“Nos equivocamos”: La fundadora de una clínica transexual lamenta su papel en la mutilación de niños

0
11
La fundadora de la Clínica de Identidad de Género para Niños, Jóvenes y Familias del Instituto Clarke de Psiquiatría, doctora Susan Bradley

Los bloqueadores de la pubertad “no son tan reversibles como siempre pensamos, y tienen efectos a largo plazo sobre el crecimiento y el desarrollo de los niños, entre ellos hacerlos estériles y bastantes cosas que afectan a su crecimiento óseo”

La fundadora de la Clínica de Identidad de Género para Niños, Jóvenes y Familias del Instituto Clarke de Psiquiatría, doctora Susan Bradley

(Daily Caller).-

WASHINGTON.- La fundadora de una clínica de género y antigua profesora de la Universidad de Toronto declaró recientemente que se arrepiente de haber ayudado a niños a hacer la “transición”, y reconoce que la mayoría de los niños con confusión de género superarán su disforia en la edad adulta.
Según una entrevista publicada por Daily Caller, la doctora Susan Bradley “se mostró contraria al modelo popular de afirmar la identidad transgénero de los niños y administrarles bloqueadores de la pubertad”. Es la última profesional médica que confirma que los fármacos y las cirugías transgénero son peligrosos, aunque mantiene la falsa idea de que alguien puede cambiar de género.
Fue la creadora de la Clínica de Identidad de Género para Niños, Jóvenes y Familias del Instituto Clarke de Psiquiatría y dirigió la División de Psiquiatría Infantil de la Universidad de Toronto.
“Bradley, que ahora tiene casi ochenta años, lamentó que la clínica hubiera participado en la administración de bloqueadores de la pubertad para la disforia de género, que ahora cree que los mismos pueden cimentar en un niño la sensación de confusión”, informó el Daily Caller. “También expresó su preocupación por los efectos secundarios de los fármacos”.
“Nos equivocamos”, dijo Bradley. Los bloqueadores de la pubertad “no son tan reversibles como siempre pensamos, y tienen efectos a largo plazo sobre el crecimiento y el desarrollo de los niños, entre ellos hacerlos estériles y bastantes cosas que afectan a su crecimiento óseo”.
“Pensábamos que era relativamente seguro, y los endocrinólogos decían que eran reversibles, y que no teníamos que preocuparnos por ello”, dijo además al Daily Caller. “Tuve este escepticismo en el fondo de mi mente todo el tiempo de que tal vez en realidad estábamos conspirando y no ayudándoles. Y creo que se ha demostrado correcto en el sentido de que, una vez que estos niños se inician a cualquier edad en los bloqueadores de la pubertad, casi todos ellos siguen queriendo ir a las hormonas sexuales cruzadas”.
Bradley también “presidió el Subcomité de Disforia de Género para la cuarta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM), el manual oficial de la Asociación Americana de Psiquiatría” y “realizó investigaciones, junto con otros médicos clínicos, que mostraban que el 87,8% de los chicos remitidos a su clínica por problemas de identidad de género acababan ‘desistiendo’, lo que significa que dejaban de creer que en realidad eran chicas y aceptaban su sexo”, según Daily Caller.
Esto concuerda con un análisis del endocrinólogo Dr. Michael Laidlaw que descubrió que los bloqueadores de la pubertad generalmente conducen a las personas a más hormonas y cirugías, aunque “la mayoría de los niños que experimentan disforia de género, pero se les permite atravesar la pubertad normalmente… no persisten en identificarse con el sexo opuesto”.
Además, basándose en sus investigaciones, llegó a la conclusión de que la mayoría de los pacientes con confusión de género pertenecen en realidad al espectro autista, una postura respaldada por la evidencia.
“A estos niños no les va bien con el enfoque afirmativo actual”, dijo también. “No sé si algún niño podría, dada la capacidad de un niño de 10 o 12 años, o incluso de 14 o 15, comprender la complejidad de la decisión que está tomando sobre su función sexual y vital a largo plazo. Simplemente no tiene sentido”.
Bradley no es la única ex interna que ha testificado sobre los peligros de inyectar hormonas a los niños o de cortar su capacidad reproductiva.
Recientemente, una gestora de casos del Centro de Transexuales de la Universidad de Washington, en el Hospital Infantil de San Luis, denunció lo que consideraba un comportamiento poco ético por parte de sus antiguos compañeros de trabajo.
“Cuando me marché, estaba segura de que la forma en que el sistema médico estadounidense trata a estos pacientes es lo contrario de la promesa que hacemos de ‘no hacer daño’”, dijo Jamie Reed. “En lugar de eso, estamos perjudicando permanentemente a los pacientes vulnerables a nuestro cuidado”. Calificó la situación que presenció de “moral y médicamente espantosa”.

LAS DECLARACIONES DE BRADLEY SE SUMAN AL CONJUNTO DE PRUEBAS CRÍTICAS CON LOS FÁRMACOS Y LAS CIRUGÍAS

Mientras organizaciones médicas establecidas como la Academia Americana de Pediatría y la Asociación Médica Americana promueven los fármacos y las cirugías transgénero, el testimonio de Bradley, basado en su larga carrera académica y médica, se suma al creciente cuerpo de pruebas que refuta la seguridad y los beneficios de inyectar a los niños bloqueadores de la pubertad y extirpar órganos sanos. No es posible que alguien cambie de sexo, pero, a pesar de ello, las pruebas siguen demostrando que los fármacos y las cirugías destinados a afirmar los delirios de género de alguien no son seguros ni beneficiosos.
Por ejemplo, dos juntas médicas de Florida afirmaron recientemente que los niños no deberían recibir medicamentos ni someterse a intervenciones quirúrgicas para transexuales, en consonancia con un metaanálisis realizado por el Departamento de Salud del estado y el Dr. Joseph Ladapo, Cirujano General, en el que se cuestionaban los datos en los que se basaba la presión para mutilar química y quirúrgicamente a los niños.

La Guía del Departamento de Salud de Florida (DOH) afirmaba:
Basándose en las pruebas actualmente disponibles, “fomentar la mastectomía, la ovariectomía, la extirpación uterina, la inutilización del pene, el afeitado traqueal, la prescripción de hormonas que no se ajustan a la composición genética del niño o los bloqueadores de la pubertad son prácticas clínicas que presentan un riesgo inaceptablemente alto de causar daños”.
El documento de orientación señalaba la “falta de pruebas concluyentes” de la “transición de género” y “el potencial de efectos irreversibles a largo plazo”, y señalaba que el análisis de los beneficios de las intervenciones hormonales “muestra una tendencia de pruebas de baja calidad, tamaños de muestra pequeños y un riesgo de sesgo de medio a alto”.
La conservadora Asociación de Médicos y Cirujanos Estadounidenses (AAPS) también publicó recientemente una serie de declaraciones en las que advertía contra la mutilación química y quirúrgica de los niños, a veces denominada “atención de afirmación de género”.
Los profesionales médicos dijeron que los medicamentos y las cirugías transgénero están “contraindicados médica y éticamente debido a la falta de consentimiento informado” y advirtieron de “riesgos inherentemente desconocidos e incognoscibles a largo plazo, y las consecuencias de la extirpación de órganos normales y sanos son irreversibles”.
LifeSiteNews ha publicado cuatro informes distintos sobre los daños de la transexualidad, obteniendo material de expertos médicos creíbles, científicos sociales y “detransitioners”. Estos últimos son individuos con confusión de género que empezaron a tomar drogas y/o se sometieron a cirugía para presentarse como el sexo opuesto, pero que desde entonces han dejado de hacerlo y se arrepienten de sus acciones.◄

LifeSiteNews.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí