Home / Análisis / Líbranos del mal

Líbranos del mal

La Biblia nos revela el origen y la historia del bien y del mal, y su conflicto histórico entre ellos nos revela la victoria final del bien sobre el mal

/ Freepik

El mal es un tema tratado profundamente en la Biblia. Desde la rebelión de Satanás en el cielo se fracturó el universo bien y mal. El relato bíblico de Isaías 14, Ezequiel 28, y Apocalipsis 12 trae a memoria el origen del mal en el universo.
En el huerto del Edén, Adán y Eva fueron advertidos de no comer del fruto del árbol de la ciencia del bien y el mal. Lamentablemente la conciencia del mal fue activada y separaron a la humanidad de Dios.
Ya el hombre fuera del gobierno de Dios. Caín mata a su hermano Abel, y ese acto hasta hoy encierra todo el contenido del mal en todas sus variantes, el egoísmo, la envidia, la competencia insana, la lucha encarnizada por el control, la mentira, la idolatría y ocultismo, la ausencia de temor a Dios, el robo, la inmoralidad y un sin fin de actos muestran el carácter corrompido de los seres humanos que los induce y controla su conducta llevando al individuo y su entorno a la destrucción. Desde allí vemos dos descendencias o líneas genealógicas. La generación de los hijos de Dios con su naturaleza del bien y la estirpe de los hijos de los hombres con su naturaleza de maldad. Cuando Jesucristo confrontó al status quo religioso de la época los llamó hijos del diablo y les habló que sus actos que reflejaban su ADN, su naturaleza inmoral y corrompida espiritualidad.
Definitivamente Dios creador está detrás del bien, Satanás opera detrás del mal. En este escrito corto mi enfoque no es Satanás y sus hordas de demonios, sino el mal en nuestra sociedad humana.
El mal aceptado como estilo de vida y la ausencia del bien destruye el género humano.
En las grandes manifestaciones y agrupaciones sociales lo vemos como cáncer en fase de metástasis en religiones, política, economía, el deporte, la tecnología, familia, campo militar y científico y en todos los rincones de nuestra sociedad.
Jesucristo sin cortapisas, directo y franco confrontó el mal en su época y estableció que su evangelio tiene como fin establecer el reino de Dios, como antídoto y contra-cultura del mal. En los evangelios observamos una cruzada de choque frontal de trenes contra el mal, y el establecimiento de los principios sólidos insustituibles del Reino de Dios.
El bien en su expresión y manifestación trae como resultado la siguiente concatenación de valores, siendo la suma de la verdad es la base de la justicia, la justicia reparte equidad y paz, la paz trae la gloriosa libertad y donde estos valores del reino de Dios obran en el corazón de los hombres y mujeres de bien crean el clima y ambiente propicio para la abundancia, la prosperidad y la suma de felicidad para todos.
El apóstol Pablo nos revela que la creación gime y clama por la manifestación de los hijos de Dios, son hijos del bien, los hijos de la verdad, los hijos de la justicia, los hijos de la libertad que manifestarán la productividad y paz a nuestra agonizante humanidad. Romanos 8:19-26.
Es el deber-ser en esencia, donde un hijo o hija de Dios en el espacio social que ocupe debe confrontar el mal y establecer la bandera del reino de Dios, no hacerlo es una hipocresía de fariseo, porque su vida no está acorde a su prédica y mensaje. Jesucristo lo dijo: “si vuestra justicia no fuera mayor que la de los escribas y fariseos no podrán entrar en el reino de los cielos”. Sin parangón, y sin esquivar su responsabilidad, nosotros los ministros y la iglesia se nos ha demandado ayer y hoy combatir el mal y ser maestros de bien, formar al nuevo hombre según Pablo, creado en Cristo en santidad, justicia y verdad, hecho semejante y conforme a la imagen del Hijo de Dios. Romanos 8:29-37.
“…y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Efesios 4:24).
En la simbología en la literatura de los evangelios, “serpientes y escorpiones” simbolizan el mal en todas sus manifestaciones. Y en el evangelio de Jesucristo está incluido vencer y derrotar el mal visible e invisible;
1.- En la oración del Padre nuestro encontramos la frase: “libranos del mal” está incluida la preservación del bien.

2.- En la gran comisión. Tenemos la autoridad de pisar serpientes y escorpiones, símbolos del mal. Lucas 10:17-19.

3.- El dominio sobre las serpientes, nos habla del poder otorgado por Dios a los que creen en la resurrección de su hijo Jesucristo. Con la predica y el bautizar a los convertidos es dado el poder sobre el mal. Marcos 16:15-18.

4.- Pablo vence el mal, sacude la serpiente en el fuego y el veneno, no lo mata. Los ministerios serán contra-atacados por el mal, pero prevaleceremos en el nombre de Jesucristo. Hechos 28:3-6.

5.- Pablo nos enseña a blindarnos con la Palabra de Dios, desde los pies a la cabeza para poder resistir en el día malo, y vencer los poderes del mal. Efesios 6:10-18.

6.- Pablo nos instruye a practicar el bien y no desmayar y usa la figura de la siembra y la cosecha. Mayormente a los de la familia de la fe. Gálatas 6:9-10.

7.- El Señor Jesucristo en el juicio final toma como referente la práctica del bien manifestado en la justicia, la misericordia, la verdad y la fe. Mateo 25:31-46.

CONCLUSIÓN

La Biblia nos revela el origen y la historia del bien y del mal, y su conflicto histórico entre ellos nos revela la victoria final del bien sobre el mal. Aunque con capítulos donde el mal pareciera prevalecer. Hay promesas que las puertas del infierno no prevalecerán contra ti ni contra la iglesia. Estamos cimentados en la roca que es Cristo en su obra sustitutiva y su poder nos es imputado. La profecía de génesis 3:15 se cumplió en la cruz y a lo largo de la historia cristiana, “somos los hijos de Dios pisadores de las serpientes”.
“Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros” (Romanos 16:20).
Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte” (Apocalipsis 12:11).

VENCE EL MAL CON EL BIEN
“No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal” (Romanos 12:21).

Luis Tovar
Apóstol

About Verdad y Vida

Check Also

Pablo Muñiz: “Los grandes proyectos demandan esfuerzo y Dios se los entregará a quienes acepten el desafío”

Como cristiano confeso y practicante, Muñiz no escatima su fe a la hora de producir …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.