Ahora mismo, Arnold Enns

0
15
Las invitaciones de Dios vienen con un tiempo limitado para responder / Freepik

Cuando Dios te indica hacer algo es tiempo de obedecer hoy, no mañana

“Otro de sus discípulos dijo: Señor, deja que primero regrese a casa y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Sígueme ahora mismo” (Mateo 8:21).
Muchas veces nuestro mayor desafío no es decidir si es que vamos a obedecer o no, sino si obedecer inmediatamente o más tarde. Es posible que entendamos nuestra necesidad de seguir a Cristo. Pero cuando Dios te indica hacer algo es tiempo de obedecer hoy, no mañana.
¿Por qué es tan importante actuar ahora mismo? El tiempo de obedecer es crucial. Las invitaciones de Dios vienen con un tiempo limitado para responder. He aquí tres pautas porque debemos de hacerlo.
Obedece porque Dios lo dijo: Sólo en el Nuevo Testamento hay más de 1.000 mandamientos, y todos son para tu beneficio. Muchos mandamientos de la Biblia parecen difíciles, irrazonables, poco realistas, inalcanzables y hasta imposibles.
En Juan 6:38 Jesús dijo: “He descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió”. Cuando Dios dice algo, nuestra respuesta siempre tiene que ser: “Donde manda Capitán no manda marinero”.

No es necesario entenderlo todo: Un niño que está a punto de cometer un acto peligroso no necesita escuchar un sermón del por qué no debería de hacerlo. Si no obedece en el acto su vida corre peligro y sus padres lo saben.
En Hebreos 11:7 dice: “Fue por la fe que Noé construyó un barco grande para salvar a su familia del diluvio en obediencia a Dios, quien le advirtió de cosas que nunca antes habían sucedido”. No es necesario comprender los mandamientos de Dios para obedecerlos y beneficiarse de ellos. 

Es la llave que abre las promesas: La obediencia es la premisa detrás de todas las promesas. Dios te da sus promesas por gracia y puedes disfrutarlas siguiendo sus instrucciones. Dios ha hecho algunas promesas increíbles y específicas en su Palabra acerca de la obediencia.
En Deuteronomio 5:33 dice: “Sigan por el camino que el Señor su Dios ha trazado para que vivan, prosperen y disfruten de larga vida”. La obediencia es la llave que abre las puertas para una vida próspera. Elige seguir sus instrucciones hoy con fe. Él promete recompensarte por tu obediencia. 

CONCEPTO IMPORTANTE
Cuando Dios te dice que hagas algo, no lo pospongas. No comiences a dar excusas. No te pongas cabizbajo arrastrando los pies como si fueras al matadero. Hazlo ahora mismo porque hay una buena razón detrás de cada orden de Dios.
La fe es obediencia cuando no se comprende. Hay muchas cosas que simplemente no se ven por ahora, pero algún día lo verás y estarás agradecido por haber obedecido sin haberlo entendido todo.
Todas las promesas de bendición de parte de Dios vienen con una condición. No es porque Dios quiera intercambiar tu lealtad por Su bendición. Sino que es imposible acceder a las promesas estando lejos del que las provee.

Arnold Enns
Pastor y presidente de COICOM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí