Home / Opinion / ¿Por qué llamar a Dios el eterno? Fernando Regnault

¿Por qué llamar a Dios el eterno? Fernando Regnault

Dios nunca se ha llamado a sí mismo el eterno, el eterno no es un nombre que glorifica a Dios

/ Freepik

“¡Oh Jehová, Señor nuestro, ¡Cuán grande es tu nombre en toda la tierra!” (Salmo 8:9).
Desde algún tiempo atrás, se ha filtrado la moda de llamar a Dios el eterno, y esto viene de la corriente de los mesiánicos. Pero esto es gran error y es irrespetuoso delante de Dios, por decir lo menos. Los nombres de Dios le glorifican, le exaltan, le honran; los nombres de Dios los establece el Señor mismo. Pero Dios nunca se ha llamado a sí mismo el eterno, el eterno no es un nombre que glorifica a Dios. Porque el Señor las almas que crea, los ángeles que crea, son eternos, de tal manera que el diablo será castigado eternamente.
Entonces de acuerdo a esto, al diablo también se le puede llamar eterno, lo cual no es ninguna alabanza, sino una condición con la que fue creado por Dios Todopoderoso. Ahora bien, lo más cercano en la Escritura a llamar a Dios así, lo encontramos en: “Oh Jehová, eterno es tu nombre; tu memoria, oh Jehová, de generación en generación” (Salmo 135:13). Pero aquí no está diciendo que “eterno” es su nombre, sino que su nombre Jehová es eterno, porque de otra manera “eterno” estaría escrito con mayúscula como Jehová.
También encontramos en la Palabra: “El eterno Dios es tu refugio, y acá abajo los brazos eternos; El echó de delante de ti al enemigo, y dijo: Destruye” (Deuteronomio 33:27). “El eterno Dios” es otra cosa, pues se está declarado que Dios, su deidad, su poder, todo lo que Él es, es eterno. También dice la Palabra que su trono es eterno, esto implica su dominio, su reino es eterno, veamos: “Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; cetro de justicia es el cetro de tu reino” (Salmo 45:6).
Un poco de levadura leuda toda la masa, seamos celosos de la Palabra y de la sana doctrina.
¡Dios te bendiga!!!

Fernando Regnault
Maestro de la Palabra
www.abcdelabiblia.com

About Verdad y Vida

Check Also

Primeros principios de la economía bíblica (37 y 38), Vladimir Martínez

37.Afirmamos que los receptores apropiados del dar caritativo son aquellos que son incapaces de proveer …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *