La interpretación de la Palabra, Fernando Regnault

0
6

La iglesia no sigue a hombres, sino a Cristo; los hombres podemos fallar, equivocarnos, desviarnos, por tal razón el Señor Jesús nos exhortó a escudriñar las Escrituras

/ Freepik

“Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada” (2ª Pedro 1:20).
Cada cierto tiempo, el diablo levanta “revuelos” en la iglesia, levantados por falsos maestros que explotan la ignorancia de la Palabra, así como la concupiscencia de oír cosas nuevas. Tomemos el ejemplo de “las lunas de sangre”, cosa que no aparece en la Escritura, pero manipulando la Palabra, líderes de renombre dieron muchas conferencias y vendieron millones de libros, haciendo mercado del pueblo de Dios.
Sí hay una profecía que habla al respecto: “Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre” (Apocalipsis 6:12). Pero será dentro de los siete años de Gran Tribulación e inmediatamente después de un gran terremoto, que en otros versículos revela que será mundial, estremecerá a todo el planeta.
Nuestro texto inicial nos explica que la Biblia no es de interpretación privada, no es algo de ser más inteligente que otros, es la revelación del Espíritu Santo que nos da el entendimiento. Debemos estar dispuestos a cuestionar cualquier enseñanza, a pedir entendimiento al Señor, no porque un líder de reputación diga algo debemos de creerlo. Esto no es un pecado, sino celo por la Verdad, Dios alabó a lo creyentes de Berea, dijo que eran más nobles, que los demás, es algo que realmente agradó a Dios.
También habían supuestos apóstoles con doctrinas erradas, y los creyentes de Éfeso descubrieron que eran instrumentos del diablo. Dice: “Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos” (Apocalipsis 2:2). La iglesia no sigue a hombres, sino a Cristo; los hombres podemos fallar, equivocarnos, desviarnos, por tal razón el Señor Jesús nos exhortó a escudriñar las Escrituras.
El diablo tratará de sacarnos del camino, estamos en tiempos de apostasía e irá aumentando cada día más, muchos seguirán los engaños y se perderán siguiendo a falsos maestros. “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 3:6).

Fernando Regnault
Maestro de la Palabra
www.abcdelabiblia.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí