Home / Análisis / Subdesarrollo espiritual

Subdesarrollo espiritual

Nuestro subdesarrollo espiritual se debe fundamentalmente a que no hemos aprendido ni entendido que la vida de Dios que se nos impartió por medio del nuevo nacimiento, debemos desarrollarla

/ Freepik

Antes de desarrollar lo relacionado sobre el subdesarrollo espiritual, veamos algunas definiciones sobre lo que es el subdesarrollo humano, secular y terrenal, lo que nos permitirá entender mejor el subdesarrollo espiritual y nuestra situación o condición a la luz de la gloriosa Palabra de Dios.
Subdesarrollo:
.- Situación de un país o región que no alcanza determinados niveles económicos, sociales, culturales, etc. (Diccionario de La Real Academia Española).
.- Desarrollo incompleto o deficiente con relación a las propias posibilidades o al desarrollo alcanzado por otros. (Diccionario Enciclopédico Gran Espasa).
Los países subdesarrollados son aquellos países que presentan un PBI bajo. El PIB per cápita es una medida de la producción económica de un país que considera su número de habitantes, lo que lo convierte en una confiable medida del nivel de vida de un país y además, tienen un bajo desarrollo en áreas clave como educación, salud y política. En este tipo de países la mayoría de los ciudadanos no tiene sus necesidades básicas cubiertas y suele reinar una inestabilidad política y social. Por ejemplo: Níger, República Centroafricana y Chad. El subdesarrollo es un concepto utilizado para poner en consideración las diferencias que existen entre los diferentes países del mundo de acuerdo a su economía, pero también relacionado con la capacidad de acceso a determinados servicios por parte de los habitantes de un país.
Los países subdesarrollados se distinguen de los países desarrollados, que son aquellos que ofrecen un alto estándar de vida a sus habitantes. Esta diferenciación suele hacerse en base al Índice de Desarrollo Humano, llevado adelante por la ONU, que tiene en cuenta tres factores principales: el PBI per cápita, la esperanza de vida y el grado de alfabetización de la población. Los países subdesarrollados son los que muestran bajos números en estos índices. Fuente: https://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-paises-subdesarrollados/#ixzz7pukZI6Xs.

¿QUÉ ES EL TERCER MUNDO? (https://www.sabuco.com)

“Las desigualdades en nuestro planeta son abundantes, sólo un dato pone de relieve este hecho: tan solo el 20 % de la población posee el 80 % de la riqueza, a partir de ahí podemos hacer todas las reflexiones posibles. El Tercer Mundo es el conjunto de países menos desarrollados y se sitúan, con muy pocas excepciones, en el sur del planeta, por eso con frecuencia se habla del diálogo norte-sur como algo necesario, el norte representa a los países desarrollados. Para medir el grado de desarrollo de un país se usan determinados índices de referencia: número de hospitales y número de camas por cada mil habitantes; en educación el número de escuelas, de maestros y de población escolarizada; en alimentación el número de calorías consumidas… y un largo etcétera de indicadores socioeconómicos”.
Teniendo claro lo que es el subdesarrollo y en vías de desarrollo de las naciones al compararlas unas con otras, todo tiene que ver con el standard de vida alta que les ofrecen a sus habitantes, tales como economía, salud, educación, cultura, progreso, pobreza, riqueza, servicios públicos, esperanza de vida, etc.
Sin embargo, cuando hablamos de subdesarrollo espiritual nada tiene que ver con lo anteriormente expuesto, sino con lo que a continuación señalaremos: La nueva vida en Cristo, es la que Dios nos dio cuando estábamos muertos en delitos y pecados, por causa de la desobediencia de Adán y Eva quienes desobedecieron el mandamiento del Señor y pecaron, al darles la espalda a su creador y obedecer a la voz de Satanás quien engañó a Eva y esta a su marido. En ese momento entró en ellos un elemento nuevo, un poder de maldad, perverso y maligno (Génesis 6:5; 8:21; Romanos 5:12) que la Biblia llama el pecado, que luego pasó a toda la humanidad y todos nosotros nos convertimos en pecadores, no porque hayamos cometido pecado, sino porque al nacer nacemos pecadores y muertos, es decir, sin la vida de Dios; pero con la vida humana o terrenal, sin esperanza y sin Dios en el mundo; sin embargo, los padres de la raza humana fueron creados a imagen y semejanza de Dios, sin esa naturaleza maligna, pero al desobedecer el mandamiento del Señor, entró la muerte eterna, la muerte espiritual, la muerte física y la condenación eterna, y fuimos excluidos de la presencia de Dios y de la gloria de su poder y condenados a vivir en un lago que arde con fuego y azufre por toda la eternidad (2ª Tesalonicenses 1:9; Apocalipsis 20:11-15).
Ahora bien, entrando en materia sobre el tema que estamos tratando, en la epístola de Hebreos en el capítulo 5:11 al 16, se nos da un claro ejemplo de lo que llamaríamos subdesarrollo espiritual en los ministerios de cualquier ministro, ya sea hombre o mujer y en las iglesias en algún lugar del mundo, ya que la amonestación del escritor es muy clara y contundente al recordarles que había pasado mucho tiempo de estar oyendo y estudiando la Palabra de Dios, y ahora cuando les va a enseñar sobre el sacerdocio del Señor Jesucristo, se encontró con un gran problema, y es que la condición espiritual de estos ministros y creyentes no era la que se esperaba por cuanto no habían crecido ni se habían desarrollado espiritualmente, estaban estancados, no maduraron a pesar del mucho tiempo que ya tenían en el evangelio, eran personas muy inmaduras desde todo punto de vista y no estaban en condiciones de recibir el alimento sólido, sino la leche que era suministrada a los niños recién nacidos. Están siempre aprendiendo y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. El diagnóstico fue que por el tiempo transcurrido tenían que ser ya maestros y lo más insólito es que eran inexpertos (principiantes) en la palabra de justicia y por tanto, el resultado final fue que no tenían discernimiento (lucidez) entre lo bueno y lo malo.
El 1ª de Pedro en el capítulo 2 verso 2, nos señala la Palabra: Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, la enseñanza es muy sencilla si se nos alimenta con la palabra verdadera, no falsa ni engañosa habrá crecimiento, desarrollo y como resultado la genuina madurez espiritual en el área de las emociones, pensamientos, afectos y sentimientos, que por supuesto nada tiene que ver con la obtención de títulos de Licenciaturas, Maestrías, Doctorados en Teología, como tampoco está relacionado con ministerios exitosos, mega iglesias, tele evangelistas, predicadores elocuentes, etc., etc., etc. Ya que en la mayoría de las ocasiones todo se que queda en el intelecto, originándose el secularismo, la mal llamada prosperidad y ese tsunami de apóstoles, profetas, videntes tanto hombres como mujeres, que tanto daño le ha causado a la Iglesia del Señor Jesucristo, al igual que surgen doctrinas diversas y extrañas que arrastran tras sí a los discípulos.
El subdesarrollo espiritual de la Iglesia y de sus ministros data desde la plantación o fundación de las iglesias por los primeros apóstoles, profetas y discípulos, como se puede evidenciar en las epístolas de Pablo, Pedro y Juan, después de los 20 siglos que han pasado, la inmadurez en los ministros, un verdadero crecimiento espiritual conforme a la Palabra de Dios, quienes se encuentran agrupados en un sin número de concilios, organizaciones, federaciones, iglesias y ministerios independientes, canales de televisión seudo cristianos, telepredicadores hombres y mujeres de todos los niveles, universidades de teología, seminarios e institutos bíblicos en todo el mundo, dan fe de lo que llamo la “Nueva Hermenéutica”. “Es un disfraz de hermanos incrédulos que están resueltos a destruir la fe de las iglesias de Cristo para que se acepten los errores del sectarismo. Es la herramienta de los modernistas que han infiltrado las iglesias de Cristo para destruir la fe de los hermanos en las Escrituras. Son modernistas porque han estudiado en los seminarios denominacionales para sacar los títulos que se requieren para poder enseñar en las universidades establecidas por miembros de la iglesia” (Wayne Partain).
Los falsos ministerios y las falsas doctrinas están esparcidas por toda la tierra, quienes perdieron completamente el temor de Dios; por ejemplo la simonía que es la compra o venta deliberada de cosas espirituales o bien recibir beneficios materiales de cualquier tipo, como fue el caso de Simón, que le ofreció dinero a los apóstoles Pedro y Juan para que le dieran el poder del Espíritu Santo, estos son falsos maestros, pastores y predicadores que introducen encubiertamente herejías destructoras, y aún negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado. (Hechos 8:17-21; 1ª Pedro 2:1,2).
Precisamente en eso consiste el subdesarrollo espiritual de un número inmenso de pastores, ministros, líderes y creyentes que no se ocuparon de ejercitarse espiritualmente, en otras palabras no se les enseñó o no aprendieron a desarrollar la nueva vida en Cristo, como tampoco desarrollaron su capacidad para diferenciar entre lo bueno y lo malo de las predicaciones y enseñanzas erróneas de la Biblia, creyendo a estas alturas en los tiempos malos que estamos viviendo, a profetas y profetizas que os alimentan con vanas esperanzas; hablan visión de su propio corazón, los que os dicen soñé, soñé y profetizan el engaño de su corazón mintiendo, hay los que son más arriesgados y llevan años negando las enseñanzas fundamentales del Señor Jesucristo y los apóstoles e inventando antiguas y nuevas herejías.
También hay otros que en su subdesarrollo espiritual están enseñando hace algún tiempo el ADN espiritual o lo que es lo mismo el ADN DE DIOS, igualmente los que le siguen tienen subdesarrollo espiritual ya que todos están ubicados entre los indoctos e inconstantes quienes también tuercen las otras Escrituras, para su propia perdición, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza (2ª Pedro 2:16,17).
En Romanos 4, verso 4, dice: Así también nosotros andemos en vida nueva. En 2ª de Corintios 5:17, De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Efesios 2, verso 1,10, Y Dios os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. En 2ª de Pedro 1:4 se nos enseña que somos participantes de la naturaleza divina.
Todos estos pasajes de la Palabra de Dios nos enseñan claramente que hay dos clases de vida, la de Dios, la humana y terrenal, las cuales son totalmente diferentes, cuando Juan el hijo del sacerdote Zacarías y Elizabeth les habló a sus discípulos de Jesús, les dijo lo siguiente: “El que de arriba viene, es sobre todos; el que es de la tierra, es terrenal, y cosas terrenales habla; el que viene del cielo, es sobre todos” (Juan 3:31). A todos nosotros se nos hace muy difícil entender y vivir la vida de Dios que se nos impartió por medio del nuevo nacimiento y que somos participantes de la naturaleza divina, tenemos dos naturalezas, la carnal, pecaminosa, mundana, desobediente, heredada de Adán y la naturaleza santa, perfecta, limpia, pura, espiritual, obediente y divina, procedente de Dios (1ª Corintios 6:17-19; Gálatas 4:6,7; 5:16,17; 2ª Pedro 1:4). El Señor Jesucristo enseñando y refutando a los fariseos y escribas sobre lo que realmente contamina al ser humano, que son las maldades que salen de nuestros corazones, pero en las epístolas la lista es mucho más numerosa; nosotros nos creemos buenos y casi nunca evaluamos toda la maldad que hay dentro de nosotros que continuamente se manifiesta, ya que tenemos la idea errónea que al nacer de nuevo, ese poder de maldad no tiene dominio ni control en nuestras vidas, como tampoco hemos comprendido que tenemos una fábrica de hacer toda clase de pecados dentro de nosotros y pareciera que nunca hubiéramos leído y mucho menos estudiado lo que el apóstol Juan escribió sobre el pecado. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, el es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad (Marcos 7:21-23; 1ª Juan 2:8,9). Hay una gran diferencia entre pecado en singular y pecados en plural, el primero se refiere a lo que entró en Adán (Romanos 5:12) y el segundo es la fábrica, que son las obras de la carne que no tiene ninguna relación con el cuerpo, sino con la pasada manera de vivir, el viejo hombre que está viciado conforme a los deseos engañosos, la naturaleza carnal, enemiga de Dios, la mente carnal que se opone todo el tiempo al Señor, por eso si vivimos conforme a la carne moriremos y la nueva vida en Cristo se vuelve inoperante y no se puede desarrollar ni crecer (Efesios 4:22; Romanos 8:5-8,13).
Estoy plenamente convencido a la luz de la gloriosa Palabra de Dios que nuestro subdesarrollo espiritual se debe fundamentalmente a que no hemos aprendido ni entendido que la vida de Dios que se nos impartió por medio del nuevo nacimiento, debemos desarrollarla y que esa vida espiritual que recibimos de Dios tiene que ir creciendo y desarrollándose a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo y que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la Cabeza, esto es, Cristo, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos crece con el crecimiento que da Dios, el deseo o anhelo de Dios es hacernos crecer por medio de su gracia y a la vez se nos pide de una manera muy clara y firme que tenemos que crecer en la gracia y el conocimiento de Dios (Efesios 4:13; Colosenses 2:19; 1ª Tesalonicenses 3:12; 1ª Pedro 3:18).

Orlando Anzola
Ministro del Evangelio
anzolaorlando@gmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

Hoy muchos son bendecidos, mas no partidos ni repartidos

En este momento histórico de nuestra América Latina requiere y demanda de una iglesia bendecida …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *