Home / Palabras del Director / Queda poco tiempo. ¡Ponte en guardia ya!

Queda poco tiempo. ¡Ponte en guardia ya!

No es tiempo de dormitar ni descuidarse porque las tinieblas avanzan y buscan destruirte a ti, tu familia y tu nación, tenemos las armas espirituales para derrotarlas, pero hay que levantarse, hay que ponerse en guardia

Las tinieblas nunca prevalecerán en contra de la luz, pero es necesario que la luz que hay en nosotros ilumine con poder para hacerlas retroceder / Freepik

Los tiempos avanzan de manera indetenible, día a día observamos cómo se vienen cumpliendo las profecías bíblicas previas al fin, eso hace que las tinieblas arremetan con más fuerza porque saben que le queda poco tiempo de acción y está por consumarse la tan anhelada victoria anunciada por nuestro Señor. Mientras tanto muchos creyentes duermen, otros están distraídos y otros viven sus vidas de manera pasiva dejando que el adversario tome ventaja sobre ellos afligiéndolos.
Veremos en qué posición está cada uno de nosotros, si estamos librando la buena batalla de la fe o necesitamos ya ponernos en guardia.
Siempre que Dios declara su propósito profético sobre la iglesia o sobre alguno de nosotros, de inmediato nuestro enemigo pica adelante para tratar de frenar con sus artimañas de maldad lo que Dios declaró que alcanzaríamos personal y colectivamente, pero si nos mantenemos en guardia, el Señor peleará a nuestro lado y siempre nos dará la victoria, siempre y cuando no nos cansemos hasta desmayar.
Hay un episodio en la vida de Moisés e Israel que nos ilustra muy bien lo que vivimos y padecemos. Está en el libro de Éxodo 7:8-12, que dice: «El SEÑOR habló a Moisés y a Aarón diciendo: —Cuando el faraón les responda y diga: ‘Muestren señales’, tú dirás a Aarón: ‘Toma tu vara y arrójala delante del faraón, y ella se transformará en una serpiente’. Fueron, pues, Moisés y Aarón al faraón, e hicieron como el SEÑOR les había mandado: Aarón echó su vara delante del faraón y de sus servidores, y se convirtió en una serpiente. El faraón también llamó a los sabios y a los hechiceros, y también ellos, los magos de Egipto, hicieron lo mismo con sus encantamientos. Cada uno echó su vara, las cuales se convirtieron en serpientes; pero la vara de Aarón se tragó las varas de ellos» (Éxodo 7:8-12).
Cada vez que Dios hace algo a través de nosotros, de inmediato el diablo busca imitarlo y tratar de frenar el propósito divino en y a través de nosotros, pero como sucedió con las serpientes de los hechiceros, la del Señor se las tragó, porque la victoria siempre será del Señor.
Eso lo vemos también en nuestra vida, si perseveramos Dios nos da la victoria, puesto que finalmente la vara de Dios se tragará todas las serpientes que el diablo trate de manifestar en nuestra contra, de eso no nos quepa la menor duda, por eso perseveramos en oración y ayuno con la fe de que la victoria está muy cerca y será ruinosa para el satanismo a nuestro alrededor.
Poco tiempo después, Faraón dejó ir al pueblo de Israel con Moisés a la cabeza; sin embargo, los persiguió al desierto, porque cuando llega el momento de la liberación el pueblo de Dios sufrirá persecución, pero Dios siempre nos dará la victoria (como se la dio a Israel frente al mar Rojo), pues la misma pared de agua que los aprisionaba se convirtió por obra del portento divino en la tumba que sepultó a Faraón y sus ejércitos; como sepultará en su propia trampa al diablo que se nos ha levantado para perseguirnos y perseguir el propósito divino en nuestra vida. Pasaremos en seco y alabaremos al Señor por su poderosa victoria.
Apocalipsis 12:12, señala que «el diablo ha descendido a ustedes y tiene grande ira, sabiendo que le queda poco tiempo», y a medida que pasan los días habrá grandes manifestaciones del mal entre quienes no conocen al Señor, pero mayor protección, poder y gloria entre quienes somos de Cristo Jesús, de manera que no hay nada que temer, «si Dios es por nosotros ¿quién podrá contra nosotros?».
Aquella experiencia de los 70 enviados por Jesús para predicar y manifestar las señales del reino de los cielos entre los hombres que se reseña en Lucas 10:17-19, hoy se repite entre nosotros: «Los setenta volvieron con gozo, diciendo: —Señor, ¡aun los demonios se nos sujetan en tu nombre!»; algo que nunca había pasado antes de la venida de Cristo, porque hubo muchas manifestaciones poderosas a través de los hombres de Dios del Antiguo Testamento, pero nunca hombre alguno había podido someter al diablo y sus demonios.
«Él les dijo: —Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. He aquí, les doy autoridad de pisar serpientes, escorpiones y sobre todo el poder del enemigo; y nada les dañará». Esa autoridad sigue tan vigente como ayer, de manera que no debemos temer al poder de las tinieblas, pues este no tiene ninguna autoridad sobre los hijos de Dios. Pero es necesario que nos pongamos en guardia de una vez por todas.
Dios ha prometido que la actividad de las tinieblas tiene fecha de caducidad, está decretado en los cielos el fin del dominio satánico sobre las naciones, así como está ordenada desde los cielos la victoria de los creyentes en Jesucristo.
Y mientras todo esto pasa, ¿seguirás con la misma actitud pasiva o te pondrás en guardia? ¿Qué papel jugarás en esta confrontación espiritual contra las tinieblas? «El reino de los cielos sufre violencia y solo los violentos lo arrebatan»; no es tiempo de dormitar ni descuidarse porque las tinieblas avanzan y buscan destruirte a ti, tu familia y tu nación, tenemos las armas espirituales por el Espíritu Santo para derrotarlas, pero hay que levantarse, hay que ponerse en guardia.
Tenemos la victoria asegurada en Cristo, pero esta demorará si no nos levantamos y esforzamos en contra del enemigo, las tinieblas nunca prevalecerán en contra de la luz, pero es necesario que la luz que hay en nosotros ilumine con poder para hacer retroceder al diablo y sus huestes, y liberar así a nuestra familia y nación. ¿Estarás tú listo y decidido para la conquista?

Georges Doumat B.

About Verdad y Vida

Check Also

Una puerta llamada 2024

Un nuevo año es una nueva puerta que Dios nos abre, pero eso no significa …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *