Home / Opinion / Primeros principios de la economía bíblica, Vladimir Martínez

Primeros principios de la economía bíblica, Vladimir Martínez

Negamos que a todos los hombres se les deban iguales salarios por su labor sin importar su conducta o función (1ª Timoteo 5:9,10)

/ Freepik

3.Afirmamos que el hombre es creado a la imagen de Dios (Génesis 1:26); que todos los hombres son investidos por Dios con igual valor a Su vista y quien no hace acepción de personas (Romanos 2:11); que el hombre es tanto espiritual como físico (Génesis 2:7); que es capaz de tomar decisiones morales y por lo tanto es moralmente responsable (Génesis 3:22); que todos los hombres son pecadores por naturaleza debido a la Caída de Adán (Romanos 5:12-19); y que cada individuo es único en cuerpo, temperamento (Salmo 139), carácter (Proverbios, passim), y dones espirituales (1ª Corintios 12,14; Efesios 4:11,12).
Negamos que la igualdad moral de todos los hombres ante Dios implique que sean igualmente dotados en capacidad espiritual, intelectual y física; que los hombres sean capaces de perfección moral en esta vida; y que la vocación de uno (llamado) pueda ser descubierto apropiadamente sin entender su particularidad.

4.Afirmamos que todas las relaciones económicas debiesen ser gobernadas por la justicia; que justicia quiere decir darle a cada uno lo que es debido según un estándar correcto; que lo que es debido a cada uno se basa en su conducta relativa a los mandamientos de la Escritura y en su servicio a otros; y que los requerimientos primordiales de la justicia están revelados en los Diez Mandamientos y en las leyes morales, civiles y judiciales a lo largo de la Escritura que amplían y aplican el Decálogo (Levítico 19:15; Hechos 10:34; Mateo 25:14-29; Romanos 3:31; 13:7).
Negamos que a todos los hombres se les deban iguales salarios por su labor sin importar su conducta o función (1ª Timoteo 5:9,10); que a todos los hombres se les pueda requerir de manera justa el pensar o actuar de manera idéntica; que la justicia signifique igualdad de condición entre los hombres; que la justicia permita alguna vez una violación de cualquiera de los Diez Mandamientos; y que la justicia pueda ser maximizada en cualquier sociedad que ignore los principios morales de la Biblia.

Vladimir Martínez
Pastor, ingeniero estructural y politólogo

About Verdad y Vida

Check Also

Primeros principios de la economía bíblica (37 y 38), Vladimir Martínez

37.Afirmamos que los receptores apropiados del dar caritativo son aquellos que son incapaces de proveer …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *