Home / Actualidad / ¿Permite el judaísmo los trasplantes de órganos de cerdos a humanos?

¿Permite el judaísmo los trasplantes de órganos de cerdos a humanos?

Los judíos nunca han tenido problemas para utilizar válvulas cardíacas porcinas, insulina de cerdo o piel de cerdo trasplantada para tratar quemaduras graves (xenoinjerto)

Foto referencial

(Noticias de Israel).-

El mes pasado, los médicos de Maryland realizaron el primer trasplante de corazón del mundo con un corazón procedente de un cerdo modificado genéticamente. Fue un avance porque el cerdo donante había sido sometido a una edición genética para eliminar un tipo específico de azúcar de sus células que se consideraba responsable de anteriores rechazos de órganos en pacientes.
Este fue el último triunfo en el floreciente campo de los trasplantes de órganos entre especies, conocidos como xenotrasplantes. Otros experimentos recientes incluyen la prueba del uso de trasplantes de riñón de cerdo en cuerpos con muerte cerebral que habían sido donados a la ciencia.
Los cerdos se han utilizado por varias razones: son fáciles de criar y mantener (aunque con algunos costes ambientales); están disponibles en gran número; pueden criarse en condiciones libres de patógenos, y, lo más importante, son similares en anatomía y fisiología a los humanos.
Aunque a los investigadores les queda mucho camino por recorrer, estos prometedores avances plantean la cuestión de si la ley judía admite el uso de esta tecnología, dado el tabú que existe contra los cerdos en la cultura judía.
En la Biblia, el cerdo es señalado porque tiene las pezuñas divididas, pero no rumia, lo que lo descalifica como alimento kosher. “Y el cerdo, aunque tiene pezuñas verdaderas, con las pezuñas hendidas, no mastica el bolo alimenticio: es impuro para vosotros. No comerás su carne ni tocarás sus cadáveres; es impuro para ti” (Levítico 11:7-8).
La Biblia prohíbe comer este animal y, además, señala que uno puede volverse “impuro” al manipular su carne. Esta última norma, sin embargo, solo se aplica a cuestiones de pureza ritual que eran pertinentes cuando el Templo estaba en Jerusalén, pero tiene pocas ramificaciones en la práctica contemporánea.
Además de la prohibición de comer cerdo, los sabios también decretaron que está prohibido criar cerdos en Israel o en el mundo. Maimónides afirmaba que esto se debía a que los cerdos salvajes causan muchos daños ambientales y a la propiedad. Sin embargo, los sabios también fueron más allá al afirmar: “Maldito el que criaba cerdos”, lo que refleja un profundo rechazo hacia este animal.
En la antigüedad, el cerdo era un alimento básico en la dieta de la región, por lo que la prohibición judía de comerlo era un símbolo de separatismo judío. Durante el período de los Macabeos, se considera que los gobernantes griegos intentan obligar a los judíos a ingerir cerdo, lo que simboliza la dominación extranjera. Con el tiempo, el animal también quedó vinculado a Roma, que profanó el Templo al colocar un cerdo en su santuario.
En la literatura judía, el cerdo se denomina con frecuencia “esa cosa” (oto davar), lo que indica nuestro desprecio por mencionar siquiera su nombre.
Este fuerte tabú cultural se incorporó a la legislación israelí en 1962, cuando la Knesset prohibió la venta de carne de cerdo. Como ha demostrado la jueza del Tribunal Supremo Daphne Barak-Erez, esta legislación se aprobó por un sentido más amplio del patrimonio cultural y no por coacción religiosa. Sin embargo, se hicieron excepciones, permitiendo la cría de cerdos en algunas ciudades, especialmente en las zonas de Galilea con una fuerte población cristiana. En los últimos años, debido al aumento de la demanda de carne de cerdo (sobre todo por parte de los inmigrantes de la antigua Unión Soviética), así como a las leyes básicas que protegen la libertad de ocupación, este tabú ha disminuido un poco, y la carne de cerdo se puede adquirir fácilmente en muchas ciudades israelíes.
Sin embargo, a pesar de la prohibición de consumir carne de cerdo, así como del tabú general en torno a los cerdos, nunca existió una prohibición ritual de obtener beneficios de los cerdos. De hecho, según algunas cifras, estaría permitido que los judíos dieran carne de cerdo a sus trabajadores no judíos o que sirvieran de intermediarios en la venta de dicho alimento. Ciertamente, no está prohibido el beneficio para fines no relacionados con el consumo, y más aún cuando el producto del cerdo se utiliza con fines medicinales. El valor de salvar vidas superaría incluso la prohibición de consumir la propia carne de cerdo.
Por esta razón, como ha señalado el doctor Fred Rosner, especialista en bioética, los judíos nunca han tenido problemas para utilizar válvulas cardíacas porcinas, insulina de cerdo o piel de cerdo trasplantada para tratar quemaduras graves (xenoinjerto).
Desgraciadamente, en la cultura popular, a veces se presenta a los judíos de forma errónea como personas que prohíben los productos porcinos a toda costa. Así, en un infame episodio de la popular serie Anatomía de Grey, un judío ortodoxo rechaza una válvula porcina que le salva la vida y solo se salva cuando se encuentra un sustituto de vaca. Esta horrible tergiversación fue condenada con razón.
Sigue siendo fundamental que los judíos y los no judíos no exageren ciertos tabúes culturales hasta el punto de comprometer valores religiosos más críticos, como la preservación de la salud. Si los xenotrasplantes de cerdos pueden ayudar a salvar vidas, es importante que se explore y utilice esta vía.
Dicho todo esto, algunos especialistas en ética se han preguntado si la manipulación genética de los animales podría empezar a difuminar la línea que separa a los humanos de los animales.
John Loike y Alan Kadish, del Touro College, por ejemplo, han argumentado que la mezcla de células cerebrales de humanos y animales plantea cuestiones especialmente profundas porque el cerebro llega a la esencia de la identidad personal y humana.
En mi opinión, son preguntas importantes que deberían plantearse siempre antes y durante este tipo de experimentos pioneros. Eso no debería detener esta investigación, pero siempre debemos hacernos preguntas profundas sobre las implicaciones de estas exploraciones.
También nos corresponde recordar que la escasez de corazones, pulmones y otros órganos críticos se aliviaría en gran medida si más personas firmaran tarjetas de donante de órganos como la tarjeta ADI en Israel. Un amplio abanico de autoridades rabínicas, encabezadas por el Gran Rabino de Israel, apoya la donación póstuma de órganos.◄

Por Shlomo M. Brody en The Jerusalem Post
El escritor es codecano de la Academia Tikvah Online y becario postdoctoral en la Facultad de Derecho de la Universidad Bar-Ilan. Su libro A Guide to the Complex: Contemporary Halakhic Debates, ganó el National Jewish Book Award.

About Verdad y Vida

Check Also

¿De quién es el Monte del Templo?

El Tribunal Supremo de Israel dictaminó que el Monte del Templo debe seguir siendo exclusivamente …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.