Home / Opinion / Liderazgo catalizador, Nelson Velázquez

Liderazgo catalizador, Nelson Velázquez

El liderazgo catalizador comienza cuando alguien se interesa en producir cambios, y se involucra personalmente en las situaciones que quiere cambiar

/ Freepik

El cambio no se produce por sí solo, alguien tiene que provocarlo. Los que encienden la chispa para causarlo, son luego reconocidos por su Liderazgo catalizador. Steve Jobs dijo: “Las personas que están lo suficientemente locas, para pensar que pueden cambiar el mundo son las que normalmente lo hacen”.
Jesús lo sabía y por eso eligió inicialmente a doce de sus seguidores, y los instruyó para la tarea de transformar el mundo. Luego, para aumentar el impacto, desarrolló a otros setenta, y los comisionó para empezar a sacudir las ciudades y aldeas con el evangelio.
El liderazgo catalizador comienza cuando alguien se interesa en producir cambios, y se involucra personalmente en las situaciones que quiere cambiar. Nehemías, por ejemplo, estaba cómodo en el palacio cuando le trajeron las terribles noticias de Jerusalén.  Su interés por la ciudad de sus padres, le empujó a involucrarse en esa causa para poder hacer algo (Nehemías 1:1-3).
Cuando una persona encuentra una causa, lo próximo que hará será una acción que marque la diferencia. Como lo hizo Moisés, un príncipe del palacio faraónico que, habiendo entendido su identidad y la necesidad de su pueblo, tomó la decisión de seguir el llamado de Dios y no descansar hasta dar libertad al pueblo hebreo.
Moisés entendió que Dios quiere liberar a los oprimidos, y actuó contra el yugo de las ideologías que están detrás del poder político, militar y cultural. Si Moisés se hubiera quedado en el palacio, hoy fuera un desconocido, pero por dar ese paso al frente se convirtió en uno de los mejores estadistas de la historia (Éxodo 2:11 y 12).
Si quieres un cambio en el mundo, da un paso al frente y haz algo que marque la diferencia en el tiempo.
Para desarrollar un liderazgo catalizador, debes hacer que la causa se extienda de ti a los demás. Debes pasar la visión del “mi” al “nosotros”, con personas que también quieran marcar la diferencia. No sé trata solo de ti, también se trata de los demás. Necesitas resolver el problema de la falta de unidad.
¿Qué hubiese sido de David, si los frustrados y endeudados hombres de la cueva de Adulan no llegan hasta él? Cuando te sientas tentado a trabajar solo, recuérdate esto “No sé trata de mí, se trata de nosotros”.
Si quieres inducir un cambio debes actuar con urgencia. Son las acciones a tiempo las que encienden la chispa para iniciarlo todo. Un momento puede marcar toda la diferencia para ti y para tu generación. Por eso cuando la mujer del flujo de sangre oyó que Jesús estaba en su aldea, se dijo: “Está es mi oportunidad para marcar una diferencia en mi historia”. Actuar con urgencia y presteza, le hizo ver el milagro.
Tú también eres un catalizador de cambios. Y estás en el momento preciso para causar la ignición. Acciona con urgencia, y forma parte del liderazgo catalizador.
“Esos que trastornan al mundo, han llegado acá también” (Hechos 17:6).

Nelson Velázquez
Pastor

About Verdad y Vida

Check Also

¿Reaccionamos cómo hijos de Dios delante de la ofensa?, Julio Reyes

El Señor desea que pases por alto la ofensa, si alguien te insulta que no …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.