vacía (Mateo 28:1-8; Marcos 16:1-8; Lucas 24:1-12).
Posteriormente, Jesús apareció a sus discípulos y ellos dieron testimonio de su resurrección. El sermón de Pedro el día de Pentecostés tuvo como base la resurrección de Cristo (Hechos 2:22-33). El apóstol Pablo escribe la más formidable exposición respecto a la resurrección de Cristo registrada en el Nuevo Testamento en 1ª Corintios 15. El apóstol afirma que, sin la resurrección de Cristo, el cristianismo sería imposible.

Evis Carballosa
Teólogo y escritor
Tomado de su libro ‘Jesucristo el incomparable’.

About Verdad y Vida

Check Also

La Biblia no contiene la Palabra de Dios, sino que es la Palabra de Dios, Fernando Regnault

Líderes que se han dejado contaminar por el diablo, dicen que la Biblia contiene la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *