¿Cómo no amarte? Julio Almedo

0
15
/ Freepik
/ Freepik

Dios nos regala una nueva oportunidad, un nuevo tiempo para dejar todo atrás y comenzar de nuevo, para avanzar y crecer. Si fallamos, Dios es fiel y justo para perdonar, cuando le buscamos arrepentidos. Toda su Palabra habla de su amor, bondad y fidelidad; nos toca a nosotros darle gracias con alabanzas por todo su amor en este tiempo. ¿Cómo no amarle y darle gracias?
La Palabra de Dios nos enseña que debemos dar gracias por todo. Y den gracias por todo a Dios el Padre en el nombre de nuestro Señor Jesucristo; Efesios 5:20, NTV. No se trata de hacer un balance entre los momentos buenos y los malos, o en algunos alegres y otros tristes. Su Palabra nos enseña a dar gracias por todo lo que ha hecho. No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho; Filipenses 4:6, NTV.
Podemos dar gracias a Dios por Su fidelidad y Su bondad durante todo el año. Él fue quien nos sostuvo y nos dio fortaleza para creer y permanecer confiando, aún en medio de las dificultades. ¡Aleluya! Grande es el Señor. “Su fiel amor perdura para siempre”. Algunas lecturas donde aparece esa poderosa Verdad: Salmos 106:1; 107:1; 118:1-4, 29; Jeremías 33:11, entre otras.
En todo el Salmo 136 también encontramos la declaración “Su fiel amor perdura para siempre”. Un total de 26 versículos de motivos para agradecer. A esta gran lista podemos añadir nuestros motivos personales en nuestra relación con Cristo, porque Su Palabra es eterna.
En todo tiempo, podemos dar gracias porque cada día vivimos su victoria y Él contestó nuestras oraciones, y confiamos en Su infinito amor que las seguirás contestando, porque Tú eres Fiel. Te doy gracias por contestar mi oración, ¡y por darme la victoria! Salmo 118:21, NTV. ¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria sobre el pecado y la muerte por medio de nuestro Señor Jesucristo; 1ª Corintios 15:57, NTV. Tu amor nunca falla, y ¿cómo no amarte?
En cada historia nos permites dar testimonio de tus maravillas alabando, exaltando Tu Nombre y dándote gracias. Como lo dice en el Salmo 109:30, NTV: “Pero yo daré gracias al SEÑOR una y otra vez, lo alabaré ante todo el mundo”. Cuando damos a conocer a muchos las maravillas que Dios hace en nuestras vidas, damos testimonios de Su grandeza, así como lo dice el salmista: “Den gracias al SEÑOR y proclamen su grandeza; que todo el mundo sepa lo que él ha hecho” (Salmo 105:1, NTV).
Cuando damos gracias a Dios adorándole en espíritu y en verdad, porque a tales Él busca; la Biblia nos enseña lo que el Señor nos dice en el Salmo 50:23, NTV: “Pero el dar gracias es un sacrificio que verdaderamente me honra; si permanecen en mi camino, les daré a conocer la salvación de Dios”. Una promesa de amor que Dios nos da por medio de Su Palabra: Ser verdaderamente agradecidos, alabando Su poder y grandeza, permaneciendo fiel y en obediencia a Su Verdad, nos permitirá conocer Su salvación en Cristo. Si Tú nos amaste primero, ¿cómo no amarte?

Julio Almedo
Informático
lacolumnaveraz@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí