Home / Actualidad / ¿De quién es el Monte del Templo?

¿De quién es el Monte del Templo?

El Tribunal Supremo de Israel dictaminó que el Monte del Templo debe seguir siendo exclusivamente un Monte de las Mezquitas. Los judíos pueden visitarlo, pero su oración está prohibida

Vista aérea del Monte del Templo, el lugar históricamente más sagrado del judaísmo, que alberga hoy dos edificaciones de la invasión islámica, en Jerusalén, capital de Israel

(Noticias de Israel).-

El reciente estallido de violencia árabe en el Monte del Templo, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, no fue una elección al azar. Es el lugar más sagrado de los judíos y en él se encontraban el Primer y el Segundo Templo (de ahí su nombre). El primero, conocido como el Templo de Salomón, se construyó en el año 957 AEC. y fue destruido por los invasores babilonios en el 586 AEC. El Segundo, tras el regreso de los judíos del exilio babilónico, perduró desde el 515 AEC. hasta la conquista romana de Jerusalén en el 70 DEC.
Nadie llama al Monte del Templo el Monte de la “Mezquita”. Su toma se produjo tras la conquista musulmana en el año 638 AEC. En un borrado similar de la historia judía, la “Cisjordania” de Jordania, capturada por el reino hachemita durante la guerra de la independencia de Israel, fue identificada en la historia judía como la Judea y Samaria bíblicas. Bajo la ocupación jordana entre 1947 y 1967, fue devuelta a Israel durante la Guerra de los Seis Días. Las fronteras del Estado judío empezaron a parecerse por fin a las de su antiguo pasado en la Tierra Prometida.
La asombrosa victoria de Israel, cuando sus soldados regresaron a la Ciudad Vieja de Jerusalén tras dos décadas de dominio jordano, devolvió al pueblo judío los antiguos lugares sagrados de Jerusalén: el Monte del Templo y su Muro Occidental. En ese momento, el Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, el Teniente General Mordechai (“Motta”) Gur, comandante de las victoriosas fuerzas militares israelíes, llamó por radio al cuartel general para exclamar con alegría: “El Monte del Templo está en nuestras manos”. Dio permiso para que se izara la bandera israelí sobre la Cúpula de la Roca musulmana.
Pero el ministro de Defensa israelí, Moshe Dayan, que observaba este momento histórico triunfal a través de sus prismáticos desde el Monte Scopus, ordenó inmediatamente la retirada de la bandera, para no desatar la furia árabe en todo Oriente Medio. Mucho más sorprendente fue la reunión de Dayan con los funcionarios musulmanes del Waqf cuando devolvió el recién liberado Monte del Templo a su control. Su sorprendente entrega significaba que el Waqf determinaría quién podía rezar allí. Resulta que los judíos no podían.
Como escribió el periodista israelí Yossi Klein Halevi: “Una victoria imprevista terminó en una concesión espontánea” que probablemente nunca se rescatará. Sigue sin estar claro, añadió, “si Dayan actuó con sabiduría o con debilidad”. Sea cual sea el motivo de Dayan, su capitulación -y su probable permanencia- representó una pérdida monumental para el judaísmo en la ciudad judía más sagrada.
Dayan no fue el único alto funcionario israelí que sacrificó un antiguo y venerado lugar sagrado. En Hebrón, en 1994, al coincidir Purim y la celebración árabe del Ramadán, la tensión aumentó cuando varios cientos de hombres árabes esperaban impacientes el acceso a la magnífica sala Isaac del santuario sagrado de Majpelá, donde están enterrados los patriarcas y matriarcas judíos.
La estridente y prolongada celebración de Purim desencadenó la ira árabe. Gritaron ¡Etbach el Yahud! (“¡Maten a los judíos!”). A la mañana siguiente, durante la oración árabe en Majpelá, el médico de Kiryat Arba, Baruch Goldstein, temiendo una inminente masacre de judíos, entró en el Salón Isaac y asesinó a 29 musulmanes antes de ser golpeado hasta la muerte. Para aplacar la furia árabe, el Gabinete del primer ministro israelí Yitzhak Rabin restringió la oración judía en el Salón Isaac a las principales fiestas. Allí, al igual que en el Monte del Templo, la oración judía en estos antiguos lugares sagrados sigue siendo restringida o prohibida, según lo ordenado por los líderes políticos israelíes.
Hace varios meses, el rabino israelí Aryeh Lippo fue expulsado del Monte del Templo durante su oración silenciosa en Yom Kippur. Moshe Dayan había prohibido allí la oración vocal, el talit y los tefilines. Pero un juez del Tribunal de Primera Instancia estimó el recurso de Lippo, señalando que su oración era solitaria y silenciosa. El ministro de Seguridad israelí apeló la sentencia, insistiendo en que la oración judía debe limitarse al Muro Occidental, debajo del Monte del Templo. El Tribunal Supremo de Israel dictaminó que el Monte del Templo debe seguir siendo exclusivamente un Monte de las Mezquitas. Los judíos pueden visitarlo, pero su oración está prohibida.
El Monte del Templo ha seguido siendo inestable. Recientemente, durante la coincidencia de los días de Ramadán y Pascua, estalló la violencia cuando los palestinos amotinados que llevaban banderas de Hamás se atrincheraron en la mezquita de Al-Aksa y lanzaron una cascada de piedras contra las fuerzas de seguridad israelíes. Durante los últimos días del Ramadán, el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid, anunció que Israel no permitiría a los no musulmanes (es decir, a los judíos) rezar en el monte.
Así que, en un sorprendente giro de la ironía, los judíos tienen prohibido -por el Estado judío- rezar en sus lugares sagrados más antiguos en Hebrón y Jerusalén.◄

Jerold S. Auerbach
Autor de 12 libros, entre ellos “Print to Fit: The New York Times, Zionism and Israel (1896-2016)”.

About Verdad y Vida

Check Also

Por qué no soy ateo

Yo no soy ateo porque he encontrado en Jesucristo el sentido pleno de la vida …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.