Home / Opinion / No es lo que parece, Eduardo Padrón

No es lo que parece, Eduardo Padrón

El camino al éxito, pero sin compromiso, sin esfuerzo, sin moral y, al final,  sin verdadera satisfacción

/ Freepik

“Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de muerte” (Proverbios 16:25).
Una frecuente fuente de incomodidades en las relaciones son los conocidos “yo creía”, “yo pensé”, yo supuse”. Posiblemente recordará alguna situación embarazosa. Pues bien, nuestro artículo apunta a aquello que suele observarse como adecuado, pero termina en un desagradable desenlace.
Nuestro proverbio nos ubica en un punto en el cual el camino que parece derecho es el tomado por los necios. Proverbios 12:15 dice: “El camino del necio es derecho en su opinión”. Todo indica que la opinión de otros no vale, tengan o no razón.
El sentido puntual de nuestra exhortación nos obliga a pensar en él todos los días de la vida. No se trata de grandes decisiones ni de eventuales acciones de gran envergadura, sino de lo que se hace en lo cotidiano. “El camino que parece derecho” es camino de derrota cuando se toma porque es más corto, el de menor compromiso, lo más fácil, lo más cómodo, lo menos exigente. Incluso el más inescrupuloso e inmoral. En este camino no valen advertencias ni consejos. Nada de eso es legítimo. Es el camino al éxito, pero sin compromiso, sin esfuerzo, sin moral y, al final, sin verdadera satisfacción. Es la senda descrita con una inigualable hipérbole: es “camino de muerte”.
Un “camino de muerte” puede ser una decisión, una acción, un hábito, una deslealtad, una mentira o una traición. Es igual para el creyente que contempla en la lejanía lo que podría ser, pero yerra el sendero, pues cree que puede saltarse cada curva, cada reto, cada compromiso en la vida cristiana.
Hay vidas en derrota, que no sea la suya. Defina bien su camino. ¿Qué le parece?

Eduardo Padrón
Pastor, comunicador y escritor
edupadron@gmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

Todos contra todos, Harold y Mileidy Paredes

En DIOS siempre hay solución, la esperanza está viva cuando confiamos en Él; el diablo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *