Home / Actualidad / La verdad sobre el Monte del Templo

La verdad sobre el Monte del Templo

El gobierno de Israel le debe a sus ciudadanos, y a miles de años de historia judía, afirmar inequívocamente que el Monte del Templo, y no el Muro Occidental, es el lugar del anhelo judío

Hasta hace poco, la policía israelí en lo alto del Monte detenía cualquier acto judío que se acercara a la oración, y a veces protestaba incluso si un guía turístico citaba la Biblia / Freepik

(Israel Noticias).-

¿Cuál es el lugar más sagrado del judaísmo? Es una pregunta sencilla con una respuesta obvia. Tres veces al día, los judíos rezan para que se restablezca el servicio sagrado en el Monte del Templo de Jerusalén. Es hacia este lugar donde se derraman todas las oraciones judías desde la destrucción del Templo. El Monte es la única zona del planeta en la que, según una ley judía, no se puede entrar en ciertas partes en estado de impureza ritual, y muchos judíos tradicionales se han abstenido de subir al lugar para no violar la ley judía.
Sin embargo, muchos creen ahora que, conociendo el trazado, la historia y las leyes religiosas del lugar, está permitido visitar ciertas partes de la Plaza del Monte del Templo. Lo hacen bajo la guía religiosa, sumergiéndose primero en un baño ritual, o mikvah, para entrar en comunión con el Dios que creen que aún habita en lo que es incuestionablemente el lugar más sagrado del judaísmo.
Sin embargo, al hacerlo, se han visto obligados a acatar el “statu quo” establecido por Moshe Dayan tras la Guerra de los Seis Días de 1967. La autoridad religiosa sobre la zona la ejerce en gran medida el waqf musulmán, y los judíos que la visitan tienen literalmente prohibido rezar. A pesar de esta indignidad, los judíos religiosos han seguido acudiendo, últimamente por miles. Uno de los días más populares del año para visitarlo es el 9 de Av (julio-agosto en el calendario gregoriano), cuando el Templo fue destruido. La destrucción del Templo es la razón por la que este día es el más triste del calendario judío, porque -obviamente- el Monte del Templo es el lugar más sagrado del judaísmo.
El 9 de Av de este año, los árabes amotinados trataron de impedir la visita de los judíos. No lo consiguieron. En una declaración publicada, el recién instalado primer ministro Neftalí Bennett “agradeció al ministro de seguridad pública y al [jefe] de la Policía de Israel por gestionar los acontecimientos en el Monte del Templo con responsabilidad y consideración, manteniendo la libertad de culto para los judíos en el Monte”. Sus palabras fueron inmediatamente analizadas en busca de significado. ¿Pretendía el primer ministro dar a entender que ahora los judíos tendrían libertad de oración en el Monte? Después de todo, su lenguaje puso de manifiesto un hecho sorprendente: que en el Estado judío, los únicos miembros de la fe que no pueden practicar el culto en su lugar más sagrado son los judíos. ¿Podría desaparecer de repente esta desigualdad máxima?
Pero poco después, la oficina del primer ministro emitió una declaración que modificaba la original de Bennet, y Yair Lapid -que no es del partido de Bennett y no comparte sus convicciones ideológicas o religiosas- aseguró al Reino de Jordania que no se produciría ningún cambio en el statu quo. Luego Lapid fue más allá. “Los judíos tienen libertad para visitar el Monte del Templo y los musulmanes tienen libertad de culto allí”, dijo. “Si los judíos desean rezar, el lugar más sagrado para los judíos está a pocos metros de allí: el Muro Occidental”.
Esto es absurdo. El Muro Occidental, o “Kotel”, es el muro de contención de la Plaza del Templo de la época herodiana. Adquirió su estatus especial porque fue el único sitio donde los judíos fueron autorizados por los otomanos a reunirse en anhelo del propio Templo, y para llorar su destrucción. El Kotel es el lugar donde los judíos se han reunido durante siglos… para afirmar que el Monte del Templo es el lugar más sagrado del judaísmo.
Lo peor estaba por llegar. Lo que comenzó como un intento poco elegante de diplomacia pronto descendería a la farsa. Meirav Ben-Ari, miembro de la Knesset y del partido Yesh Atid de Lapid, fue preguntado en la televisión israelí sobre los comentarios de Lapid. “¿Es también su opinión”, preguntó el periodista, “que el Kotel es el lugar más sagrado para los judíos?”.
“Barur”, contestó con crudeza, “pero por supuesto”. El entrevistador insistió: “¿No el Monte del Templo?”. Ben-Ari reiteró la línea de su líder de partido: “El Kotel es el lugar más sagrado para el pueblo judío”. De nuevo, siguiendo, el entrevistador preguntó: “¿Más que el Monte del Templo?”.
“Ani lo osah taharut”, dijo Ben-Ari, que significa: “No estoy haciendo una competencia”.
No está claro, ni por supuesto, lo que esto significa. ¿Cree Ben-Ari que el Kotel es el lugar más sagrado del judaísmo, o no lo cree? Cuando el desconcertado reportero le preguntó cómo podía Ben-Ari ignorar “nuestra historia fundamental como pueblo”, se aferró a la frase del líder del partido: “Zo daati vezo amadati”. Que significa: “Esta es mi opinión y esta es mi posición”.
La aplicación de esta fascinante frase para negar un hecho histórico -mi opinión y mi posición- se acerca peligrosamente a la afición posmoderna de “decir la propia verdad”. Así, un político -que no es historiador, teólogo o erudito judaico de ningún tipo- redefinió de forma sumaria la fe judía. Así, el Noveno de Av fue seguido por figuras gubernamentales que niegan todo lo que los judíos han llorado en ese día.
En última instancia, el problema de declaraciones como estas no es su ignorancia, sino que dan munición a los enemigos de Israel, que pretenden mentir sobre la historia judía. La dura verdad es que, en los últimos 54 años, desde el momento milagroso en que los judíos regresaron a la antigua Jerusalén, la propia ciudad sagrada ha sido reconstruida, pero la destrucción de los restos del Templo ha empeorado. El waqf ha destruido muchas pruebas arqueológicas del Templo que una vez estuvo allí, y muchos líderes palestinos han negado que el Templo estuviera allí en primer lugar. Decir en televisión que el Muro Occidental es el lugar más sagrado del judaísmo es proporcionar propaganda a quienes pretenden negar la conexión judía con Jerusalén.
El episodio es otro recordatorio de que el regreso de los judíos a Jerusalén en 1967 marcó uno de los momentos más milagrosos de la historia del pueblo judío, pero también es el aniversario del mayor error de Israel. La victoria en la Guerra de los Seis Días podría haber sido un momento para establecer lo que el primer ministro Bennet llamó acertadamente “libertad de culto” en el Monte, un momento para consagrar el derecho de los judíos a rezar allí tanto como los musulmanes. Pero ese momento fue desaprovechado por Moshe Dayan, y la situación es muy diferente hoy.
Para aquellos que se preocupan profundamente por la conexión judía con el Monte, y que desean desesperadamente rezar allí, es posible que hoy se consiga ante todo con delicadeza. Un reciente informe de noticias israelí describe cómo la policía israelí permite a los judíos visitantes en el Monte rezar, y hacerlo en silencio, de forma no oficial, sin los accesorios habituales, como mantas de oración y filacterias, pero rezando de todos modos. Uno de los héroes no reconocidos de este avance subrepticio parece ser Gilad Erdan, el embajador israelí saliente en Washington, que seguirá siendo el representante de Israel en la ONU. Hasta hace poco, la policía israelí en lo alto del Monte detenía cualquier acto judío que se acercara a la oración, y a veces protestaba incluso si un guía turístico citaba la Biblia. Pero el Jerusalem Post describió cómo Erdan, mientras era ministro de Seguridad Pública de Israel, supervisó deliberadamente los cambios de personal de la policía, asegurándose de que “suavizaban su actitud hacia los visitantes judíos y no expulsaban del lugar a quienes participaban en pequeños y discretos servicios de oración judíos”.
Mientras tanto, el gobierno de Israel le debe a sus ciudadanos, y a miles de años de historia judía, afirmar inequívocamente que el Monte del Templo, y no el Muro Occidental, es el lugar del anhelo judío. No es difícil reconocerlo, y es importante hacerlo por muchas razones, pero sobre todo por una: es la verdad. Y mientras persistan las mentiras y la ignorancia sobre la relación judía con el Monte del Templo, las visitas judías a lo que es innegablemente el lugar más sagrado del judaísmo serán más importantes que nunca.◄

About Verdad y Vida

Check Also

Líbranos del mal

La Biblia nos revela el origen y la historia del bien y del mal, y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *