Perfil de las religiones

0
2
Generada por IA / Freepik

Dios jamás le ha pedido a ningún ser humano que funde una religión que lo represente. Todos los relatos de entidades que dieron inicio a una religión en su nombre, son usurpadores de Dios

La religión no mantiene a nadie. De hecho, tiene que ser mantenida. No produce absolutamente nada. Es una mendiga perpetua. Vive del trabajo de otros y luego tiene la arrogancia de pretender que ayuda al que da. Lo peor de todo, es que pretende ser la mediadora entre Dios y los hombres.
Es bastante obvio, que una institución tan dependiente de aquellos que pretende ayudar, jamás representaría a Dios.
De hecho, Dios jamás le ha pedido a ningún ser humano que funde una religión que lo represente.
Todos los relatos de entidades que dieron inicio a una religión en su nombre, son usurpadores de Dios, y aquellos que eligieron por cuenta propia fundar una religión, sin que nadie se lo pidiera, son farsantes que actúan por intereses particulares.
“Jesucristo jamás fundó una religión, ni se lo pidió a nadie más”.
Dios no necesita una religión. Dios es todo en todo. Y todo es Dios manifestándose de forma plural, diversa e infinita, eternamente, a fin de experimentarlo todo a través del fluir de la vida.
En Él vivimos, nos movemos y somos. Dios lo contiene todo, pero nada lo contiene a Él. Dios es uno con su creación y su creación es una con Dios. No puedes representar ni contener en una religión a aquél que lo contiene absolutamente todo.
Él es camino, verdad y vida. No lo puedes encontrar en una religión, porque tú, yo y todos los demás, somos uno con Dios en esencia. Dios no está fuera de ti, sino dentro de ti.
Dios no es una entidad poderosa. Dios es la fuente de todo el poder que existe, expresado de forma infinita eternamente en su creación.
Dios es su esencia. Y su esencia es la expresión de todo lo que es. Su esencia lo visibiliza; de hecho, esa es la única forma de verlo expresado en nuestra realidad.
La esencia de Dios es Amor y donde quiera que el amor se expresa, estamos en presencia de una manifestación de Dios.
El amor es nuestra esencia, esa es nuestra naturaleza espiritual. El amor no requiere de una religión para ser expresado; de hecho, todas las religiones condicionan el Amor con culpa, miedo, castigo y condenación, pero el Amor es preexistente a esa programación. El Amor es incondicional.
Varias entidades ancestrales (no espirituales ni trascendentes) muy poderosas descritas en la Biblia como Elohim, decidieron usurpar la identidad del Dios creador, usando tecnología muy avanzada, que era desconocida por la humanidad en ese momento, estas entidades fueron conocidas con otros nombres en otras culturas.
Estas entidades fueron las que introdujeron en la humanidad adámica la programación de la culpa, el miedo, el castigo y la condenación; además, programaron al ser humano para la guerra, y hasta el día de hoy, usan las religiones para mantener a los seres humanos dormidos, para que las élites que controlan esta Matrix, puedan esclavizar a los seres humanos con mayor facilidad.
Estas entidades, a diferencia del pasado, cuando actuaban gobernando directamente a los pueblos, ahora lo hacen tras bastidores (manteniendo un bajo perfil), por medio de pactos con las élites, a quienes usan como los carceleros de esta Matrix llamada Tierra.
A pesar de las muchas capas de programación mental, con las que controlan al ser humano, dándole una falsa identidad para que no conecte con su esencia, con el propósito de impedirle que descubra quién es realmente, muchísima gente lo está logrando.
Hoy más que nunca antes en la historia de la humanidad, se está experimentando un despertar masivo de consciencia, que ha ido progresivamente elevando la frecuencia vibratoria de la masa crítica pensante del inconsciente colectivo.
Lo cual ha disparado todas las alarmas de la élite gobernante, que se ha visto obligada a acelerar su plan de un gobierno mundial, con la agenda 2030. Con lo cual pretenden eliminar tu capacidad para conectar con tu esencia, que es lo mismo que conectar con Dios. Esto lo harán llevando al ser humano hacia el transhumanismo, suprimiendo lo natural y lo espiritual en ti, por medio de una fusión de lo físico, la robótica y la IA; convirtiendo al ser humano en un robot (cyborg) controlado por su programación.
Lo cual le facilita a la élite el seguir esclavizando a toda la raza humana.
¡DESPIERTA!
Entiende de una vez por todas que: tú eres más de lo que piensas, puedes más de lo que crees, hay más de lo que imaginas y definitivamente; Dios es mucho más de lo que te han dicho las religiones.
Eres uno con Dios y con todo lo que es, conecta con tu esencia y vive desde tu esencia (Amor), porque esa es tu naturaleza, Dios lo hizo así para que nada ni nadie pudiera impedirte conectar con Él. Todo está dentro de ti. El que vive hacia afuera duerme; en cambio, el que vive desde su esencia, está despierto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí